Viveiro entierra la sardina sin haber celebrado desfile

La cita, que tuvo que aplazarse el martes por las malas condiciones meteorológicas, se celebrará el domingo, a las cinco de la tarde ► Burela cerró el Entroido con una simbólica quema en el puerto, acompañada de música en vivo y asistentes vestidos de riguroso luto

El desfile de Entroido de Viveiro tendrá este año la particularidad de celebrarse con la sardina ya enterrada y las culpables fueron las "condicións meteorolóxicas adversas" que obligaron al Concello a su cancelación el martes. El ente local anunció este miércoles que la nueva fecha será el domingo a las cinco de la tarde, con salida desde la explanada de la variante y finalización en la Praza Maior, donde al terminar habrá fiesta con un DJ.

Además, el Concello da la oportunidad a que se sumen más carrozas y comparsas de las que ya estaban anotadas y las interesadas pueden inscribirse en lo que queda de semana. Había ayudas de hasta 200 euros para las carrozas y en total se entregarán más de 5.000 euros en premios, y aparte de estos, también galardones especiales al humor y a la originalidad por cortesía de Centro Histórico.

La que iba a ser la última jornada de Carnaval en Viveiro, este miércoles, comenzó hacia el mediodía con la recepción en el antiguo concello de las "autoridades" que presidirían el cortejo fúnebre de la sardina. Por la tarde pudo celebrarse con normalidad en entierro infantil, bautizado como Enterro da Parrochiña, con niños vestidos como los mayores que salieron desde el final de la calle Pastor Díaz -donde disfrutaron de chocolate con churros por gentileza de O Recuncho, Cantábrico, Puerta Real, Cornelius y La Plaza- y desfilaron con su "parrochiña" hasta la Praza Maior.

COMIDA Y BEBIDA. Como es costumbre, de la Praciña da Herba saldría el entierro tradicional, que hace singular a Viveiro por las vestimentas de sábanas blancas y por sus coplas típicas como el "Ven dueño mío". La charanga SantaCompaña amenizó el recorrido por las calles del casco que terminaba en la Praza Maior con la quema de la sardina y el reparto entre los asistentes de bollos preñados y vino obsequio de A Plaza y Casa Chao, respectivamente.

El desfile vivariense contó con una réplica infantil, en la que los niños desfilaron con su 'parrochiña' hasta la Praza Maior

En Burela se mantuvo la tradición a pesar de la lluvia y la comitiva celebró apesadumbrada el final de una fiesta que es sinónimo de una vuelta a la normalidad. El Enterro da Sardiña es uno de los actos clásicos del Carnaval burelés, que no se ha perdido con los años como sucedió con el "corre-la auga".

O Campón sigue siendo el punto de salida de una comitiva que se dio cita en O Poeta, vestidos de riguroso luto o con sábanas blancas, flanqueando a una sardina elaborada en los talleres de la asociación de Saúde Mental A Mariña, entidad que viene colaborando desde hace unos años con el Ayuntamiento burelés en esa actividad.

MÚSICA EN VIVO. Durante el recorrido hasta Penoural se fueron sumando vecinos, todos ellos animados por la música de la agrupación Dambara, que puso la banda sonora a un desfile en la que se fue sorteando la lluvia y que fin a unos festejos, en los que los disfraces volvieron a marcar el paso de un programa de actividades que incluyó una animada búsqueda del tesoro, desfile con premios a los mejores y chocolate para todos los asistentes y un taller de cocina infantil, actos en los que el tiempo no acompañó como se esperaba tras dos años de espera.

Un acto que suena a despedida, pero el Carnaval no se va aún de la comarca, pues son varios los actos que restan de la fiesta más transgresora, a la que le queda un animado fin de semana con desfiles en Barreiros, Mondoñedo, O Vicedo y Lourenzá, además del aplazado de Viveiro y la Queima do Entroido en Foz y Enterro da Sardiña en O Valadouro.

Barreiros reserva la jornada del viernes para su desfile, que arrancará a las nueve de la noche de la Praza do Concello, con mil euros en premios a repartir entre individuales, parejas y grupo, tanto en infantiles como adultos, además de distinciones para las comparsas y charangas mejor engalanadas. La fiesta, en la que se repartirán mil euros, está promovida por las formaciones Habelas Hailas y Os Macanudos.

El Enterro es un acto clásico del Carnaval en Burela, que volvió a repetirse este miércoles a pesar de la amenaza de lluvia durante el recorrido

Una jornada en la que Foz despedirá la fiesta que inauguró el sábado anterior y lo hará con la Queima do Entroido, cuya comitiva partirá a las diez desde el Campo da Cabana hasta el puerto, donde de luto riguroso se pondrá fin a una fiesta que termina en el municipio después de un completo programa de actos para todas las edades.

Lo cierto es que los actos están en su ecuador y faltan algunas citas importantes, como el desfile de Mondoñedo del sábado, hasta donde suelen desplazarse algunos de los disfraces que ya se presentaron en otras localidades, con lo que la diversión y la participación está garantizada y más un año en el que la gente está con muchas ganas de recuperar el buen ambiente que siempre llevan aparejados los carnavales.

MONDOÑEDO Y LOURENZÁ. En la ciudad mindoniense el recorrido partirá a las cinco y media de la tarde del Campo dos Paxariños hasta la Praza da Catedral, con cerca de 4.000 euros en premios para los mejores.

Una jornada en la que también habrá fiesta en O Vicedo y por partida doble, con una infantil con música e hinchables a las siete y el desfile para los pequeños después, mientras que el de los mayores arrancará a las doce, tras la verbena a cargo del dúo Dvicio y la disco móvil Eventec.

En O Valadouro se mantiene la tradición del Enterro da Sardiña y un concurso de coplas, que los vecinos fueron depositando en urnas repartidas por la localidad y que se leerán el sábado a la noche.

El fin de semana depara todavía otro día grande, como es el Domingo de Piñata en Lourenzá, con salida a las seis y media del recinto ferial y fin en la Praza Conde Santo y con el reparto de cerca de 4.000 euros, repartidos en ocho categorías, incluida carrozas.

Todavía resta Trabada, que suele cerrar los desfiles en la comarca y que este año ha fijado su fiesta para el 12 de marzo, con cerca de 3.000 euros en premios.

Comentarios