Martes. 13.11.2018 |
El tiempo
Martes. 13.11.2018
El tiempo

Un joven lucense sufrió una parada cardiorrespiratoria en la playa de Arealonga

Traslado al hospital del lucense asistido en Arealonga. IRIA L.V.
Traslado al hospital del lucense asistido en Arealonga. IRIA L.V.

El equipo de socorro de Barreiros logró mantenerlo con vida hasta su traslado al hospital desde la playa

La rápida actuación del socorrista de la playa barreirense de Arealonga y también la de sus compañeras sanitarias, que acudieron con la Uvi móvil del Concello, logró mantener con vida a un lucense de unos 33 años de edad que, según los primeros indicios, sufrió una parada cardiorrespitoria cuando se encontraba este martes por la tarde en el arenal mariñano, en compañía de la que parecía ser su pareja.

El joven, que según los testigos había venido a relajarse a Barreiros tras haber superado otra parada similar hace unos días —estaba pendiente de unas consultas y tratamientos médicos—, mostró síntomas de hipotensión e hipoglucemia, además de que padece algún tipo de síndrome en concreto.

Cuando el socorrista estaba al borde del mar, una chica acudió en su busca para advertirle de que, tendido en la arena, su compañero había entrado en parada cardiorrespiratoria. Tras dar el aviso a los refuerzos, le colocaron en posición de seguridad. No hizo falta al parecer reanimarle, porque el chico se durmió, respiraba y tenía pulso. Las sanitarias de la Uvi barreirense le colocaron una cánula de Guedel porque parecía sufrir convulsiones.

Tras unos minutos de espera, el lucense fue trasladado en ambulancia con buenas expectativas de recuperación, según los especialistas que lo acompañaron en la playa. Las primeras ambulancias en llegar fueron las de Barreiros, pero también llegó muy pronto la del 061, a quien los socorristas barreirenses agradecen su rapidez.

En las playas de Barreiros ondeaban este martes banderas amarillas.

El domingo, los socorristas de Barreiros habían pasado por un susto similar con una bañista en Coto.

Un joven lucense sufrió una parada cardiorrespiratoria en la playa...