miércoles. 27.10.2021 |
El tiempo
miércoles. 27.10.2021
El tiempo

Tradición sobre los canales del Valiñadares

Artesanos del barrio de Os Muíños. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Artesanos del barrio de Os Muíños. JOSÉ Mª ÁLVEZ
El barrio mindoniense de Os Muíños conserva su antigua esencia gracias al trabajo de cinco artesanos que muestran sus oficios

El barrio mindoniense de Os Muíños, asentado sobre los peculiares canales del río Valiñadares, tiene alma de artesano. Se fue conformando alrededor del trabajo de molineros, alfareros, herreros o curtidores de piel y en la actualidad conserva su esencia a través del trabajo de cinco artesanos que lo eligieron para asentarse y desarrollan en él su oficio y su vida. "Somos xente nova con ganas de traballar que queremos facer que o barrio siga medrando e que veñan novos artesáns que lle aporten variedade e calidade á nosa oferta", explica Fernando Vilariño, cantero y presidente de la asociación de artesanos.

Una cantería, un alfar en el que trabajan dos firmas, un taller de títeres, una serigrafía y una tejedora de lana conforman ahora el núcleo de Os Muíños. Además de su trabajo diario, tienen en el de mostrar el barrio y su oficio otro complementario. El programa de visitas funciona todo el año y los visitantes pueden elegir entre hacer una guiada o bien optar por una libre que pueden hacer en los horarios marcados y que les permite ver a los artesanos en su propio espacio y trabajando. "Contamos cunha páxina de Facebook que funciona moi ben, pero o noso punto de referencia é a oficina de turismo", reconoce Vilariño. Allí, en el centro informativo del turismo mindoniense informan a los visitantes de la oferta de barrio y los comunican directamente con los artesanos para que les expliquen las propuestas que tienen a la hora de conocer un lugar que siempre acaba sorprendiendo. "Cando chegan aquí, o primeiro que lles sorprende é que sexamos xente nova, porque pensan nun artesano como alguén maior", indica Vilariño, "e despois gústalles moito que conservemos a tradición e apoiannos a continuar porque din que o que se pode ver aquí non o hai noutros sitios". "A xente de fóra de Galicia, sobre todo a do norte penínsular, é a que máis aprecia a singularidade do barrio e do noso traballo", asegura el presidente del colectivo, que sostiene que hasta Os Muíños llega gente de toda España.

Una veintena de puestos de artesanía se instalarán mañana todo el día en las plazas y calles del barrio

El perfil de turista que se acerca a Os Muíños tiene que ver con el turismo cultural y familiar. "Aquí aproveitamos a xente con inquietudes culturais que está de visita na Mariña e que se achega a coñecernos porque aprecia o aspecto cultural do barrio, tanto polo noso traballo como polo patrimonio que se pode ver e tamén se achegan moitas familias que non viñan coa idea de visitarnos, pero unha vez que están proban a experiencia e gústalles", explica Vilariño, que subraya que estas visitas también les sirven a los artesanos "para dialogar coa xente, escoitar as súa opinións e, nalgúns casos, tamén facer clientes".

PATRIMONIO. Os Muíños llama la atención por sus artesanos, que son su alma, pero oferta un rico patrimonio arquitectónico y etnográfico que hace que una paseo por sus calles se convierta en toda una experiencia. Destacan los canales de agua sobre el río Valiñadares que atraviesan el barrio y lo convierten en una pequeña Venecia rural, los pequeños lavaderos y los puentes, presididos por el de O Pasatempo, aquel donde la mujer del mariscal Pardo de Cela fue entretenida para evitar que parase la ejecución de su marido. También está la fuente de Os Pelamios, con un monumento a Díaz Jácome, uno de los célebres escritores mindonienses y la capilla dedicada a Santiago, del siglo XVII.

"Estamos nun sitio ideal", reconoce Vilariño, "turisticamente é o sitio máis visitado de Mondoñedo despois do centro e todo o que hai que ver nel é un complemento para o que facemos nós".

Un lugar ideal que muchos se interesan no solo por conocer sino por saber como desarrollar su proyecto en él. "Cando facemos a feira anual moitos dos artesáns que veñen pregúntannos como se poden asentar no barrio", indica Vilariño, que explica que el proyecto de rehabilitación de la zona empezó en 2002 y que lo lleva el Concello, que se encarga de adjudicar los locales de los que dispone, incluso algunos con viviendas. "A verdade é que é un proxecto que chama a atención doutros artesáns e tamén dos visitantes que se interesan polo xeito en que naceu todo isto", reconoce el cantero.

