El secreto del éxito del Adamo Celtas de Foz "son las jugadoras", dice Pablo Castro

El conjunto mariñano, recién ascendido a Primera Autonómica, peleará por el ascenso a Primera Femenina
AppleMark
photo_camera Un lance del partido entre el Adamo Celtas de Foz y el Básket Coruña Xiria. JOSÉ Mª ÁLVEZ

De rotundo éxito se puede calificar la primera parte de la temporada del Adamo Celtas de Foz. Un equipo recién ascendido a Primera Autonómica que ha logrado pasar la primera fase con nota, al clasificarse en el grupo que peleará por el ascenso a Primera División femenina, logrando así el objetivo de la permanencia en el mes de enero.

El conjunto mariñano terminó en cuarta posición en el grupo Norte de la categoría con un balance de nueve victorias y cinco derrotas, lo que le da derecho a jugar por el ascenso. El equipo de Pablo Castro se clasificó en su grupo junto al Básket Coruña, Baxi Ferrol y Costa Ártabra, y en el nuevo grupo también estarán el CB Allariz, el Codicalgo Carmelitas Ourense, el PBB y el Solgaleo Bosco Salesianos.

"Es impensable estar donde estamos, no pensábamos que pudiéramos llegar hasta donde hemos llegado a principio de temporada", dice Pablo Castro, el técnico que trabaja con el equipo desde hace varias temporadas junto con su ayudante Miguel Fraga.

Cuando se le pregunta a Castro por la clave del éxito, lo tiene claro. "Son ellas", dice, refiriéndose a las jugadoras. "Este grupo es algo distinto, un grupo con el que puedes trabajar, hablar... Da gusto estar con ellas, tienen ambición, disfrutan de cada partido y de cada entrenamiento y no hay problemas", asegura el entrenador focense.

Pero además de ser un grupo unido y en buena sintonía, el factor técnico y táctico también influye en el buen rendimiento del equipo desde que empezó la Liga, aunque Castro insiste en que "el deporte, cualquiera, es un estado de ánimo, y cuando disfrutas y trabajas a gusto, pues las cosas salen bien", asegura.

Hubo un punto de inflexión en la temporada. Fue en la segunda jornada de Liga, cuando el equipo mariñano perdió por 71-24 ante el Costa Ártabra. "Ahí nos llevamos un bofetón de realidad e hicimos unos cambios decisivos", explica Castro. "Cambiamos el juego, lo hicimos más libre, más alegre, menos táctico y retrasamos la línea de presión", subraya. "Además, nos dejamos la vida en cada partido y el esfuerzo y la concentración fueron muy importantes", señala. "Nos adaptamos muy rápido a la Liga", asegura.

Tras una derrota dura hicimos algunos cambios; jugamos más libre, más alegre, menos táctico y retrasamos la línea de presión

El equipo también se reforzó a mitad de la primera fase con la llegada de Nuria, que ya había jugado en el Adamo Celtas de Foz la temporada anterior.

A partir de este próximo fin de semana comienza la nueva fase por el ascenso a Primera femenina. ¿Cómo lo afronta el equipo? Pablo Castro es realista. "Yo creo que este grupo a nosotros nos viene bastante grande", se sincera. "Date cuenta que de los cuatro equipos que pasamos del grupo Norte, en los enfrentamientos directos, de los seis partidos, solo ganamos uno", advierte.

Fuera de casa vamos a sufrir, pero en casa podemos dar algún susto; aún así, nuestro objetivo está cumplido: la permanencia

"Fuera de casa vamos a sufrir", continúa. "En casa daremos algún susto, pero el objetivo está cumplido, que la permanencia, y esto es una vivencia para las chicas porque de las derrotas se aprende mucho", argumenta.

El conjunto mariñano es el único equipo sénior femenino de la Costa de Lugo en la actualidad. Una escuadra que sirve para dar salida a todas aquellas chicas que quieran jugar al baloncesto tras dejar atrás su etapa en las categorías inferiores. Sin duda un espejo donde se miran todas aquellas jugadoras infantiles o cadetes que quieren seguir jugando cuando cumplan la edad sénior.
 

Comentarios