sábado. 18.09.2021 |
El tiempo
sábado. 18.09.2021
El tiempo

Recién llegar y triunfar

Jesús Míguez, en la terraza de su restaurante, en Cantarrana (Covas). JOSÉ Mª ÁLVEZ
Jesús Míguez, en la terraza de su restaurante, en Cantarrana (Covas). JOSÉ Mª ÁLVEZ
Jesús Míguez le puede a la pandemia a pesar de que su restaurante de Covas, Fumeiro, ha sido el último en abrir en Viveiro

Agosto ha sido un gran mes para la hostelería mariñana. Quien más quien menos ha facturado a gran nivel en unas circunstancias en que el turismo nacional ha resultado un "maná". Cierto que algunos no podían fallar y parecen salir reforzados ante la clientela y con moral para los próximos meses. Es el caso de Jesús Míguez, con raíces en Area y que no puede considerarse un profano del ramo pues ha tenido responsabilidad muchos años en él, pero apostó recientemente por su propio negocio en Viveiro.

"Levo dous anos aberto —explica– e logo de meternos na pandemia creo que en liñas xerais este foi o mellor verán, porque houbo moita xente". En la zona, muy turística, resultó evidente que su esquina fue de las que mejor funcionaron desde el mediodía a la noche en una ubicación que ya tenía cierto prestigio con los pescados y mariscos. "Buscaba un sitio que me gustase pero non tiña un predilecto; aínda así necesítanse cousas en Covas como máis limpeza polas rúas ou ampliar o estacionamento, aínda que agora van abrir unha zona nova para aparcar", dice.

Lo fundamental hoy: "É imprescindible contar cunha boa terraza"

Adaptarse a la nueva realidad ha sido lo fundamental. Y lo fundamental frente al covid es tener terraza, aunque haya que cruzar la calle. "Agora en calquera negocio de hostalería é imprescindible ter terraza, a xente pide primeiro terraza e despois o resto", recalca.

A continuación no estaría el buen tiempo para atraer clientes puesto que no acompañó el verano revuelto, a pesar de no haber lluvia. El otro as en la manga está en la cocina y el producto porque este verano los visitantes llegaron con ganas de pescado a la brasa, preferiblemente con piezas enteras, y algo de marisco como entrante.

"Agora o que tira da parrilla, o peixe de moda da baixura é o San Martiño, e despois un pouquiño de todo porque as ameixas e as nécoras apetecen moito, aparte de lubrigante", explica. Su fuente de suministro son las lonjas de Celeiro y Burela y los consumidores habituales del verano los madrileños, vascos, asturianos...

Cocina: Los pescados a la brasa y el marisco, su punto fuerte

Tampoco ha pasado desapercibido que en la demostración culinaria y degustación de productos realizada en los jardines de Noriega Varela, en Viveiro, se eligiera para el 'Saborea a túa provincia' de la Diputación el plato que preparó el chef del Fumeiro Michel Cociña a base de merluza de Celeiro salada y curada con salsa vizcaína de sus callos.

Ha sido un verano intenso. "En xullo e agosto —explica Míguez—, fomos 11 persoas, entre cociña e camareiros. Pero aínda que teñas persoal, na temporada alta tes que estar moi pendente de todo». Dice que por el momento no se planea otros retos: "Non teño tempo para máis, o meu proxecto agora é estar quietiño e traballar o que se poida".

Pandemia: No nota menos dinero en los bolsillos y el cliente se adapta

Asegura que la mayor parte del turismo en Viveiro proviene de Madrid pero este verano ha estado mucho más repartido con el de otras comunidades. Su pronóstico para los próximos meses es que mucha gente repita porque "hai moita segunda vivenda" y porque cree que Galicia va a recibir cada vez más turistas. "Aquí as praias e o clima son bos, non chove como se viña dicindo e hai outro tipo de opcións para ver e pasar as vacacións", argumenta. En buena medida, resulta un alivio tras los duros y desconcertantes meses vividos con las restricciones para contener el covid-19.

"Tíñanse que mellorar moitas cousas pero non se fixeron e fomos os hostaleiros os sacrificados. Pasámolo moi mal porque levábamos un ano sen poder atender aos clientes como é debido. Agora necesitamos que acerten coas medidas de prevención e, sobre todo, confiamos no feito de que a maioría da xente está vacinada e isto vai mellorando pouco a pouco".

En su opinión, el invierno será largo pero espera que sea para mejor, no solo en la hostelería sino para todos los sectores y la economía mariñana. "Veremos a ver se aparecen rebrotes, esperemos que non sexa así", confía. Por ahora, asegura que no notó menos dinero entre los clientes: "Hai público para todo e a xente adáptase".

Recién llegar y triunfar
Comentarios