TENDENCIA. La actividad en Os Muíños se mantiene todo el año, aunque la diferencia entre el verano el invierno aún es notable. La época estival es un hervidero de gente, pero en invierno la actividad es más pausada, aunque desde hace unos años, Vilariño reconoce que no se para del todo. "Dende fai algúns anos co impulso que está tomando Mondoñedo, aínda que sexa no inverno, as fins de semana e as pontes nótanse moito, sobre todo, o turismo local xa que antes da pandemia neses meses contabamos con moitas visitas de asociacións", añade.

El turismo cultural y familiar es el que suele optar por una visita a estos espacios que acaban sorprendiendo

Porque descubrir Mondoñedo significa también hacer una parada en el barrio, que por el momento sigue siendo "o gran descoñecido, porque quen ven á cidade faino chamado pola catedral, a tarta e pouco máis, pero chega aquí e descobre que hai máis cousas e Os Muíños é unha delas".

Por eso, aunque la temporada alta sigue siendo de junio a septiembre en Mondoñedo también se extiende hasta octubre, porque a mediados de mes se celebran las famosas ferias de As San Lucas, las más antiguas de Galicia, que atraen a la ciudad a miles de personas. De todos esos visitantes también se nutre Os Muíños que así, poco a poco, se va descubriendo como el gran tesoro oculto en una de las entradas a la ciudad. 

FERIA. Este fin de semana, los artesanos organizan su feria anual. Será este sábado con la presencia de más de una veintena de puestos llegados de distintos lugares, sobre todo de Galicia y de Asturias. Será una feria diferentes, más pequeña que otros años debido a las restricciones de la pandemia, "pero queríamos facer algo para non perder a tradición porque non se pode caer na desgana", reconoce Vilariño.

Así que este sábado el barrio será más que nunca artesano, y en cada plaza y en cada calle podrá respirarse el alma de la artesanía durante todo el día. Por supuesto, cada puesto se instalará manteniendo todas las distancias.

Proyecto Una tienda en el centro de la ciudad

La idea con la que trabajan los artesanos de Os Muíños es convertir el barrio en una referencia para la artesanía. Eso pasa por darse a conocer de todas las formas posibles y en sus planes de futuro está poner en marcha una tienda en el centro de la ciudad. "Hai moita xente que vén á Mondoñedo, pero que aínda non se achega ao barrio porque non o coñece ou porque non ten curiosidade, pero cunha tendiña no centro na que mostrar os nosos produtos poderíamos chegar a ese público", asegura Fernando Vilariño, que reconoce que es un plan de futuro que igual no tarda mucho tiempo en hacerse realidad.

"Un barrio de referencia"

Este proyecto también puede servir para atraer a nuevos artesanos que sigan nutriendo al barrio. "Ter a opción desta tenda, e tamén da feira que facemos anualmente, e a que veñen artesáns de distintos sitios pode ser unha maneira de atraer máis actividade artesá e que o barrio vaia collendo mérito e posicionándose como un referente da artesanía", indica Vilariño.

El auge de la artesanía

El cantero reconoce que en los últimos años la artesanía está "collendo auxe", pero aun así poder mostrar la calidad y el trabajo que suponen estos oficios sigue siendo una labor ardua. Las ferias son un buen escaparate pero, reconoce que en muchos casos "as vendas son escasas e si tes que pagar por asistir xa non che compensa". "Eu no meu caso, cun traballo moi específico, para o que me serven é para coller encargos, basicamente", dice.

Relevo generacional

El relevo generacional en estos oficios es otro caballo de batalla que parece lejos de solucionarse. "Non sabería que contestar a si hai ou non relevo xeracional", reconoce Vilariño, "é certo que esporadicamente hai xente que pregunta si hai algún curso de formación e que se interesa por estes oficios, pero a realidade é que de momento relevo xeracional non hai". "Pasa en todos os oficios tradicionais, que hai demanda de xente que queira seguir con eles", indica el cantero. Por eso la artesanía puede ser una opción laboral a tener en cuenta


 

Tradición sobre los canales del Valiñadares
Comentarios