jueves. 24.09.2020 |
El tiempo
jueves. 24.09.2020
El tiempo

La solución a la crisis de Alcoa se complica al no asistir la dirección a la última reunión

La mesa de negociación, sin los representantes de Alcoa. SEBAS SENANDE
La mesa de negociación, sin los representantes de Alcoa. SEBAS SENANDE
La empresa habla de "intimidación y violencia" hacia sus representantes y da por finalizado el periodo de consultas ►El comité la emplaza a una última reunión y reclama la mediación de las instituciones

La negociación sobre el futuro de la planta de Aluminio del complejo industrial de Alcoa en San Cibrao se complicó este jueves todavía más de lo que ya estaba al no asistir la dirección de la empresa a la última reunión prevista en el restaurante Los Robles de Lugo para firmar las actas de desacuerdo del cierre del periodo de consultas del Expediente de Regulación de Empleo (Ere) que afectaría a 534 trabajadores. 

Desde la empresa emitieron un comunicado en el que aseguraron que "lamentablemente los representantes de Alcoa no han podido acudir a dicha reunión, puesto que un importante grupo de personas con monos de trabajo y distintivos de la planta de San Cibrao han impedido su acceso con intimidación y violencia y ello ha obligado a los vehículos a abandonar el lugar". "En un escenario en el que se impide el acceso y se teme por la integridad física de los representantes de la empresa, no pueden celebrarse reuniones presenciales", subrayaron y aseguraron que los hechos ocurridos habían sido puestos en conocimiento de la autoridad "a los efectos de las acciones que legalmente procedan". 

En un comunicado la empresa da por finalizado el periodo de consultas y asegura que "ha sido inviable" conseguir una solución acordada a la situación que sufre la planta. "Lamentablemente todas las alternativas propuestas fueron rechazadas por la comisión representativa de los trabajadores. Alcoa cuenta con quince días para comunicar su decisión", explican. Desde la multinacional también afirman que propusieron alternativas que no solo habrían permitido explorar una potencial venta de la planta de Aluminio con las cubas funcionando sino además habrían evitado despidos a través de un Erte en el supuesto de que dicha venta no llegara a producirse. "Todo ello habría permitido el mantenimiento del empleo, al menos, hasta julio de 2022".

Zan recordó su petición de ampliar la negociación seis semanas para intentar una venta y suspender el Ere durante ese tiempo

En relación con esto, la última propuesta de la empresa había sido la de negociar la venta de la fábrica con Liberty durante seis semanas sin parar las cubas y que si finalmente esto no sucedía se negociaría un Ere o un Erte a partir del 20 de septiembre hasta como máximo el 31 de julio de 2022 y se iniciaría la hibernación ordenada de las cubas a partir del 21 de septiembre. Tras el periodo de Erte, la empresa analizaría la evolución de la viabilidad de la producción de aluminio y si esta fuera viable se rearrancarían las cubas y sino se iniciaría la negociación de un despido colectivo. Esta opción no estaría muy lejos de lo que pide el comité, que quiere seis semanas para negociar una venta, sin embargo hay otros escollos que impidieron hasta ahora el entendimiento.

Desde el comité censuran que la empresa no aceptara la petición de ampliar la negociación otras seis semanas para buscar una salida conforme a una venta. "Nosotros incluso les pedimos que no se paralizara el Ere sino suspenderlo ese tiempo y se levantaron y se fueron", criticó Zan, que subrayó y censuró las continuas "faltas de respeto" de la empresa hacia los trabajadores.

Con respecto a la reunión truncada, los trabajadores remitieron una carta a la dirección en la que la emplazan a mantenerla. "Mostramos nuestra total disponibilidad para cerrar una fecha, lugar y hora para la misma, no poniendo esta parte dificultad alguna para lograr esta reunión", aseguran en la misiva.

El presidente del comité de empresa, José Antonio Zan, también volvió a reclamar la mediación de las instituciones: "Exigimos a la autoridad competente y a la Xunta que se metan en este proceso y se sienten a la mesa con nosotros porque necesitamos a alguien. Es imposible negociar con esta empresa". En este sentido, también aludió al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para que se involucre. "Necesitamos una solución y alguien que esté a la altura porque ayer (por el miércoles) no se quisieron sentar con una ministra, no sé que hace falta para que Pedro Sánchez se moje", dijo Zan.

La solución a la crisis de Alcoa se complica al no asistir la...
Comentarios