Trampolín para el Europeo sub-20

La selección española femenina de la categoría, que prepara la cita de Hungría, cierra este jueves su concentración en Viveiro
Las jugadoras del combinado nacional se entrenaron durante estos diez días en el pabellón municipal de Viveiro. JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera Las jugadoras del combinado nacional se entrenaron durante estos diez días en el pabellón municipal de Viveiro. JOSÉ Mª ÁLVEZ

La selección española femenina Sub-20 de baloncesto cierra este jueves la concentración de 10 días que ha llevado a cabo en Viveiro y pone rumbo a Lugo para disputar, a partir del viernes, un torneo ante Hungría, Países Bajos y un combinado sub-23 español.

Esta fue la primera parte de la preparación del Campeonato de Europa sub-20 que disputarán del 9 al 17 de julio en Hungría. Instaladas en el Thalasso Spa Resort Las Sirenas, establecieron su centro de operaciones en el pabellón Municipal de la ciudad del Landro.

Al frente de esta selección está Rubén Burgos, técnico del Valencia de Liga Femenina Endesa y exjugador con una importante trayectoria en la ACB y la LEB. Este es su tercer verano con la Sub-20, aunque el de Hungría será su estreno como primer entrenador.

El valenciano hace una valoración muy positiva de la estancia en Viveiro, donde ha trabajado con un grupo de 16 jugadoras que tendrá que reducir a 12. Cuenta con cinco que disputan la NCCA, la liga universitaria americana, y otras que ya han debutado en la máxima categoría española. "Hemos estado muy cómodos, muy a gusto. Las instalaciones deportivas están muy bien, en el hotel también nos han tratado de maravilla y la hospitalidad de la gente ha hecho que el trabajo haya sido muy agradable", destaca.

Las temperaturas que se registraron durante estos diez días en Viveiro, muy alejadas de otras zonas de España, les ha ayudado a ejercitarse con normalidad. "A estas alturas de año buscamos siempre lugares que nos ofrezcan unas condiciones óptimas para poder trabajar y en nuestra geografía tenemos pocos como este. Entrenar a ritmo de dobles sesiones sería imposible con otras temperaturas y aquí lo hemos podido hacer con horarios lógicos, con los descansos adecuados y pudiendo priorizar lo deportivo", señala.

Por todas estas razones, Burgos opina que Viveiro es un lugar en el que "se puede y se debería repetir concentración", comenta.

Durante su estancia han tenido tiempo de conocer las bondades de la comarca. "Teníamos referencias de compañeros que habían estado por aquí en el Campeonato de España junior de 2017 y en otras concentraciones anteriores. Hemos tenido tiempo de esparcimiento, hemos podido disfrutar de la gastronomía y de los vinos, en lo que nos instruye nuestro médico, Carlos Moreno, que es un gran experto", explica el entrenador.

Burgos comenta que "el sitio es idílico, los miembros del staff solemos ir hasta el pabellón dando un paseo y en los momentos libres nos subimos a la terraza del hotel y allí la desconexión es total porque solo se escucha el mar".

A nivel deportivo, buscan su noveno campeonato de Europa Sub20 femenino. "España tiene que ser ambiciosa a la hora de competir por mentalidad, trabajo y por las jugadoras que tenemos gracias al gran trabajo que se está haciendo en los clubes", explica.

En 2019, en la República Checa, con él de ayudante de Eric Suris, finalizaron en quinta posición. "Queremos intentar mejorar esa posición que nos supo a poco porque vencimos todos los partidos salvo los cuartos ante Italia, que después fue campeón. Competimos bien y las sensaciones fueron buenas", concluye.

Comentarios