viernes. 04.12.2020 |
El tiempo
viernes. 04.12.2020
El tiempo

Las ventas para la lotería de Navidad se estancan a cuatro semanas del sorteo

Décimos en la lotería de Lourenzá. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Décimos en la lotería de Lourenzá. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Los loteros predicen un año muy flojo porque muchas costumbres asociadas al Gordo se han perdido o se han visto alteradas

Todo apunta a que el Gordo de esta Navidad va a ser el más austero en cuanto a ventas de los últimos lustros. La pandemia ha provocado que muchas de las costumbres típicas a la hora de comprar o regalar para este sorteo se hayan visto alteradas en esta ocasión y, en algunos casos, incluso suprimidas.

La caída de veraneantes y turistas durante el estío, sobre todo en el mes de julio por el brote de covid; el cierre de los bares en Viveiro y Burela durante las últimas semanas y la decisión de muchas asociaciones, clubes deportivos, institutos o comisiones de fiestas de no realizar este año las tradicionales papeletas con prima han sido los principales causantes de que las administraciones mariñanas hayan visto mermadas las ventas de lotería de Navidad.

En mayor o menor medida, todos los loteros consultados señalan que la venta está ahora mismo "estancada" y, aunque esperan que en el mes que queda para el sorteo pueda repuntar, no las tienen todas consigo. Todo ello a pesar de que el puente de la Constitución es uno de las épocas en la que más décimos se despachan.

"Diciembre es sin duda el mes más fuerte. El puente de principios de mes y las dos semanas posteriores siempre son días de mucha venta, pero si las restricciones siguen como hasta ahora, con Asturias y muchas zonas de Galicia cerradas, no va a ser como otros años porque no va a haber tantos turistas y gente de paso", avanza Toni Vázquez, propietario de A Faba de Ouro de Lourenzá.

Ramón Moreda: "Nunca vin firmar tantos décimos por detrás como este ano, o que quere dicir que se compra menos e se comparte máis"

"A maior cantidade de turistas durante o que non é o verán son asturianos e vascos, así que ao estar pechada a Ponte dos Santos para os primeiros, nótase moitísimo. Na Constitución véndese moito sempre, pero non sei como será este ano", afirma excéptico Ramón Moreda, uno de los socios de la administración nº 1 de Foz.

SE MANTIENE LA VENTANILLA. De momento, las ventas en ventanilla son las únicas que no se han visto demasiado menguadas. "Non está indo mal de todo, pero a venda en xeral está máis parada que outros anos. Non nos imos enganar, a estas alturas temos moita máis lotaría acumulada nas administracións da que habería en calquera outro ano. Agora mesmo estou vendo dúas montañas e media dela e o ano pasado sería xa só unha e media e dalgún número ao que estamos abonados xa non habería", señala Moreda.

En algunas administraciones incluso perciben que hay algo más de alegría en la venta en ventanilla. "Na administración estamos vendendo ben e incluso me atrevería a dicir que quizais un pouco mellor que outros anos. Supoño que será porque ao estar os bares pechados e ao non verse tanta lotaría por aí, veñen comprar á ventanilla", comenta Rocío Piñón, propietaria de la administración La Paloma de Covas, en Viveiro.

MIEDO A DEVOLUCIONES. Aunque algunos de momento no han notado a nivel general una caída dramática de las ventas, se temen que a última hora se encuentren con un número de devoluciones muy superior a lo que venía siendo habitual en los últimos años. "Está algo estancada la venta y en ventanilla se va salvando un poco la cosa, pero el problema son los bares. De todos modos, no sabría der todavía un porcentaje de caída de las ventas, pero tampoco es una locura", indica Francisco Manuel Fernández, propietario de la administración número 1 de Viveiro.

Rocío Piñón: "Nos colexios non se encargou nada, moitos clubs tampouco e de comisións de festas só a fixeron dúas ou tres"

La mayor preocupación del lotero con despacho en la Praza Maior de la ciudad del Landro son las devoluciones de las asociaciones y otros colectivos. "En muchos casos dependerá de la hostelería, porque tienen allí colgados sus talonarios y con los bares cerrados varias semanas está claro que no se va a vender tanto como se pensaba, pero eso no lo sabremos hasta la última semana, que es cuando la mayoría de la gente procede a hacer las devoluciones de lo que no consiguen vender", apunta.

CIERRE PERIMETRAL. Los cierres perimetrales de Viveiro y Burela, que conllevan también que los bares y restaurantes vayan a estar sin abrir sus puertas al menos tres semanas, han sido la estocada final para que las ventas del Gordo no se acerquen a años precedentes. "Que estean os bares pechados e que non se poida entrar e saír de Viveiro está claro que se nota moitísimo. Toda a lotaría que hai na hostalería está parada agora mesmo", afirma preocupada Piñón.

Aunque en municipios como Lourenzá no se han visto obligados a cerrar sus bares, una administración tan conocida como A Faba de Ouro también sufre por esta situación. "Repartimos para bares de Burela y Lugo, así que también nos está afectando bastante, al igual que esté cerrado Asturias y no venga gente de allí", concluye Toni Vázquez.

Antes de esto, el mes de agosto había sido bueno a nivel turístico. "En agosto mellorouse un pouco, pero se vendiches só 10.000 euros en xullo e 80.000 en agosto, cando o habitual é que foran 200.000, pois estás moi por debaixo. A xente de fóra acostumábase a ir levando series para os seus lugares de primeira residencia para repartir entre parentes e amigos, pero este ano íanse só con décimos. Cambia moito o conto", lamenta el focense Moreda, que ofrece unas impresiones corroboraradas en Viveiro por Rocío Piñón, quien indica que en ese mes de agosto, sumado al de julio, arrojan un resultado de que "houbo menos xente no verán e os veraneantes penso que non compraron tanta como outros anos. Pero aínda así, veu setembro e houbo baixada polo tema das asociacións".

Las ventas para la lotería de Navidad se estancan a cuatro semanas...
Comentarios