Trabada es la última parroquia lucense en la que no se pueden plantar patatas

Varias zonas trabadenses, de Lourenzá y de Barreiros son consideradas por la Xunta zonas tampón para seguir frenando la plaga. Tendrán que comunicar a la Administración los cultivos
Una de las trampas destinadas a capturar la polilla. EP
photo_camera Una de las trampas destinadas a capturar la polilla. AEP

La parroquia de Santa María de Trabada, que se corresponde con la capitalidad de dicho municipio, es ahora mismo la única zona de toda la provincia de Lugo en la que continúa estando prohibido plantar patatas, tras salir de la prohibición del municipio de Burela, que era el otro concello afectado.

Así lo recogió este martes en el Diario Oficial de Galicia una resolución oficial de la Consellería do Medio Rural mediante un decreto en el que se actualizan las zonas demarcadas por la presencia de la plaga de cuarentena Tecia solanivora povolny, o polilla guatemalteca de la patata, en toda Galicia.

Además, es importante reseñar que en la comarca mariñana sí que continúan existiendo varias de las denominadas zonas tampón para evitar que la plaga se extienda. Son las correspondientes a las parroquias de San Xusto de Cabarcos, en el municipio de Barreiros; Santo Tomé y Santo Adrao en el de Lourenzá; y A Fórnea, Valboa, Sante, Vidal y Vilapena en el municipio de Trabada.

En todas estas zonas los agricultores que se decidan a plantar patatas deberán comunicarlo inmediatamente después de sembrarlas o, en todo caso, siempre antes del 1 de abril, todas las parcelas cultivadas con patata. Esta declaración podrá presentarse en los mismos lugares que los indicados para la declaración de existencias o a través de la sede electrónica utilizando el código de procedimiento "MR465C". En cuanto a los operadores de patata para sembrar, deberán llevar un registro de información de sus compradores y tener instalado en el local destinado a almacén trampas de feromona específica para la captura de la Tecia solanivora.

BURELA. En cuanto a la salida de Burela de esta prohibición, ya había sido adelantada por la alcaldesa, la socialista Carmela López, la semana pasada y confirmada por la consellería, López se congratulaba de que "grazas á responsabilidade de todos os veciños, este ano saímos da zona demarcada como infectada", al tiempo que añadió que "foron moitos anos sen cultivar este alimento, pero este ano podemos volver demostrar o orgullo das nosas patacas".

Además, la alcaldesa se comprometió a que desde el Concello se ayudará a los vecinos a declarar estos cultivos. "Somos conscientes de que poden ser trámites administrativos tediosos e, por iso, dende o Concello queremos axudar a todos os veciños", apuntó López.

Comentarios