miércoles. 08.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 08.12.2021
El tiempo

De las restricciones a la escalada de precios

INTERIOR DEL BAR BELLA GALICIA DE BURELA

FOTO JM ALVEZ
Interior del Bella Galicia, local de Burela que aguantó la pandemia sin terraza. JOSÉ Mª ÁLVEZ FOTO JM ALVEZ
La hostelería afronta la temporada baja sin limitaciones pero lastrada con la subida de la luz y de productos básicos

La llegada del fin del estado de emergencia sanitaria en Galicia trajo consigo la vuelta a la casi normalidad también en los bares, donde los aforos ya pueden ser completos y se reabren las barras. Eso sí, se deben mantener el uso de la mascarilla, la distancia social y la ventilación. Pero ahora llega la subida, que parece no tener techo, de la luz y también de muchos productos básicos que hace que los gastos se disparen y que los márgenes de beneficio cada vez sean menores. Ante esto, los hosteleros van improvisando medidas a la espera de ver si amaina, por fin, el temporal.

Riberto Rivas (Mariñeiro): "As fin de semana trabállase ben e nótase máis alegría, aínda que non esteamos na tempada forte"

"Aínda non se pode falar de normalidade, porque hai un baixón considerable do consumo», asegura José Manuel Vázquez, Leman, con dos locales en Viveiro, Galipizza y La Dékada. "O verán foi moi bo, pero agora nótase que está baixando aínda que tamén se ve que a xente se está movendo as fins de semana e iso é o que nos aguanta", asegura. Y la subida de precios, sobre todo de la luz, es un palo justo cuando empieza la temporada baja en A Mariña. "Na pizzería temos o obrador acendido todo o tempo e agora tamén tes que ter o aire pola ventilación, polo que a factura vai subindo", explica y detalla que la última factura que tuvo que pagar ascendía a 3.100 euros. Así las cosas, Leman ya decidió cerrar la pizzería después del horario de comida y hasta las siete de la tarde, "porque non compensa tela aberta ao ser horas sen consumo». «Polo momento estamos aguantando sen subir os prezos porque non sabes como reaccionará o cliente, pero se isto segue así imos ter que acabar facéndoo", reconoce.

José Manuel Vázquez (Galipizza y La Dékada): "O verán foi moi bo e agora nótase que a xente se move nas fins de semana e iso é o que nos aguanta"

Un clásico para los cafés en Burela es el Bella Galicia, donde reconocen que el final de las restricciones «está animando a la gente y se ve más afluencia", asegura Ángeles Fernández. Sin embargo la escalada del precio de la luz obliga a usar "truquiños para ir aguantando, sino nos ahogamos". "Nosotros apagamos la cafetera al cerrar porque es algo que tira mucho de la luz", indica Ángeles Fernández, que reconoce que durante la etapa dura de las restricciones, con limitaciones de aforo y sin barra ni terraza, "se fue aguantando con las quinielas y con los cafés para llevar".

Manolo Tapia (O Rincón de Mondoñedo): "Aínda que non tantos coma no verán, segue habendo peregrinos e turista, pola semana e as fins de semana"

Fernando López, de la cafetería Xoyma de Foz, también reconoce que la normalidad aun está por llegar. "A xente aínda está preocupada polo virus, que segue aquí e economicamente despois do verán tamén queda tocada e despois está o problema industrial que temos na Mariña", asegura. Y ahora está la subida de la luz "que é terrible, uns 500 euros máis ao mes". "O café, o viños... todo foi subindo e nós aguantamos esas subidas, pero é imposible", reconoce, "nós optamos por manter os prezos do verán, que sempre sobe algo en terraza, porque é necesario". Una medida que también adaptaron fue la de reducir el horario en función de la clientela: "Antes abriamos ás cinco da mañá e agora ás oito, e a partir das dez ou once da noite cando non hai xente pechamos".

Ángeles Vázquez (Bella Galicia): "Para afrontar la subida de la luz usamos 'truquiños' como apagar la cafetera al cerrar porque gasta mucho"

En Mondoñedo, a pesar de estar a finales de octubre todavía se nota el turismo y, sobre todo, los peregrinos. "Non hai tantos como no verán, pero hai sobre todo na fin de semana", asegura Manolo Tapia, que regenta O Rincón de Mondoñedo y O Porriño. Después de unas San Lucas "moi boas" esperan afrontar esta etapa más floja "como se poida a ver como pinta todo de cara á primavera". Porque la escalada de precios es algo que empieza a hacer mella. "No Porriño vou reducir os horarios", afirma Tapia, "de momento os prezos non os vou tocar, pero se isto segue así haberá que facelo".

Fernando López (Xoyma): "A suba da luz é terrible, uns 500 euros máis cada mes, e tamén soben outras cousas como o café ou os viños"

Los fines de semana también son buenos en Ribadeo. Roberto Rivas, de O Mariñeiro, dice que "non é a temporada forte, pero está indo ben; as fins de semana trabállase ben". Pero la subida de precios ya se nota. "A luz son uns 200 ou 300 euros máis ao mes e nós temos que gastar cando hai xente aí non podes axustar moito, o único que si facemos e adaptar horario de apertura ao consumo da xente como xa empezamos a facer na pandemia", asegura y subraya que «de momento non imos decidir nada sobre os prezos ata que acabe o ano, despois decidiremos se haberá que repercutir as subas no cliente, co que iso pode conlevar".

De las restricciones a la escalada de precios
Comentarios