Que el ritmo no pare, ahora que vuelve a sonar

Las pequeñas formaciones musicales viven con entusiasmo el retorno de las citas de menor formato, en las que hacer disfrutar es cosa suya
Gabriel Prieto González y José Ramón Alonso son los integrantes de Nuevo Ritmo. JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera Gabriel Prieto González y José Ramón Alonso son los integrantes de Nuevo Ritmo. JOSÉ Mª ÁLVEZ

La recuperación de la fiesta es un hecho y es un mundo tan amplio que tienen cabida desde las grandes orquestas a las pequeñas formaciones, que parecen estar viviendo un nuevo boom, porque son muchas las comisiones que se animan con las verbenas en sitios pequeños y hay mucho evento también de interior para el que se ajusta mejor el presupuesto. Dos dúos, femenino y masculino, y dos cantantes individuales, también chico y chica, porque la paridad en este sector es clara, se animan a contar su vuelta a la pista y que el ritmo no pare.

Sello mariñano

Lara Rodríguez y Silvia Campos crearon en 2018 el grupo Zafiro, sello cien por cien mariñano, pues surgió en Viveiro de la forma más curiosa. "Le pedí ayuda a Silvia con las canciones cuando me presenté como recanteira por A Mariña para el programa Luar y la conexión fue buena, así que dejamos las orquestas y apostamos por hacer algo más tranquilo", cuenta Lara sobre la creación de un grupo que antes de la pandemia anunciaron que se transformaría en trío, pero las vueltas de la vida las ha dejado a los dos como al inicio, y encantadas que están con su relación personal y profesional.

Lara Rodríguez y Silvia Campos son Zafiro. EP
Lara Rodríguez y Silvia Campos son Zafiro. EP

Una complicidad que vuelcan sobre el escenario y ya son varios los eventos a los que acudieron en los últimos fines de semana, señal de que la cosa funciona y señal también de que el que nace para la música luchará contra viento y marea para dedicarse a ella.

Por ello, dejar atrás los dos años en dique seco por el covid es una ilusión que comparten dentro y fuera del escenario. "La gente se animó a hacer fiestas al relajarse las restricciones, pero están siendo muy responsables y los mayores bailan con la mascarilla puesta", reitera la más joven del dúo Zafiro, de 21 años, que alterna la música con sus estudios de Trabajo Social. "Se compatibiliza bien y solemos trabajar por la zona, porque además el público de A Mariña es muy agradecido", aunque hacen bolos por diversas partes de Galicia.

Zafiro: "El público de A Mariña es muy agradecido y tenemos un repertorio adaptado a personas de diversas edades"

A sus actuaciones acuden con un repertorio muy variado y hacen "temas de baile un poco para todas las edades, aunque es verdad que tenemos mucho público adulto y nos adaptamos a lo que les gusta y también aceptamos peticiones de canciones que nos piden", cuentan desde Zafiro, un nombre que fue un auténtico quebradero de cabeza, pues le dieron "muchas vueltas hasta que llegamos a las piedras preciosas y nos gustó, porque además nos encanta el color azul", cuenta la miembro del dúo, cuyas integrantes suelen combinar vestuario.

Tres meses juntos

Gabriel Prieto González y José Ramón Alonso son los integrantes de Nuevo Ritmo, una formación que arranca después del covid en formato dúo tras haber pasado por varias versiones tras dar por concluido su alma mater, Gabi, su camino con grandes orquestas.

"Por la situación familiar, pero más por la empresarial, dejé las orquestas porque me hacía pasar semanas enteras fuera, a veces incluso meses, y tengo una firma de construcción que no podía descuidar", dice el músico, quien recuerda que cuando paró con la orquesta fundó un trío, que quedó luego en dúo y finalmente estuvo él solo durante los últimos seis años, cuatro si se descuenta el parón del covid. "Al volver a arrancar ahora se sumó un compañero con el que ya estuve en las orquestas y llevamos tres meses", asevera.

Nuevo ritmo. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Nuevo ritmo. JOSÉ Mª ÁLVEZ

Un tiempo que parece poco pero que ya les ha permitido ver "que la cosa está empezando a moverse", un retorno del que se congratula, pues "el parón que nos tocó vivir fue tremendo para todos, pero quizás el sector de la música fue el peor parado", cuenta Gabriel, quien no oculta que "hay gente que lo pasó muy mal, pues las ayudas fueron llegando aunque no a todo el mundo y las facturas hay que seguir pagándolas". Una situación que llevó a algunos compañeros a abandonar la profesión y apostar por otras salidas, "y yo que tengo contactos con jefes de orquestas sé que están buscando músicos y cantantes", asevera.

Nuevo Ritmo: "Hay muchas horas de trabajo que nadie ve y fechas señaladas en las que no puedes estar con la familia"

El dúo ensaya en Ribadeo, donde Gabriel vivió muchos años, aunque ahora reside en el Occidente asturiano, más cerca de donde nació y desde donde muy pequeño se despertó su vena musical, sin que hubiera antecedentes en la familia. "Nací en una zona de montaña e iba con mis padres con el ganado y le daba la vuelta a todos los cubos para hacer percusión y cuando iba a las verbenas podían dejarme delante del palco y olvidarse de mí porque sabían que de ahí no me iba a mover", cuenta como anécdota Gabriel, que a los catorce años ya debutó en orquestas profesionales, "algo que hoy sería impensable", dice.

