Martes. 11.12.2018 |
El tiempo
Martes. 11.12.2018
El tiempo

"Marchaba xente a feixes cara a Barcelona"

Cerca de medio millar de personas se unieron a la fiesta en honor a los emigrantes celebrada en Navia de Suarna. En el evento se entregaron también los premios Alecrín 2018 y se homenajeó a los emprendedores locales

"Aquí aprendín eu a dicir 'mai', 'irmau', 'ríu', 'pantalois', 'truita' ou 'trutia'. Ai, as truitas!, ai, as androllas!". Con estas palabras de cariño a Navia de Suarna, pronunciadas en "galego naviego" por Toño Núñez, este escritor del municipio agradeció el premio Alecrín que le concedió la Federación de Entidades Culturais Galegas en Cataluña (Fegalcat).

Como él, otras 13 personas o entidades vinculadas a la Montaña luguesa recibieron este jueves un galardón que reconocía su labor profesional. Lucía Pérez, Embutidos Suarna o El Progreso fueron algunos de los condecorados.

El acto de entrega de premios se enmarcó en un encuentro de gallegos emigrados organizado por la federación. Unas 500 personas asistieron al evento, cuyo eje central fue una comida de confraternidad y la inauguración de un monolito que homenajea a quienes, tras emigrar, impulsaron negocios en tierras catalanas.

Las palabras de gratitud y afecto estuvieron presentes durante toda la mañana en el espacio de As Veigas. Música, recuerdos y gastronomía se entrelazaron en un día marcado por los reencuentros. El más importante: el de los gallegos en la diáspora en su retorno a la "terriña".

Se inauguró un monolito en homenaje a personas de la Montaña luguesa que emprendieron negocios en tierras catalanas

"Calquera aldea deste municipio ten representantes na emigración. Eles son os mellores embaixadores do concello", expresó el alcalde de Navia, José Fernández. "A Alta Montaña luguesa é unha das zonas das que máis emigrantes hai en Cataluña", confirmó Domingo Balboa, presidente de Fegalcat.

Esta federación reúne cerca de veinte entidades gallegas en Cataluña. Los presidentes de algunas de ellas participaron también en la entrega de los premios Alecrín.

En el discurso de recepción del galardón, Toño Núñez, autor de libros como Navia Nai o O monstro dos Ancares, incidió en que "Navia e os concellos veciños padeceron especialmente a emigración. Marchaba xente a feixes cara a Barcelona. Proba disto é este encontro".

Lucía Pérez —que cantó un trozo de Alalá das Mariñas para expresar su agradecimiento—, el exalcalde lucense José López Orozco, el empresario Loureiro o el párroco de Rao también aseguraron sentirse honrados al recibir ese premio de la federación.

En la categoría de prensa, el galardón estuvo dedicado al diario El Progreso, "o máis representativo de Lugo", según aseguró el presentador del acto. La subdirectora del periódico, Isabel González Araújo, agradeció el premio y recordó que, además, "coincide co 110º aniversario do xornal".

Hubo lugar también para las reivindicaciones. "Es cierto que los gallegos emigrados defienden su tierra a capa y espada, pero es menester que cuando vuelvan apoyen a los negocios locales y que ayuden a mantener el pueblo unido y vivo". Así lo puso de manifiesto otro de los homenajeados, el emprendedor berciano del restaurante Prada a Tope.

Además de los ya mencionados, también se premió a Oliver Laxe, director de cine; el acordeonista 'O Coea'; Vanessa Fernández, que realizó un proyecto académico sobre Os Ancares; Ernesto Lagarón, exmiembro del Consello de Igualdade; Manuel Santín, Hijo Predilecto de Cervantes; y Manuel Carrete, asesor de emigración en la Diputación de Ourense.

HOMENAJE Y FIESTA. Justo antes de la entrega de los Alecríns, se descubrió la placa del monolito dedicado a los emprendedores locales en la comunidad catalana. Fegalcat quiso dejar constancia del esfuerzo de todas esas personas que "empezaron de cero", la mayoría en la ciudad condal.

Por la tarde, el público asistente —muy animado ya en la sesión vermú—- pudo disfrutar de "festa rachada" en un entorno inmejorable, a orillas del Río Navia.

El de este jueves fue un día de celebración en la que la morriña estuvo muy presente. Galicia recuperó así su trozo —nunca del todo perdido— en Cataluña.

"Marchaba xente a feixes cara a Barcelona"
Comentarios