lunes. 28.09.2020 |
El tiempo
lunes. 28.09.2020
El tiempo

Valentía contra la epidemia

Adrián Verdeal en la cafetería Agarimo, en Foz. JM PALEO
Adrián Verdeal en la cafetería Agarimo, en Foz. JM PALEO
Adrián Verdeal apuesta por la novedad y la evolución en su nuevo local de Foz, Agarimo

"Mi sueño es ser profesor de cocina, que es para lo que he estudiado, pero también era tener mi propio local. Me arrepentiría toda la vida si me meto a profesor sin haber vivido esta experiencia". Así de franco se muestra Adrián Verdeal, que el pasado jueves inauguró en Foz Agarimo, una cafetería pastelería con su marcado toque personal.

Verdeal nació en Celeiro, pero desde los 13 años vive en Foz. Estudió en el instituto focense el ciclo medio de cocina y posteriormente el ciclo superior de dirección de cocina. A continuación se fue a Arzúa para realizar el ciclo medio de panadería, pastelería y repostería, con el que dio por concluido su periodo de formación. Pero tiene una gran experiencia, ya que ha trabajado en diversos locales desempeñando distintas funciones.

Celeirense de nacimiento, se formó en el instituto local y en Arzúa en la última década

La idea de abrir Agarimo se empezó a fraguar en febrero de 2019, pero entonces encontró trabajo y aparcó el proyecto. Una vez pasado el verano, retomó la iniciativa y empezó a buscar un bajo, que finalmente halló en la céntrica calle Álvaro Cunqueiro. "En noviembre dejé el trabajo y ya me volqué al cien por cien con este proyecto", explica.

Verdeal estuvo durante una semana trabajando en la pastelería coruñesa Habaziro "para formarme, aprender e importar lo que hacen allí para Foz", explica. "Quiero cambiar un poco el punto de vista que tiene la gente de la pastelería; ir un poco más allá, evolucionar y traer cosas novedosas", dice, ambicioso.

La apertura del local hostelero ha tenido una gran acogida: "Mucha gente nos preguntaba por las redes sociales cuándo íbamos a abrir porque tienen grandes expectativas por tener algo nuevo en Foz".

El local abrirá desde las ocho de la mañana a las diez de la noche, excepto los jueves. A pesar de las especiales circunstancias que se están viviendo, con la crisis sanitaria, "abrir en agosto está bien, porque en verano en Foz hay mucha gente y es la mejor época para hacerlo", dice Verdeal, que es muy conocido en el pueblo "y muchos de mis amigos ya me han asegurado que van a venir a verme a Agarimo".

Valentía contra la epidemia
Comentarios