lunes. 17.01.2022 |
El tiempo
lunes. 17.01.2022
El tiempo

¿Qué fue de... Bonia Martínez?

Bonia Martínez. EP
Bonia Martínez. EP
Pasó de ser la número 2 del PP a la clave para echarlo de la alcaldía por primera vez en democracia en Riotorto. Lo hizo tras liderar un partido ya desaparecido en el municipio Terra Galega, con el que fue teniente de alcalde. Tras una salida turbulenta de la política sigue con su profesión de abogada

A caballo entre Lugo y Meira, Bonia Martínez Irimia continúa con una profesión de abogada que nunca llegó a abandonar, ni siquiera cuando se convirtió en un torbellino político del que ahora reniega hasta el punto de casi no reconocerse en alguno de los enormes terremotos que generó en Riotorto. Dice disfrutar mucho más de su familia y de sus hijos adolescentes, algo que no podía hacer cuando era un cargo público "e non tiña case tempo libre, porque había que estar case sempre dispoñible".

Pero Bonia Martínez pudo haber tenido un recorrido político importante porque era la número 2 de José López Cabodevila, un político que aseguraba que daba sus últimos coletazos como alcalde. Ella no llegó a creérselo y abandonó el PP para integrarse en un partido de corto recorrido y que hizo cierto daño al PP, Terra Galega. Con ellos consiguió los 227 votos que le sirvieron para salir electa como concejala y, con la suma de los cuatro del BNG y otro más del PSOE, desplazar de la alcaldía al que había sido su mentor.

Asegura que ahora no se reconoce en mucho de lo que hizo, que que entonces "cría que era o que había que facer" 

Formó un tripartito en el que hubo de todo y pese a las polémicas casi continuas dice que "o recordo que gardo é bo. Aprendín moito porque cando estás dentro ves como funcionan as cousas, que realmente non sabes como van. Así que lembro ese tempo como unha etapa de aprendizaxe. Non repetiría, pero a verdade é que non me arrepinto".

RIOTORTOtegaDice que una cosa buena que tuvo su paso por la política fue que "me permitiu coñecer a moitos veciños, algo que foi moi agradable". Pero dice que ahora su situación personal "é moi diferente. O traballo non me permitiría volver á política e tampouco a miña situación familiar".

Sobre los tormentosos episodios que protagonizó, cree que "visto agora, faría as cousas de forma diferente, case seguro, pero claro, iso hai que velo no momento no que está sucedendo, non agora que xa pasaron tantos anos. Teño recortes do xornal de todo aquel tempo e a verdade é que me sorprendo moitísimo do que eu mesma fixen e tamén os meus fillos, pero naquel momento entendía que era algo que había facer".

Está encantada de haber dejado la política por el tiempo que le quitaba y porque, dice, "non tiña aspiracións"

Pese a las broncas generadas, dice que la relación que mantiene ahora con los que entonces eran sus compañeros y compañeras de corporación es la misma que tenía: "Non cambiou. Cos que me levaba ben, sígome levando ben. Cos que regular, lévome regular e mal o que se di mal, tampouco me levaba mal con ninguén. Falo con todos. Con Castrín, por exemplo, (José López Cabodevila, el alcalde al que apartó del cargo) teño boa relación, o que pasa é que agora xa hai moito tempo que non o vexo. Pero non temos ningún problema e iso que con el si que houbo momentos moi complicados e unha relación que nalgúns momentos foi moi tensa". Precisamente dice que "sempre estiven a gusto, salvo esa etapa concreta".

De su labor en el gobierno local cuenta que "o paso por un goberno municipal non me sorprendeu demasiado salvo por ver que en realidade as cousas non son como che gustaría que fosen no sentido de que o sistema funciona dun xeito distinto a como debería". Entre esa sensación y su turbulenta salida recuerda que "en canto marchei, desde o primeiro momento, desvinculeime por completo e agora non sigo absolutamente nada de nada e sempre estiven encantada de deixalo. Sigo facendo o que sempre quixen e, ademais, nunca tiven ningún tipo de aspiración de medrar en política", concluye.

¿Qué fue de... Bonia Martínez?
Comentarios