Continúa la búsqueda de la mujer que padece alzhéimer desaparecida en Fazouro

Un dron con cámara térmica y unidades caninas se suman al operativo
Participantes en la búsqueda de la mujer desaparecida. JM PALEO
photo_camera Participantes en la búsqueda de la mujer desaparecida. JM PALEO

La desaparecida en Foz. EUROPA PRESSPerros de la Unidad Canina de Rescate de Salvamento de Galicia (Casaga) se han sumado en la mañana de este martes a la búsqueda de M.J.C.R., la mujer de 69 años que padece la enfermedad de alzhéimer que falta de su domicilio en Morgallón, en Fazouro (Foz), desde media tarde de este domingo día 3.

Según han informado a Europa Press fuentes del dispositivo, sobre las 9.00 horas de este martes ha comenzado un nuevo rastreo centrado, por una parte, en la zona donde se halló ropa y un pañal de la desaparecida. Precisamente en esa área trabajará únicamente la unidad canina.

Mientras, el resto del operativo, formado por patrullas de la Guardia Civil, efectivos de Protección Civil y otros, rastreará la parte baja de la carretera que va hacia el mar.

Un dron con cámara de vigilancia térmica de la Axencia Galega de Emerxencias (Axega) y unidades caninas de la Guardia Civil reforzaron ya este lunes por la tarde la búsqueda. La unidad aérea de la Guardia Civil, cuerpo que coordina el operativo, desplazó por la mañana un helicóptero desde A Coruña para apoyar las labores, así como al equipo cinológico de Ourense con un perro que rastreó la zona todo el día, y varias patrullas de la comarca para tratar de hallar a Maruja.

La desaparecida es de complexión delgada y mide 1,60 metros, aproximadamente. Al parecer, el domingo la vieron cerca de una fuente y después se dirigió por un camino hacia el monte. Al no ser la primera vez que falta, pensaron que habría ido a unos montes de su propiedad, dada su dolencia. Eso hizo que la batida inicial se dirigiese a ese punto, lo que permitió localizar parte de la ropa de la mujer —una chaqueta y un pantalón—, de la que presumiblemente se despojó al pasar por la pista de O Raxal.

Los operarios de Gestagua también se sumaron a la búsqueda. PALEO

Parte de los medios de emergencias desplegados en la zona mantuvieron la búsqueda toda la noche de este domingo al lunes pasado, aunque ese esfuerzo no dio los frutos deseados.

En el dispositivo también participa un buen número de vecinos trabajadores municipales, como personal de obras; de la empresa Gestagua, agentes de la Policía Local de Foz e integrantes de Protección Civil, según confirmó el alcalde, Fran Cajoto, quien se ha sumado a la búsqueda y movilizó a los agentes ya el domingo pese a no tener servicio. A ellos se unieron efectivos del GES de Cervo y este lunes por la tarde los bomberos de Barreiros.

Uno de los primeros obstáculos que tuvieron que salvar los integrantes del operativo de búsqueda el domingo fue la falta de visibilidad, dado que cuando recibieron el aviso ya anochecía. Esto les obligó a emplear linternas para recorrer los caminos, en los que no se perdieron al funcionar el GPS y existir cobertura de telefonía y satelital en la zona. Se adentraron todo lo que pudieron en el monte, pero sin resultados, aunque confían en poder hallarla con vida, ya que la noche del domingo al lunes no fue especialmente fría. Hasta el mediodía de este lunes estimaban que habían peinado más de 20 hectáreas. Por el entorno existe una casa abandonada de difícil acceso, pero se descarta que la mujer pudiese dirigirse a la misma.

El rastreo cubrió más de 30 kilómetros, según el jefe de la Policía Local, Jesús Amor Prieto. "É unha zona forestal complicada, difícil de visualizar para o dron e o helicóptero, pero mirouse dende o Raxal ata Nois pasando por Brea, Trasmonte e hacia o condado de Fontao, e tamén cerca da ría", además de revisar el entorno de tres casas de Maruja.

Reunión de coordinación de los servicios que participan en el rastreo por Fazouro. J.M. PALEO

SIN INDICIOS. El principal problema de los buscadores es que la mujer no habla, por lo que se considera difícil que pueda solicitar auxilio y más aún responder a las llamadas. Son conscientes de que con el paso del tiempo puede debilitarse y perder la conciencia, por lo que suponen que puede estar sentada o tumbada en algún punto indeterminado, ya que piensan que a su edad y con su dolencia tampoco puede caminar muchas horas. También se desconoce si pudo sufrir una caída.

La jornada concluyó sin nuevos indicios que pudiesen conducir a su paradero. Este martes retomarán la búsqueda a las ocho de la mañana y está prevista la incorporación de la asociación Casaga con unidades caninas, cuya colaboración se solicitó este lunes a través de la Xunta.

El operativo solo paró este lunes hacia la una y media de la tarde para comer, reanudándose el rastreo a las tres, cuando se reforzó con nuevos medios. La Policía Local solicitó colaboración a cualquier persona que pudiera haber visto a esta mujer, dado que es esencial acelerar la localización en las primeras horas de la desaparición.