Xoiña, un clásico en la vanguardia

El restaurante focense apuesta por los pescados frescos y de calidad para cuidar a una clientela fiel tanto en invierno como en verano

 

Sebas Fernández posa en el comedor del Xoíña, en Foz. ÁLVEZ
photo_camera Sebas Fernández posa en el comedor del Xoíña, en Foz. ÁLVEZ

Hablar del restaurante Xoiña en Foz es hablar de todo un clásico. Se trata de un restaurante que está situado en la Corredoira número 5, a la salida de la localidad en dirección a Ribadeo. Lleva abierto treinta años y desde hace algunos meses lo regenta Sebastián Fernández, el hijo de los propietarios.

El gerente del restaurante reconoce que julio ha sido "muy bueno" y que el verano en Foz "siempre es bueno, hasta mediados de septiembre".

Sobre la clientela que suele acudir al restaurante, Sebastián asegura que es "muy fiel", aunque especifica que desde que empezaron sus padres "siempre hubo clientes fijos, vecinos de la zona, y luego tenemos a gente de fuera, que ya antes de salir de casa para venir a Foz a pasar el verano en su segunda residencia, me llaman y reservan para venir a comer ese día", explica. "También es verdad que contamos con gente de paso, pero sobre todo es gente del pueblo, fiel, y gente que repite todos los años", asegura. Eso es un síntoma de que las cosas se hacen bien en el Xoiña: "Sí, y además es casi como si fueran parte de la familia, porque hay clientes a los que veo tanto como a mis primos o a mis tíos".

Sobre la comida, en Xoiña siempre apostaron por el pescado fresco de calidad. "Nosotros siempre buscamos tener material de la mejor calidad, pescados del Cantábrico, por la zona donde estamos", argumenta. "El pescado, sin duda, es nuestro producto estrella, y dentro de ellos tenemos el rodaballo, la lubina, el lenguado y, desde hace poco tiempo, hemos introducido la palometa roja, que la hacemos tanto a la plancha como al horno, y que sale muy rica", reconoce. "También tenemos muy buena carne, como la chuleta de vaca o la ternera", dice. En este sentido, también asegura que "desde el invierno pusimos platos para compartir entre dos, como el lechazo de cordero y el cochinillo, además del solomillo de vaca y el entrecot de ternera", comenta.

Pero no solo hay pescado y carne en la carta del Xoiña, también tienen un delicioso salpicón de bogavante, "que es uno de los platos estrella de este verano", muy buen percebe de Cedeira y almeja fina para prepararla a la plancha.

Durante los meses de verano solo trabajan a la carta, mientras que en invierno tienen también disponible un menú de lunes a viernes. Durante la época estival tienen a diez personas trabajando en el restaurante para dar el mejor servicio a los clientes y solo descansan el lunes por la tarde.

Comentarios