jueves. 02.12.2021 |
El tiempo
jueves. 02.12.2021
El tiempo

El revolucionario Mini pasó a ser un coche de capricho

ISABEL , DUEÑA DE UN MINI ANTIGUO EN XOVE
Isabel, con su Mini. JOSÉ Mª ALVEZ
Isabel De Benito disfruta en sus salidas especiales del clásico que compró y restauró. Le gusta, lo luce como una joya y la simpatía salta a la vista

Todo manual o historia sobre este vehículo destaca lo revolucionario del diseño del Mini en su aprovechamiento del espacio y configuración mecánica. Pocos coches poseen una silueta tan reconocible e icónica y casi todos los destinados al gran público beben de las soluciones que trajo el Mini, ya en los sesenta del siglo pasado, cuando los británicos pidieron un coche pequeño y de bajo consumo para responder a una de las crisis del petróleo que se barruntaban.

Todo eso y más deja a su estela este simpático coche de pequeñas ruedas y gran estabilidad que Isabel De Benito Leivas guarda como una reliquia y disfruta como un capricho. "O que máis me gusta del é que cando o saco me gusta e vou feliz dar unha volta", explica. Y dice más: "Para min é coma un artigo de luxo; en vez de meter os cartos nun diamante, empregueinos nun coche". Le gusta y punto. Sin más pretensiones, como también le atraen los Seat 600 o el Citroën 2CV, sin reparar en otras profundidades mecánicas.

De pequeña ya tuvo el flechazo con el 600 y en la adolescencia estuvo a punto de heredar un 124 blanco que su padrino tenía en Ponferrada, operación que se truncó. "Tiña 17 anos e o meu padriño e o meu pai quizais viron que era demasiado nova para mantelo, así que o venderon, cousa que me pesou moito", confiesa esta pontenovesa asentada en Xove y que para el día a día de su trabajo en la óptica de Cantarrana, en Covas (Viveiro) se mueve con un Dacia.

Para quitarse la espina del clásico de sus sueños apareció este Mini en Madrid, donde había servido de utilitario a un estudiante navarro de Derecho. "Cando acabou a carreira vendeuno así que o coche veu en tren ata A Coruña e entón restaurámolo, cambiándolle a cor verde con teito branco por outro azul tamén da marca. Primeiro un cuñado mecánico desmontouno para que lle quitaran os óxidos. Pintouno Autos Chapas e moitas pezas orixinais viñeran de Inglaterra", dice la propietaria.

"De pequena xa me gustaba desmontar carburadores. Creo que tería sido mecánico de ter nacido home"

El resultado, con esas líneas blancas sobre el capó y la inconfundible parrilla, está a la vista e Isabel lo saca del garaje como si de vestir el mejor traje de fiesta se tratara. "É para ir de paseo un día", aunque profundizando en su vida, asoman los motivos de la afición automovilística: "Na miña casa de Rececende había tractores e o meu pai era camioneiro, andivera na lousa en Ourense e logo transportando madeira así que a mecánica estaba arredor de min e gustábame desmontar os carburadores. Creo que sería mecánico de ter nacido home".

Entonces el Mini está en buen lugar, pues afinar sus carburadores no es de las tareas mecánicas más sencillas en un coche que por lo demás fácil de conducir y rápido. Su ligereza y bajo centro de gravedad hace que tome las curvas con gran agilidad. Las versiones deportivas Cooper llegaron a ganar tres veces el rallye de Montecarlo frente a aparatos temibles. Aun con las pequeñas ruedas Dunlop y la rebotante suspensión sobre taqués de goma (prescindía de los muelles), los barrió.

El Mini fue el coche que abrió camino a la disposición mecánica de motor delantero transversal y tracción delantera (frente al delantero longitudinal y propulsión trasera), diseño de Alec Issigonis que llegó a fabricarse en España al tiempo que las rubias británicas. Su larga lista de ediciones especiales y apariciones en películas, no solo británicas, lo dicen todo. Como también que BMW se adueñara de la marca para hacer otra cosa mucho más crecida.

Ficha técnica
Combustible: Gasolina
Cilindrada: 848 cc.
Potencia: 34,5 CV
Par máximo: 6,1 mkg/2900 rpm
Peso total admisible: 910 kilos
Caja de cambios: Manual
4 velocidades y marcha atrás
Tracción: Delantera
Velocidad máxima: 120 km/h
Consumo medio: 7 litros

El revolucionario Mini pasó a ser un coche de capricho
Comentarios