Nuevo Ritmo tiene fechas contratadas para muchos fines de semana, "los sábados todos y ya tenemos algunas cerradas para agosto y septiembre", una señal de que las fiestas vuelven y Gabriel aprecia un mejor comportamiento en la gente. "Yo creo que están más positivos, con ganas de salir de casa y divertirse, pero muy respetuosos", manifiesta.

El profesional pone el acento "en las muchas horas de trabajo que casi nadie ve" que hay detrás de una formación musical, que en su caso combinan los pasodobles, las cumbias y las rancheras con un repertorio pop, pensando en un público más joven.

Unas actuaciones con las que disfrutan al máximo y buscan que la gente se divierta, aunque bien sabe Gabriel que hay fechas complicadas. "Hay días señalados, en verano, Navidad o Fin de Año en la que no puedes estar con la familia, aunque yo tengo que decir que he tenido mucha suerte con mi mujer, que es la que más me empuja y me anima a seguir", asevera el músico.

De estreno

Javier Loureiro Uriz, Javi Show. AEP
Javier Loureiro Uriz, Javi Show. AEP

Javier Loureiro Uriz, Javi Show, es un músico de Guitiriz que se estrenará este viernes en la comarca mariñana con una actuación en el restaurante O Frenazo, en Alfoz. Una puesta de largo que para él es también el retorno a unas esperadas fiestas y eventos que se van recuperando tras el parón del covid, algo especialmente importante en gente que se dedica profesional y exclusivamente a la música y que alterna estos espectáculos con la impartición de clases de gaita por diferentes localidades, entre ellas Viloalle, en Mondoñedo. A unas horas de presentarse en la comarca, Javier confía en su profesionalidad y sus muchos años de experiencia para dejar a la gente contenta y confiando que de esta primera cita puedan surgir otras muchas en A Mariña,

Lleva muchos años en el mundo de la música, la mayoría con orquestas, pero apostó por ir en solitario al notar que se iba perdiendo la esencia de la música de siempre. "Non teño nada en contra do latino, pero a min gústame máis esa música de baile de toda a vida, son un músico da terra e defendo as miñas raíces", explica el artista, quien a los ritmos más apegados a la tierra suma pasodobles, cumbias o bachatas dentro de un completo repertorio que va variando en función del público, ya que el principal objetivo es que lo pasen bien. "Cando ves que a xente se está divertindo e aplauden é o culmen de todo" y recuerda la importancia del baile en las emociones, porque "é unha terapia moi grande".

Javier Loureiro: "Ver que a xente se divirte e o culmen de todo e o baile é moi importante porque é unha boa terapia"

En su caso, apostar por la música le ha hecho perder muchas cosas, pero también ganar una importante: dedicarse a lo que le gusta y lo hace lejos de los circuitos convencionales, pues "son ata o meu propio representante", cuenta, recordando que lo hace todo solo en un espectáculo en el que casi toda la música es en directo, aunque cuenta con pistas enlatadas para algunos temas. Javier toca varios instrumentos, entre ellos la gaita, el acordeón o el saxo y tiene un escenario para fiestas al aire libre.

Ilusión

Verónica Cambón. EP
Verónica Cambón. EP

Con "moita ilusión por empezar de novo" está Verónica Cambón, lucense que actuó el pasado fin de semana en Ourol dentro de una de las treinta actuaciones que tiene ya confirmadas. "A verdade é que dende xaneiro xa se está movendo a cousa", manifiesta y reconoce que ha tenido muchas llamadas de gente interesada en saber si seguía trabajando, sobre todo de gente más mayor que la sigue menos en las redes, donde es muy activa y cuenta con muchos seguidores jóvenes.

Unas actuaciones que encajan bien en eventos privados, tanto en interiores como al aire libre, pero también compartiendo escenario con orquestas más grandes, como complemento, recuerda la joven artista, que empezó con 18 años y lleva quince en un mundo en el que se inició presentándose a festivales de la canción y actuaciones en televisión. "Estudei Comunicación Audiovisual, pero a verdade é que non me dediquei profesionalmente porque non me enche como a música", cuenta sincera.

Verónica está sola dentro y fuera del escenario, "son dende técnico de montaxe a chofer, pero como lle poño tantas ganas non me pesa tanto", bromea. Unas ganas que también vuelca micrófono en mano con una potente voz, "porque a alegría completa é que queden contentos. A verdade é que a xente ten ganas de festa e para min tamén é revivir".

Verónica Cambón: "Pasei de ter 110 actuacións a 0 por mor da pandemia, pero xa dende xaneiro se está a mover a cousa"

La cantante se dedica profesionalmente a la música, por lo que el covid fue un duro golpe. "Nunca pedín o paro e tiven que facelo telematicamente cando estabamos pechados", recuerda contenta de que lo peor haya ya pasado. Para entender lo que puede significar en la vida de una persona una situación así basta con su ejemplo: "Pasei de ter 110 actuacións en 2018 a ter 0", asevera sobre su último año en activo, pues 2019 fue el de su segundo embarazo.

Precisamente, conciliar es algo más fácil en su caso, pues "pola semana estou cos nenos xa que as actuacións adoitan ser nas fins de semana e sempre procuro coller na provincia ou na costa de Coruña e como son a miña propia xefa xa reservo os días cando teño algún compromiso familiar", reconoce una cantante a la que le gustan los retos y se enfrentará en breve a uno entrañable: cantar clásicos de Disney en una comunión. "É a primeira vez que me piden algo así, aínda que si teño cantando en vodas", reconoce Verónica.

Comentarios