sábado. 29.01.2022 |
El tiempo
sábado. 29.01.2022
El tiempo

¿Qué fue de... Pancho Campos?

Pancho Campos, expresidente de la asociación O Tesón. JM ÁLVEZ
Pancho Campos, expresidente de la asociación O Tesón. JM ÁLVEZ
Sería marinero antes que fraile de no ser porque nunca fue fraile, y eso que pasa gran cantidad de tiempo en archivos eclesiásticos por su gran afición a la historia. Es una pasión que no quita que estuviese en la fundación de la asociación vecinal O Tesón o colabore con el colectivo Os Espigueiros

Pancho Campos recorrió el mundo entero como marino mercante que fue. Puertos simbólicos de los que guarda recuerdos variopintos. Buenos, malos y regulares. Pero una vez que tomó tierra, se sumó a una amplia serie de movimientos vecinales y el tiempo libre le permitió dedicarse a aficiones como un diccionario que empezó vinculado al mundo marino, pero que de momento sigue pendiente.

Campos fue fundador de la asociación de vecinos O Tesón de Ribadeo y también uno de los integrantes de la Plataforma Prorresidencia de Mayores porque por algo es ribadense de los de la Fonte dos Catro Caños. Empuja lo que puede en la lucha por las pensiones y colabora en las actividades de Os Espigueiros de San Miguel de Reinante.

Destaca el gran trabajo que hacen entre todos y la hermandad que surge en las actividades que llevan a cabo

Dice que todo eso y más sigue siendo muy necesario porque está convencido de que se pueden perder muchos de los derechos que tanto costó conseguir. "E os pobos necesitan socialización, que é algo que por exemplo facemos nos Espigueiros, en San Miguel, que é coma unha irmandade, cunha relación case íntima entre os membros. É moi agradable, e hai que pensar que eso dase malia que alí hai xente con ideoloxía política moi distinta, pero ao estar na trincheira todos xuntos, as cousas acaban por verse de xeito distinto. Ese pensamento que levan a cabo os políticos de tentar profesionalizar un servizo público, aí non se dá, e iso para min é fundamental".

No es una experiencia como la de la asociación que presidió, O Tesón, en Ribadeo: "Eramos catro na directiva, e para facer unha asemblea non aparecía ninguén. Nunca tivemos ningún tipo de problema para cobrar os recibos. A xente pagaba sen problema, pero houbo problemas mesmo para darme de baixa como presidente porque non había xente para pasar o relevo, nin ás reunións ían".

Pancho Campos no se rinde nunca y asegura que hay que seguir luchando por lo que se logró y por recuperar la interacción social

Con todo, bajo su punto de vista la asociación O Tesón "non debera desaparecer porque en Ribadeo hai moito que facer á marxe da política, precisamente para incentivar ao político, para azuzalo máis ben, para sinalarlle as cousas que é necesario facer. Foi algo que nos pasou cando falamos das vidrieiras que se tiraron no cemiterio. Aquilo foi unha burrada, e menos mal que fixeron unhas parecidas, nin por asomo da categoría das que había, pero bueno, algo se correxíu".

Pancho Campos, expresidente de la asociación O Tesón. JM ÁLVEZ

También dice que con ellos se impulsó la opción de preguntar en los plenos "que é algo trascendental, porque queda por escrito o que di cada quen, e iso despois é moi útil". En general recuerda que las asociaciones vecinales tienen bastante más margen de maniobra que los partidos políticos, donde "hai unha disciplina de partido que tes que cumprir e non che queda outra. Podes ter moitas ideas, pero ao final, vén sendo un sistema ditatorial do que é complicado saírse. Realmente non se elixe case nada. Nin as listas. Un día aparecen feitas. Quen as fixo? Pois entre catro, que soen ser os de sempre".

Un ejemplo de presión vecinal con futuro es el que hacen los pensionistas "porque representan un colectivo amplísimo de xente. Se artellan unha causa común, poden poñer e quitar a quen queiran. Está claro que non todos votan o mesmo, pero son moi importantes".

Los colectivos vecinales los ve como espacios mucho más libres que los partidos por su disciplina interna

Y así este jefe de máquinas que anduvo a bordo de gaseros, quimiqueros y petroleros durante dieciséis años y al que el corazón retiró en A Coruña sigue sin un segundo libre. Ahora con temas familiares pero, si no, comunitarios: "Hai que seguir dándolle, sempre".

¿Qué fue de... Pancho Campos?
Comentarios