domingo. 19.01.2020 |
El tiempo
domingo. 19.01.2020
El tiempo

Reclaman un segundo cuidador para el aula de educación especial de Foz

Alexia, con su madre, Fernanda, en la tarde de este viernes. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Alexia, con su madre, Fernanda, en la tarde de este viernes. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Una niña con síndrome de Fires no va a clase al necesitar una atención continua

"Alexia es feliz, pero su sonrisa se apaga cuando, un día más, no puede empezar las clases". Así comienza el desgarrador relato de Fernanda Casabella, la madre de la niña alfocense, de quince años diagnosticada de Síndrome de Fires, una enfermedad que implica una atención continua las 24 horas del día, motivo por el que no ha podido estrenar el instituto, ya que el aula de educación especial que funciona en el IES Foz solo cuenta con un cuidador, lo que para la progenitora es claramente insuficiente. 

"Con Alexia, son cuatro chicos, dos bastante autónomos, pero hay otra niña que es dependiente total, con lo que la cuidadora no podría atender a ambas si Alexia sufriera una crisis", asevera la madre, quien recuerda que "los ataques son impredecibles y siempre tiene que haber alguien con ella, hasta para dormir", explica. 

De hecho, tras acudir a la presentación del curso el pasado día 16 "tuvo un ataque en casa a la hora de comer y suerte que había una vecina que me echó una mano, porque con las convulsiones puede golpearse y hay que ponerla de lado para evitar que se ahogue", explica la madre, que lleva diez años viviendo por y para su hija. "Han sido años de lucha, sufrimiento, noches sin dormir, estimulación, hospitales, cambios de medicación y muchas crisis epilépticas, tantas que he perdido la cuenta, pero Alexia es feliz", relata su madre, que no puede arriesgarse a que sufra una crisis sin contar con personal a su lado, por lo que ha optado por no llevarla al centro hasta que se le asigne un segundo cuidador. 

El refuerzo llegará en días, confirma Educación

"Hice un escrito al instituto y hablé con el inspector de zona, que ha sido muy receptivo y que ha hecho un informe positivo, porque ya conoce el caso de cuando la niña estaba en el colegio de Alfoz, donde sí contaba con cuidador y también lo tiene ahora en el taxi que la lleva hasta el centro focense", explica Casabella, quien reclama que la situación no se prolongue demasiado en el tiempo. "Lo único que pido es que se agilicen los trámites para que la niña pueda empezar cuanto antes, porque lleva quince días en casa y eso le genera una situación de estrés que le resulta muy perjudicial". 

Unos trámites que ya están en marcha, según la Consellería de Educación, desde donde confirman que está autorizada una segunda cuidadora y que su incorporación está prevista a "principios da próxima semana". 

Un deseo que la familia confía en que se cumpla para que Alexia vuelva a sonreír.

Reclaman un segundo cuidador para el aula de educación especial de Foz
Comentarios