A Fonsagrada pone en valor su papel en la recuperación del Camino Primitivo

El museo abre una muestra sobre la iniciativa vecinal que impulsó la ruta hace 30 años y Polín presenta un libro inspirado en el trazado
Una parte del interior de la exposición .  TANIS
photo_camera Una parte del interior de la exposición . TANIS

El museo de A Fonsagrada celebró en 1992 unas jornadas sobre el trazado del Camino Primitivo en la zona. Fue en esas fechas cuando el historiador Ricardo Polín propuso que se le diese esta denominación que después se hizo oficial. Este viernes, pasados treinta años, el recinto museístico abre una exposición en la que se analiza el papel del municipio y de ese foro de debate en la recuperación de esta ruta jacobea, declarada Patrimonio de la Humanidad.

El museo local estuvo entonces en la vanguardia, según explica Ricardo Polín, autor de un libro sobre este trazado que se presentará también este viernes. "A mostra e o acto de promoción de meu libro deben facerse nese centro cultural", recalca.

La exposición consistirá en una colección de fotos recopiladas por los responsables del museo etnográfico y por el propio Polín que recogen momentos claves en la movilización popular que impulsó las primeras iniciativas para recuperar la ruta.

El proyecto surgió en el contexto de las protestas para reclamar el mantenimiento de la oficina agraria comarcal en la localidad. "Foi nese esforzo de buscar iniciativas para promocionar A Fonsagrada como se plantexou e logrou a promoción do Camiño a través do traballo veciñal", explica Xoán Xosé Molina, presidente del museo.

Esta labor de recuperación y señalización de la ruta "era unha acción necesaria, xa que era un momento de moita competitividade entre os camiños históricos", cuenta Polín.

En la muestra se incluyen imágenes de personas, instituciones e investigadores que impulsaron el proyecto, así como las actividades realizadas para que "o Camiño sexa o que é a día de hoxe, manifiesta Molina. "A ruta primitiva estaba morta e había que resucítala", recalca.

Aún hoy se conservan en Lugo y en varios municipios las señales pintadas en esas fechas, tal como precisa Ricardo Polín al referirse a las primeras flechas amarillas o a las señalizaciones de madera que "os primeros peregrinos se levaron de recordo", destaca el historiador.

PRESENTACIÓN. De forma paralela a la apertura de la muestra se presentará la obra de Polín El carro de siete luces, que recoge la memoria inmaterial del Camino Primitivo a través de sesenta relatos con el fin de divulgar "a pegada de personaxes y de sucesos vencellados á cultura camiñeira".

Comentarios