lunes. 13.07.2020 |
El tiempo
lunes. 13.07.2020
El tiempo

Los trabajadores dan por hecho que Alcoa se va y ven un serio problema de futuro

Desde la izquierda y de arriba a abajo, Paco Gueimunde, Ibán Castro y Francisco Fanego, además de un grupo de trabajadores de la fábrica.
Desde la izquierda y de arriba a abajo, Paco Gueimunde, Ibán Castro y Francisco Fanego, además de un grupo de trabajadores de la fábrica.
Reconocen que los ánimos están bajos pero tienen la esperanza de que aparezca una solución que dé continuidad a la planta de aluminio

"Incertidumbre" y "preocupación" son las palabras que más resuenan en las paredes de la fábrica de Alcoa estos días. El anuncio por parte de la multinacional del despido de 534 trabajadores de la planta de aluminio puede provocar una hecatombe en la comarca mariñana, ya que también se verían afectadas empleados de las empresas auxiliares. Así lo ven, desde dentro, tres operarios de la fábrica.

Paco Gueimunde | Electrolisis

"Si cierra, que sea cuanto antes para buscarme la vida siendo aún joven"

El vivariense Paco Gueimunde lleva diez años en Alcoa. Sería uno de los afectados en los despidos, ya que trabaja en electrodos, en la planta de Aluminio. "No tenemos mucha información. Yo creo que los que realmente saben lo que pasa son los de arriba, porque los jefes de departamento tampoco nos comentan mucho", dice. "Pienso que se va a arreglar de alguna manera, pero lo que no me parecería bien es que fuera un parche para ir tirando dos o tres años más y otra vez el mismo problema", subraya.

"A nivel personal mi situación no es mala. Soy soltero, no tengo hijos ni hipotecas y lo único que me ata a Viveiro es el cariño a la zona y mi familia, estar los últimos años de vida de mis padres", señala Gueimunde. "Me daría pena que cerrara la fábrica. Si se da esta situación y vienes 20 años después no quedará nada de lo que vimos nosotros", explica, para añadir que "la gente con hipotecas tendría que regalar los pisos que comprarían los veraneantes para venir los puentes, Semana Santa y verano".

Paco recuerda cómo empezó su camino en Alcoa. "Llegué en el 2010. Era, y es, la fábrica más potente de A Mariña, pero la vi vieja y, desde entonces, tampoco hicieron grandes obras de renovación", afirma. Desde una perspectiva más personal entiende que si la fábrica "se cierra, si es inevitable, que lo haga cuanto antes, porque cuanto más joven me tenga que buscar la vida, mejor", dice.

Sobre culpables, no carga las tintas sobre ningún gobierno, ni partido político: "No echo la culpa al Gobierno actual. Recuerdo la primera manifestación en 2012 por la subasta eléctrica y entonces estaba Rajoy en el Ejecutivo estatal y Feijóo en Galicia. Nadie hizo nada, y no sé hasta qué punto tiene el Gobierno capacidad para cambiar la situación", se pregunta.

 

Ibán Castro | Medio Ambiente

"Veo a la gente animada para revertir la situación y con ganas de pelea"

Ibán Castro trabaja en Alcoa desde 2009. Desempeña su función en el departamento de Medio Ambiente, que depende de la planta de Alúmina. Él ve "preocupación" en su ámbito laboral y cree que, aunque ahora el anuncio de despidos afecte a la planta de Aluminio, no pueden estar tranquilos porque "una va cogida de la mano de otra; nos tenemos que dar por aludidos porque en dos meses puede pasar lo mismo con nuestra planta".

Castro reconoce que los trabajadores en Alcoa están "cabizbajos y muy desanimados porque el problema lleva encima de la mesa mucho tiempo", advierte. "Pero, a la vez, veo a la gente con ganas de revertir la situación. En ese sentido, siento que hai ganas de luchar, de pelear para que no echen a nadie, porque se siga manteniendo Aluminio con todos los trabajadores", analiza.

Aunque no quiere ponerse en lo peor, si se cumple lo anunciado por Alcoa "en un año vería a gente marchándose de A Mariña a buscarse la vida e otros sitios", precisa. Recuerda Ibán que, además, "en Alcoa ahora estamos la segunda generación; los que estamos ahora somos jóvenes que todavía nos quedan 20 o 30 años de vida laboral por delante y, si nos echan, veo a la comarca afectada por una despoblación", incide. ¿Qué consecuencias tendría? "Afectaría al pequeño comercio, que ya tiene bastantes problemas, pero también a los colegios, a los institutos, al Hospital de Burela, es todo una cadena", advierte, para concluir que "si no hay gente en A Mariña el Hospital quitará servicios".

La solución, en opinión de Castro, pasa por "un acuerdo entre el Gobierno Central y la multinacional con un plan a medio o largo plazo para no vivir cada año con este problema sobre el coste de la energía", subraya. "Sería algo así, como darle un precio de la energía competitivo a Alcoa para los próximos 15 años y que la empresa pueda hacer un proyecto para que sea rentable, un proyecto de futuro para que pueda haber una tranquilidad", concluye.

 

Francisco Fanego | Taller central

"Se Alcoa non quere seguir en San Cibrao terán que nacionalizala"

Fran Fanego trabaja en el taller central, en la planta de Alúmina. En principio no se vería afectado por el anuncio de Alcoa, que despediría a los trabajadores de la planta de aluminio, pero piensa que "detrás de unha pode ir a outra en pouco tempo".

"A miña visión persoal é que penso que hai posibilidades de que esto se volva atrás. Vendo o que pasou na Coruña e Avilés, aínda que a situación agora non é satisfatoria, eles insistiron, houbo movilizacións e Alcoa cedeu para a venta das plantas", explica el concejal del BNG focense.

Para Fanego, la compra de la planta de San Cibrao "é máis apetecible que as de Avilés ou A Coruña, porque é máis moderna, máis produtiva, ten pegada a fábrica de alúmina, ten porto propio"», recalca. Además, afirma que conoce "unha planta de aluminio noruega que está a dar beneficios tendo una tecnoloxía máis antiga que a San Cibrao", explica.

"Naide contaba con este pau", subraya Fanego al refirirse a los despidos. "Todo o mundo fala dos 534 postos de traballo da planta de Aluminio, pero son outros tantos das auxiliares que desenvolven diariamente o seu traballo alí e que son traballadores de Alcoa coma nós. Sen contar os postos indirectos, que son incalculables", aclara.

La pelota, para Fanego, está en manos de los políticos. "Se Alcoa non quere seguir, terán que nacionalizala". El nacionalista afirma que si Alcoa no está dando beneficios "é por culpa da tarifa eléctrica. Desde fai case dous anos o actual Goberno prometeu facer o estatuto das electrointensivas, pero nin o sacou nin o vai a facer, porque non está facendo alusión e elo, cando xa tiña que estar", señala. Afirma que el Gobierno estatal se escuda en que la empresa afirma tener "problemas estructurales para non asumir a culpa".

"Todos os partidos e todos os gobernos, da Xunta e do Estado, teñen que remar na mesma direción, porque botándose a culpa uns a outros non se soluciona a situación", comenta.

Los trabajadores dan por hecho que Alcoa se va y ven un serio...
Comentarios