Alojamiento en burbujas para soñar bajo las estrellas en Xove

Luzada ya admite reservas para los Skylight Bubbles que instaló en el lugar de Prada y prevé iniciar la actividad el 17 de octubre
La burbuja suite premium Alborada. EP
photo_camera La burbuja suite premium Alborada. EP

Un alojamiento totalmente novedoso en la comarca ultima su apertura. Se trata de Luzada Skylight Bubbles, donde las estancias principales son burbujas transparentes que permiten "acercar a las personas a la naturaleza de una manera única, combinando la libertad de la acampada con el lujo y las comodidades de una habitación de hotel". Están situadas en el lugar de Prada, en la parroquia de Xuances en Xove, en un entorno natural con vistas también a la ría vivariense y a sus cautivadores atardeceres. Abrirán el 17 de octubre.

Jimena González y Manuel Otero impulsan este negocio que incluye tres alojamientos: las burbujas suite Luscofusco y Luar y la burbuja suite premium Alborada. Las dos primeras cuentan con una parcela privada de 120 metros con jardín y tienen un tamaño de 30 metros cuadrados dividido en dos estancias: una habitación principal y un baño privado, mientras que la premium tiene una parcela de 250 metros "con vistas privilegiadas al mar y al campo" y un tamaño de 42 metros distribuido en tres espacios: un salón, una habitación principal y un baño privado. Todas disponen en el exterior de una bañera de hidromasaje con regulador y mantenedor de temperatura y dentro hay un minibar, telescopio, cafetera y tetera —con café y té incluidos—.

Las burbujas están fabricadas en tejido PVC de tecnología avanzada, ignífugo y libre de ftalatos, un componente prohibido en muchos países y que es el responsable del olor a plástico. No son un habitáculo estanco y el aire se renueva con frecuencia, además de estar climatizadas con el sistema de aerotermia para lograr la temperatura deseada en cualquier época del año. No disponen de televisión con la idea de que "sea una experiencia para reconectar con la naturaleza", pero sí tienen wifi.

En cuanto a la privacidad de estos espacios, desde el negocio informan que, aunque las burbujas sean transparentes, "cada parcela se encuentra vallada con cañizo, rodeada de vegetación y a una distancia prudencial de los demás huéspedes". Añaden que todas las camas cuentan con dosel y cortinas y que si algún cliente demanda más intimidad puede solicitar que se cubra la burbuja con una capota. En cuanto al baño, es privado y permite ducharse "con vistas al cielo".

Las tarifas del alojamiento oscilan entre los 250 y los 390 euros en función de si es temporada baja, alta, festivo o puente, y las reservas ya se pueden realizar en su página web, www.luzada.es. Cada burbuja puede ser ocupada por dos personas y el alojamiento incluye un desayuno con productos de proximidad.

En cuanto a otros servicios ofrecen la posibilidad de disfrutar de cenas servidas por el restaurante Boa Vista, hay bicicletas para pasear y se pueden contratar packs especiales —romántico, celebración y a medida—. Próximamente sumarán surf, rutas guiadas con bici eléctrica o rutas a caballo.

Comentarios