"La superiora conoce a Valín y le dijo: 'Usted es un impostor'"

Órdenes mariñanas se libran de una estafa, consistente en hacerse pasar por el vicario de la diócesis, que se cobró 3.000 euros en Vilalba
Seminario Santa Catalina de Mondoñedo. AEP
photo_camera Seminario Santa Catalina de Mondoñedo. AEP

Un presunto estafador usurpó la identidad del vicario general de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol, Antonio Valín, con la finalidad de obtener fondos de manera ilícita de congregaciones religiosas y de sacerdotes, para lo que intentó ganarse su confianza. El supuesto delincuente realizó llamadas telefónicas a diferentes comunidades de la diócesis, en las que se hacía pasar por el responsable eclesiástico citado. Sin embargo, la tentativa resultó infructuosa al contactar con los religiosos de A Mariña, aunque sí logró su objetivo con una comunidad religiosa de Vilalba, cuya identidad eluden desvelar desde el Obispado.

Las Hijas de la Caridad, que rigen el hospital San Paulo e San Lázaro de Mondoñedo, recibieron hace unos quince días la llamada de un hombre, que igualmente se identificó como el vicario general de la diócesis. Manifiestan que les dijo que la Iglesia necesitaba dinero y que él, Antonio Valín, tenía la misión de intentar recaudar fondos entre las congregaciones. El comunicante llegó a preguntarles si tenían cuenta en una entidad bancaria concreta, a lo que la religiosa que atendió la llamada le indicó afirmativamente sin más.

El presunto estafador no llegó a pedir cantidad alguna, aunque sí les solicitó una donación porque "la Iglesia está en una situación crítica", a lo que le replicó: "Nosotros también somos parte de la Iglesia". Indican que por la voz parecía de mediana edad y que hablaba en castellano. "La superiora conoce a Valín, por lo que le dijo: 'Usted es un impostor', y él cortó de malos modos".

Desde el hospital mindoniense recuerdan que hace un año o dos les pasó un caso similar y creen que ahora dejarán pasar un tiempo y después volverán a llamar.

EN BURELA. La actuación del estafador se dirigió hacia varias congregaciones religiosas que desarrollan de la comarca, como es el caso de las Hijas del Divino Celo, que gestionan el centro de día de menores San Aníbal en Burela, aunque en este caso no llegaron a realizar ninguna petición, porque quien atendió la llamada les indicó que avisaba a la Policía y cortaron la comunicación.

En este centro recibieron la llamada a principios de la semana pasada. La atendió un integrante del equipo directivo, al que le preguntaron por la superiora, pero al identificarse el vicario, el directivo no le reconoció la voz y así se lo hizo saber, por lo que colgaron el teléfono sin llegar a hacer ninguna petición, según confirmaban este martes a este diario. "Dada la relación tan cercana que tenemos con nuestro Obispado y con toda la diócesis era muy difícil que surtiera efecto semejante timo".

Al otro lado del teléfono reconoció a un hombre. "Era una voz pausada", indicaron, y añadieron que "curiosamente, aunque decía ser el vicario general hablaba en castellano, cuando él siempre habla en gallego con nosotros".

El comunicante anónimo consiguió convencer a una religiosa de Vilalba de que era el vicario general y esta le entregó los 3.000 euros solicitados por teléfono al fiarse de su buena fe, reconocía el obispo de Mondoñedo-Ferrol, Fernando García Cadiñanos, quien explicó que además la Conferencia Episcopal les remitió una nota interna poniéndolos sobre aviso de que se habían producido llamadas similares en otros puntos del país, como Jaén, donde un estafador se hizo pasar por el obispo.

El prelado añadió que al tener conocimiento de lo ocurrido enviaron una comunicación a todas las congregaciones y sacerdotes, y que la diócesis no tiene constancia de que usasen inteligencia artificial para simular la voz de la autoridad eclesiástica mencionada, sin descartar que se tratase de distorsionar la voz. Sin embargo la Guardia Civil indaga la posible utilización de la inteligencia artificial.

Comentarios