Miércoles. 21.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 21.11.2018
El tiempo

Testimonio de la historia

Uno de los fotogramas de la cinta, rodada en 1961. EP
Uno de los fotogramas de la cinta, rodada en 1961. EP

San Cibrao proyectará el sábado una película rodada en 1961 con motivo de una boda y que ya es un documental de época

El auditorio de la casa de la cultura de San Cibrao acogerá este sábado, a las siete de la tarde, la proyección de una película rodada en la localidad el 17 de septiembre de 1961. Una fecha escogida por una pareja de jóvenes para su boda que rodó uno de los invitados que quedó atraído por la villa costera y que, sin buscarlo, convirtió esas imágenes en un testimonio exclusivo de las gentes y la vida en un San Cibrao muy diferente a ahora.

La proyección dura 19 minutos, en los que se reproducen lugares y paisajes reconocibles, pero muy diferentes a como están ahora. El faro, las calles de arena, las casas, los míticos 600 entre los pocos vehículos que veían en la villa, las playas, los barcos y, sobre todo, sus gentes en un día algo nublado que fue muy feliz para Paco Sampedro y Maribel Martín, los contrayentes.

Una pareja que tuvo tres hijos: Patricia, Fran y Loreto. Esta última explica que sus padres residían en Asturias, pero escogieron San Cibrao para casarse porque su familia procede de la localidad. "Mi padre era un enamorado de San Cibrao", cuenta emocionada, recordando que no fue hasta hace diez u once años cuanto se enteraron de la existencia de la cinta. "Hacía mucho que mi padre no coincidía con quien la grabó, quien le recordó que tenía la película de su boda y debía ser un apasionado de este mundo, porque está rodada con continuidad, sin apenas saltos", asevera.

PERSONAJES. Una cinta, en formato super-8, que un fotógrafo pasó a DVD. Unas imágenes que recuerdan al NO-DO, pero que se ven con una aceptable calidad para ser de las pocas rodadas hace casi seis décadas. Una película en las que la boda es la excusa pero no el argumento principal y son muchas las personas que se reconocen en las imágenes, lo que hará si cabe más entrañable su exposición al público para la gente de la zona, que podrán verlo a partir de las siete de la tarde gracias a una iniciativa de la delegación de turismo, que preside la edil Mali Méndez, que ha bautizado la proyección como Casados coa historia dun pobo.

La cinta, de 19 minutos, permite constatar el cambio experimentado en la localidad en seis décadas

Loreto, que reside en Asturias, y su hermana Patricia se desplazará adrede a San Cibrao para participar en el visionado de la cinta. Su hermano no podrá porque residen en Canarias, pero si lo hará su tía -hermana de su padre- que viajará desde Madrid para reencontrarse con la historia y sus protagonistas.

"Sale la casa de mi abuela, la iglesia de Lieiro, donde se casaron mis padres, mi primo que llevó las arras y varios vecinos, con lo que yo creo que a la gente le va a gustar y eso que nunca pensamos en exhibirlo, pero para nosotros será un día muy emotivo y especial, porque mi padre falleció el pasado año y el fue el que nos inculcó el amor por San Cibrao".

TRADICIÓN. Un amor que la hace regresar todos los veranos a la localidad costera y los últimos años ya ha tomado la costumbre junto a su hija de, al regresar, ver el vídeo y comprobar cómo ha evolucionado la localidad, pero como el cariño de la familia a San Cibrao sigue intacto.

Pantallazos casuales de uno de esos visionados permitieron que gente de San Cibrao conociera la existencia de la cinta y promovieran su exhibición por lo que tiene de documental de una época de la que apenas hay testimonios audiovisuales.

Desde el Concello de Cervo animan a todos los vecinos a acudir a presenciar la cinta, al tiempo que agradecen a la familia Sampedro Martín su cesión.

Testimonio de la historia
Comentarios