lunes. 30.11.2020 |
El tiempo
lunes. 30.11.2020
El tiempo

Un brote que vacía A Fonsagrada

Vista del centro de A Fonsagrada. TANIS
Vista del centro de A Fonsagrada. TANIS
El número de personas que va a comprar o a hacer gestiones a la villa se dedujo esta semana ► "Por pirmeira vez, temos medo", dice una vecina del municipio libre de covid desde marzo

"Por primeira vez, temos medo. Non sabes co que te podes topar". Esta frase de Esperanza Abelairas define la justificada preocupación del vecindario de A Fonsagrada, que pasó de ser una isla ajena al coronavirus desde el inicio de la pandemia a colocarse en alerta naranja en el mapa oficial de la Xunta, con 21 casos que pueden incrementarse. Después de estar desde el mes de marzo sin contagios "resulta impactante vivir un brote, aínda que eramos conscientes de que o virus podía chegar", reconoce el alcalde, Carlos López (PSOE).

CARLOS LÓPEZ
Alcalde de A Fonsagrada

"A prudencia é a actitude normal e necesaria, especialmente nun concello cunha poboación moi envellecida"

"Esta semana notouse un claro descenso no número de persoas que veñen de compras ou facer xestións á vila", agrega el regidor, quien precisa que "a prudencia é unha actitude normal e necesaria", ya que el municipio cuenta con una población envejecida.

Por la mañana el movimiento es escaso en las calles, que quedan vacías por la tarde. "Aínda que os bares e negocios non están pechados, a xente sae só cando é imprescindible. Permanece na casa por precaución", comenta Víctor Lombardía. Este vecino confía en que el brote alcance pronto el máximo de contagios que marque la desescalada hacia la normalidad.

La situación obligó al Ayuntamiento a adoptar medidas como el cierre de instalaciones deportivas y de centros sociales y culturales, así como la implantación de la cita previa en la Casa do Concello, según indica el alcalde.

Los 3.500 vecinos del municipio viven una situación "inesperada, despois de pasar o verán sin problema, pese á chegada de turistas e peregrinos", recuerda López. Su vida cambió desde el día 18, tras detectarse dos contagios relacionados con un entierro celebrado cinco días antes en la iglesia de Cereixido. Cerca de allí está la vivienda comunitaria Remanso de Paz, cuyos residentes permanecen encerrados, al contagiarse ocho usuarios y dos trabajadores.

El foco del brote pudo estar en algunas personas de fuera de Galicia que acudieron al sepelio. A partir de ahí se contagiaron familiares directos de la difunta.

MIGUEL ÁNGEL ÁLVAREZ
Párroco

"Creo que suspenderei os oficiios de Defuntos da fin de semana. Non vexo á xente con ánimo e viría á igrexa con desconfianza"

El párroco fonsagradino, Miguel Ángel Álvarez, precisa que dentro de la pequeña iglesia "tomáronse as medidas de seguridade e só entrou a familia". En los entierros, y a este asistió mucha gente, no siempre se evitan los abrazos y contactos y el riesgo está ahí. El párroco fonsagradino prevé suspender los oficios de Difuntos del fin de semana, aunque no lo decidió de forma definitiva. "Non vexo á xente con ánimo. Achegaríanse á igrexa con desconfianza", afirma.

Frente al temor de la mayoría surgió la picaresca de la mano de dos desaprensivos estafadores que trataron de vender por las casas una falsa vacuna contra el coronavirus.

"Os datos que dá Sanidade non son clarificadores"

El alcalde de A Fonsagrada ae mostró molesto por la falta de transparencia de la Xunta. "Oficialmente, non temos máis datos que os publicados no mapa da web de Sanidade, que non son pouco clarificadores. Enténdese que temos entre 14 e 21 casos, que poden ser máis", comenta Carlos López. Estas cifras se ofrecen con retraso, como se evidenció con los contagios de la vivienda comunitaria Remanso de Paz, de los que existía constancia días antes de que el Gobierno gallego los hiciese públicos. "Os concellos con brotes deberían ter cifras concretas e en tempo real para facilitarnos o labor", arguye.

Un brote que vacía A Fonsagrada
Comentarios