Los vecinos de parte del edificio que ardió en O Valadouro tardarán días en regresar

Además del piso donde se declaró el incendio en que murieron dos mujeres, otras tres viviendas tienen daños importantes. El marido y padre de las fallecidas pasó la noche con las monjas para que estuviese acompañado
Las ventanas de la vivienda donde se originó el fuego enel primer piso. JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera Las ventanas de la vivienda donde se originó el fuego enel primer piso. JOSÉ Mª ÁLVEZ

La avenida da Deputación de O Valadouro registraba este martes un sosiego relativo tras la convulsa jornada del lunes en que un incendio en un primer piso del número 4 costó la vida a dos mujeres -madre e hija-. Parte de los vecinos podrán regresar al inmueble desde este miércoles tras pasar un par de noches en casas de familiares por recomendación de los servicios de emergencia, pero los tres que residen en la parte más afectada creen que el retorno se demorará más.

"Tengo para rato, mientras nos ponen las ventanas y nos arreglan todo", reflexiona uno de ellos, Jaime Collado, que este martes pasó a recoger unas cosas antes de volver a casa de su cuñado. "La escalera está negra, por lo menos hacen falta tres días para que se vaya el olor, nos dijeron que tuviésemos las ventanas abiertas. Después hay que limpiar todo, lavar la ropa".

Jaime Collado, del 4ºF, explicaba que "todas las ventanas traseras están quemadas, se agrietaron los cristales y entró humo por las persianas y los sistemas de ventilación, hasta los armarios están ahumados". Comenta que el fuego, que empezó en una habitación del primero, afectó al inmueble por medio del humo. "Es una zona tranquila, pero de un momento para otro pasó esto. Se han perdido dos vidas y el señor quedó solo. Del Ayuntamiento le ofrecieron alojamiento, pero los médicos dijeron que era mejor que estuviese acompañado y está con las monjas". Este martes le vieron por la calle solitario como un transeúnte, indicaba otro vecino de un bloque próximo, Toni Cao.

"Por suerte pudimos salir todos, nos salvó que fue a las tres de la tarde, que si es de madrugada no nos enteramos, el humo entra poco a poco y nos pillaría durmiendo". Este vecino, que bajó por la escalera tocando todas las puertas tras avisarle otro residente, señala que la configuración del edificio provocó un efecto chimenea.

Cartel aconsejando no dormir en el edificio. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Cartel aconsejando no dormir en el edificio. JOSÉ Mª ÁLVEZ

Los residentes acudieron varias veces a retirar pertenencias personales y de sus hijos, porque en el edificio hay bastantes familias con niños. Solo el paso de padres con menores hacia un centro de estudios o a la zona de juegos rompía el silencio. Apenas había movimiento. La Guardia Civil colocó un cartel en la puerta con la recomendación de no dormir en el inmueble durante 48 horas.

La Policía Judicial también accedió a inspeccionar la vivienda donde se declaró el fuego, debido a que sus agentes tienen abierta una investigación para esclarecer las causas y circunstancias del mismo. Los guardias ya conocían el piso porque había cierta conflictividad debido a discusiones familiares de la hija con sus padres, a los que el vecindario consideraba "buena gente". De hecho, la Guardia Civil estuvo en la vivienda hace unos diez días.

En uno de los pisos de la primera planta también reside Verónica Cortegaza Díaz, quien ha pasado la noche en la casa de sus padres en Budián. "Chegaba o neno do instituto e íamos comer, pero uns profesores que estaban fóra avisaron de que ardía un piso no noso edificio. Ao abrir a porta xa vin os pasillos cheos de fume. Saímos e axiña viñeron medios do Concello auxiliar á xente que saía polos balcóns e sacaron aos que vivían encima do piso que ardía".

Una vez que concluyó la asistencia a las dos víctimas, los vecinos pudieron subir uno por uno a comprobar el estado de sus pisos acompañados por bomberos. Su vivienda da hacia el otro lado y no tiene daños. "Tivemos sorte. Dende entón volvemos por máis cousas, porque temos que facer vida normal".

TEMOR. La incertidumbre se adueñó de los vecinos de los bloques contiguos. Toni Cao reconoce que se acordó de la tragedia de Valencia. "Cando saes e ves o fume temes que chegue aos edificios colindantes. A xente estaba nos balcóns, nin se podía subir por eles nin podían acceder aos pasillos.Víamos saír moito fume negro e cun pouco de vento que se levantou, asustaba bastante".

La calle llena de gente preocupada contrastaba con el vacío de este martes. "Notábase angustia e desesperación, pero os bombeiros chegaron rápido e fixeron un traballo fantástico, aínda que vivíronse situacións de angustia, pois coincidiu coa hora de recoller aos nenos do colexio. Había choros e berros que ía arder todo".

Conmoción en O Valadouro

La muerte de las dos mujeres, Francisca Romero Muñoz, de 77 años, y María Isabel Fernández Romero, de 50, ha generado una gran conmoción en Ferreira, cuyo vecindario lamenta el fallecimiento de ambas mujeres y se muestra afligido por la situación que está viviendo el hombre, por respeto al cual eluden hacer más declaraciones desde el Concello valadourés.

La misa de funeral por las finadas se celebrará este jueves 18, a las seis de la tarde, hora a la que está prevista la conducción de los cadáveres desde el tanatorio enclavado a la entrada de localidad hasta la iglesia parroquia de Santa María de Ferreira.

La incineración de los restos mortales se hará en la intimidad familiar.

Comentarios