domingo. 24.10.2021 |
El tiempo
domingo. 24.10.2021
El tiempo

Una primera comunión enfrenta al párroco de Ribadeo con una familia

Convento de Santa Clara. AEP
Convento de Santa Clara. AEP
José López asegura que su nieta quiso esperar a que se recuperase de una operación pero el sacerdote no aceptó la fecha. El cura dice que se les dieron múltiples horas y días para elegir

Una familia de Ribadeo encabezada por José López Teijeiro se quejó de la actitud del cura párroco de Ribadeo, Gonzalo Varela, a la hora de tramitar la administración de la primera comunión a su nieta. Aseguran que la tuvieron que retrasar por motivos de salud y que cuando la quisieron hacer el sacerdote se negó y no les permitió realizarla en el convento de Santa Clara, aunque las monjas se lo habían permitido, ni dejó que otro cura lo hiciese. Sin embargo Gonzalo Varela lo niega tajantemente y asegura que a la familia se le ofrecieron multitud de fechas y horas para celebrar la primera comunión y dice que, como prueba, la niña recibió el sacramento en el convento y administrado por otro sacerdote de la parroquia ribadense.

Según el relato de José López Teijeiro, su nieta no quiso hacer la primera comunión en el turno que le correspondía en mayo porque él se encontraba convaleciente de una serie de cuatro operaciones a las que tuvo que someterse, la última de ellas el pasado 14 de julio. Una vez repuesto y "como hice varios trabajos en el convento de Santa Clara durante 46 años, tanto la madre superiora del convento como las demás hermanas nos ofrecieron su capilla para que mi nieta hiciese allí su primera comunión". Añade que tanto él como su familia "les agradecemos mucho el gesto y les damos nuestras más sinceras gracias, tanto los padres de la niña como yo mismo".

VER MÁS. Una familia se queja de que el cura de Burela no se presentó a un entierro

El párroco ribadense explica a este respecto que en casos como ese, se ofrece a las familias la posibilidad de hacer la primera comunión en cualquiera de las misas que se celebran habitualmente en la parroquia ribadense o en cualquiera de las otras iglesias en las que hay misas de forma ordinaria, pero que no autorizan misas individuales "porque non habería forma de atendelas". Y añade que "a familia fixou a data do 4 de setembro, un día no que todos os sacerdotes da diocese estabamos en Mondoñedo coa cerimonia do novo bispo, pero eles fixaron a data sen falar comigo e elixiron o convento sen falar tampouco conmigo, que son o responsable desa igrexa, aínda que finalmente se lles permitiu, como demostra o feito de que acabaron facendo alí a primeira comunón".

Pero López Teijeiro asegura que cuando fueron a hablar con Gonzalo Varela para hacer la comunión en el convento, este se opuso. Al parecer el párroco ribadense indicó que las primeras comuniones tienen que administrarse siempre en la iglesia parroquial y que no se podían hacer excepciones.

La familia de la niña asegura que se hacen excepciones y dice que "después de que hablasen con él varias amistades nuestras accedió a hacerle la primera comunión a las ocho de la mañana o a las nueve de la tarde", algo que califican como de "mala fe" pero que Varela niega, recalcando que se administran en cualquier misa ordinaria que se realiza "sen ningún problema e así o fan todos os nenos que o precisan".

Visto que no podían llegar a un acuerdo con este cura, José López dice que continuaron buscando otro y lo encontraron "pero cuál sería nuestra sorpresa al prohibirle Gonzalo Varela que viniese a hacerle la comunión".

El párroco ribadense sostiene que la familia de la niña organizó todos los otros actos no religiosos pero no hablaron con él como responsable de la eucaristía, y que él les dio la opción de asistir a cualquier misa reglada "pero non lles valía porque xa tiñan todo o outro pautado para o 4 de setembro, día no que nós non podiamos polo tema do bispo". Aún así, asegura que finalmente se usó la capilla del convento y la ofició otro sacerdote para evitar problemas. López Teijeiro, en cambio, le acusa de actuar "de modo prepotente" e impedirles cualquier opción. "Así no nos extraña que la gente se aleje de la Iglesia", lamenta.

Una primera comunión enfrenta al párroco de Ribadeo con una familia
Comentarios