Fallece un vecino de Lugo de 62 años tras una colisión con un camión en Baralla

Estado en el quedó el turismo implicado en el accidente de Baralla. VICTORIA RODRÍGUEZ

El accidente se produjo poco después de las 14.00 horas en el kilómetro 476 de la N-VI

Un vecino de Lugo de 62 años falleció este lunes al chocar frontalmente el turismo que conducía contra un camión. El hombre, con iniciales J.M.V.M, viajaba al parecer en dirección a la capital lucense, cuando a la altura del kilómetro 476 de la N-VI, en el núcleo de A Valiña (Baralla), perdió el control de su automóvil y acabó impactando con el vehículo pesado, que circulaba en dirección contraria.

La violencia del impacto fue tal que el turismo quedó totalmente encajado entre el camión y el talud, por lo que fue necesaria la excarcelación de la víctima.

El siniestro se produjo en torno a las 14.15 horas, en un tramo recto entre dos curvas y en las inmediaciones de un restaurante que es parada habitual de muchos conductores, aunque ninguno de los implicados en el accidente eran clientes del establecimiento.

Este hecho provocó que tras escuchar el estruendo que se produjo con el choque, la decena de comensales que en ese momento se encontraban en el establecimiento saliera al exterior para comprobar lo sucedido. Precisamente, habría sido uno de esos particulares el que dio aviso a la central de emergencias del 112 Galicia, quien movilizó hasta el lugar de los hechos a dos ambulancias, una brigada del GES de Becerreá, bomberos de Sarria y una patrulla del subsector de Tráfico de la Guardia Civil. También se movilizó un helicóptero que no llegó a intervenir.

Según relató uno de los primeros testigos, a pesar de la rapidez con la que llegaron los servicios de 
emergencia ya nada pudieron hacer por la vida del hombre. Esta misma persona, que dijo llevar viviendo en A Valiña desde hace más de medio siglo, aseguró que en ese tramo de carretera no recordaba ningún accidente de tal violencia, "nin siquera antes de que estivera feita a autovía".

Sobre el asfalto, además de los restos de los vehículos, también se podían ver las huellas de frenada del vehículo pesado que, en su intento de evitar el choque, acabó haciendo la tijera.

Los efectivos del GES de Becerreá y de los bomberos de Sarria desplazados hasta el lugar también coincidieron en señalar lo dificultosas que resultaron las labores de excarcelación del cuerpo, que se dilataron durante casi dos horas.