Los tesoros que deja el paso del tiempo

La Feira de Antigüidades e Artesanía de A Pontenova arrancó con mucha afluencia de público y las primeras ventas para los expositores

"Un éxito total", así de rotundo se mostraba este viernes Francisco Martínez, teniente de alcalde de A Pontenova y organizador de la Feira de Antigüedades e Artesanía que se celebra en la localidad hasta este domingo. Y es que el primer día del evento, ya totalmente consolidado como una cita de referencia en el puente festivo de diciembre, congregó a muchos visitantes desde primera hora de la mañana y fueron también muchas las transacciones que se hicieron. "A verdade é que estamos satisfeitos porque houbo moita xente durante todo o día e tamén trouxo algún carto, así que xa houbo vendas e iso nunha cita coma esta é moi importante", reconocía Martínez, que a última hora de la tarde participaba junto al alcalde, Darío Campos, la diputada provincial de Economía, Facenda e Especial de Contas, Mayra García, y otras autoridades en un paseo por el recinto para conocer de primera mano a los participantes.

Fue Mayra García la encargada de inaugurar oficialmente la cita y durante su intervención reconoció el trabajo del Concello para consolidar un evento que "dinamiza a vida social e económica da Pontenova pola propia actividade destes días, porque funciona como revulsivo para o turismo e porque promociona os atractivos do concello".

La carpa instalada en la Praza dos Fornos de la localidad alberga a cerca de una treintena de anticuarios -solo uno se ubica en el exterior- que llegan de distintos puntos de España y también de Francia y Portugal, convirtiendo esta cita en internacional. Un recorrido por los puestos deja a la vista cerámicas, cristal, juguetes, libros, muebles, joyas, artículos de menaje, radios, imaginería y curiosidades como una armadura medieval.

A los anticuarios se suman los artesanos, que superan la treintena, y que se instalan en la casa de la cultura. A los puestos de artesanía hay que añadir las demostraciones de forja de hierro, cestería de mimbre, cuero, torno de madera, joyas y lámparas de calabaza. Además, puede verse una exposición de cestería compuesta por 30 piezas de la artesana pastoricense María Otero Folgueira.

Otro de los atractivos de la cita y que también retrae al visitante a tiempo pasados es la reunión de vespas, motos y coches clásicos que se celebra de manera paralela a la feria en el exterior de la carpa y que acostumbra a despertar la curiosidad de los asistentes por la peculiaridad de algunos de los participantes.

Este sábado el recinto ferial permanecerá abierto al público desde las once de la mañana a las dos de la tarde y de cuatro a nueve, por la tarde. Mañana, el horario de cierre será a las ocho de la tarde para permitir a los expositores recoger el material.

Comentarios