Lunes. 22.10.2018 |
El tiempo
Lunes. 22.10.2018
El tiempo

Un reino llamado Mondoñedo

Mercado Medieval de Mondoñedo. J.M. PALEO
Mercado Medieval de Mondoñedo. J.M. PALEO

El Mercado Medieval retrotrae al medievo a los mindonienses con miles de personas ataviadas de época y espectáculos que van desde las justas y torneos hasta la cetrería y las actuaciones con fuego

Con un sol de justicia -que complicaba al mismo rey Alfonso XI llevar sus ropajes- y con las empedradas calles mindonienses a rebosar, se vivía este sábado el principal día del mercado medieval, con el que los mindonienses regresan al medievo y recrean el momento en el que el monarca les concedió el título de ciudad.

Para Ángel Marful, el Rey Alfonso XI, este fin de semana es sumamente especial. Cual si se tratase de una Cenicienta, deja de lado su oficio de ferretero para convertirse en el monarca leonés. "El año pasado tuve que ir al hospital por una especie de golpe de calor, pero merece la pena el esfuerzo", confesaba ayer bajo su capa y su corona, sin abandonar en ningún momento el protocolo y eso pese a que posiblemente fuese la edición más calurosa de las 22 que lleva celebrándose esta fiesta de Interese Turístico Galego.

Al igual que él, la reina y pajes como Marcos Martínez, representan a la perfección su papel en este viaje en el tiempo que llena Mondoñedo, en torno a esta atracción turística que supone el mercado. Eso sí, el monarca apostilló que no vino a caballo porque "no sería cómodo para andar por las calles de Mondoñedo".

También fueron cientos las personas que asistieron este sábado a la cena medieval y a la popular y mágica queimada de medianoche

El acto de apertura del mercado corrió a cargo de la escuela de música, la noche del viernes. Sus integrantes, acompañados de músicos de otras agrupaciones de Lugo y de la de Souto Xímaro, representaron en la Praza da Catedral la obra "O amor de Afonso Reimúndez". Y si de amor se trata, cabe destacar la celebración de las bodas medievales que por ejemplo este mediodía se podrán ver durante el festejo.

PROGRAMA. El mercado continúa hoy con sus puestos de artesanía apostados por la ciudad, con espectáculos de cetrería y el habitual reparto gratuito de torreznos y pan en la Praza da Catedral.

Por la tarde, Mircromina Títeres animarán la jornada, al igual que los harán los artistas de Circocido y los músicos, hasta que a las diez de la noche, el fuego sea el protagonista con la actuación denominada Fire Performance.

En el principal día del evento, ayer sábado, un sol casi abrasador animó más si cabe esta cita. Sin un soplo de aire fresco, en una jornada calurosa, el olor de los asadores era palpable y los mindonienses invitaban en sus casetas a comer y beber, haciendo gala de su hospitalidad.

Llama la atención lo involucrados que están, tanto los vecinos, como los veraneantes y sus invitados, e incluso algunos visitantes a la cita, porque prácticamente todo el mundo va ataviado para la ocasión por las calles de la ciudad, haciendo alarde de buen gusto en la confección de trajes y de tocados de época.

Un colaborador habitual de la fiesta, Ramón Montenegro Espina, fue el encargado de leer el pregón de esta edición, en una mañana de visitas reales, en la que también hubo nombramientos de caballeros y de nobles damas.

Las exhibiciones de cetrería contaron con un sinfín de espectadores y el grupo Souto Xímaro amenizó la sobremesa con sus sones medievales.

No faltaron los malabares y los torneos y las justas protagonizados por especialistas en hípica.

Resultaba difícil caminar por las calles que rodean al consistorio, quizás solo en la Praza da Catedral se encontraba algún respiro; tal era el volumen de asistentes a la cita de este año que el Concello se encargó de promocionar y dar a conocer en distintos lugares, como Madrid y Santiago de Compostela. Y cada año demuestra que en efecto se trata de un recurso turístico de primer orden para Mondoñedo y una oportunidad inmejorable para divulgar su patrimonio. Además, muy pronto estará lista la restauración de su antigua catedral.

También fueron cientos las personas que asistieron este sábado a la cena medieval y a la popular y mágica queimada de medianoche.

Un reino llamado Mondoñedo
Comentarios