jueves. 09.12.2021 |
El tiempo
jueves. 09.12.2021
El tiempo

El pulso social retorna poco a poco a los bares mariñanos

Clientes del bar Lozano (arriba), del Morrigan, Ruanova y de A Curva. PALEO
Clientes en un bar. PALEO
Las reuniones, los días de tapeo o las partidas de cartas vuelven a celebrarse en estos establecimientos después de un año y medio 

Los bares y restaurantes vuelven a parecerse cada vez más a lo que eran antes de la pandemia. A la espera de que finalice el control de aforos y las barras vuelvan a llenarse de bullicio, estos establecimientos recuperan poco a poco su función social, la que se ha visto más afectada por las restricciones del último año y medio.

Durante este tiempo, hubo que hacer números para quedar con amigos, las cenas grupales se convirtieron en un quimera, desaparecieron las jornadas de tapeo e incluso las tardes de partidas de cartas pasaron a mejor vida.

undefined

Parece que, paulatinamente, toda esta actividad social se va recuperando. Junto a esta vertiente social, durante el confinamiento, muchos repararon en la importancia de los bares y restaurantes que se sitúan en los márgenes de las carreteras como servicio para trabajadores y camioneros, quienes de un día para otro se quedaron sin lugares en los que parar simplemente a tomar un café o llevar un plato de comida caliente a la boca.

El público de estos negocios suele ser muy heterogéneo a lo largo de la jornada, pero por el trato, la ubicación o la calidad de lo que ofrecen, acaban siendo referentes en sus zonas para los propios vecinos y todo tipo de clientes.

"Abrimos ás sete da mañá e entre semana temos os traballadores que toman o cafeciño pola mañá, a mediodía un pouco os viños e logo, a partir das sete da tarde, veñen tomar as cañas de despois de traballar", explica María Isabel Basanta, propietaria desde hace 18 años del bar Ruanova, en Magazos (Viveiro).

"Temos moita variedade de clientela, desde os que toman o café pola mañá cando van camiño do traballo, ao grupo de xubilados que o fan a mediodía, os traballadores, viaxantes e demais que veñen comer o menú do día e logo a última hora xente que coincide tomando algo despois do traballo. Ao longo do día imos tendo xente moi distinta", confirma Luisa Lamas, que regenta desde hace casi tres lustros A Curva, en el barrio vivariense de Xunqueira.

Una dinámica similar viven a diario en el Morrigan de Lourenzá. Aunque no están en una vía con un volumen de tráfico elevado, aprovechan su ubicación céntrica y la presencia del Camino.

"Abrimos moi cedo, ás cinco e media da mañá, e pola semana traballamos moito os cafés. Este verán notáronse moito os peregrinos, que saían ás sete dos albergues e aproveitaban para almozar. E logo veñen os traballadores que xa son clientela fixa. Á tarde temos os habituais de cañas e viños. O bar non perdeu a función social de quedar con amigos e compañeiros", atestigua Michael Sante, al cargo de la cafetería desde hace doce años. Este aspecto permanece, a pesar del covid. "A xente vén porque saben que aquí sempre van atopar a alguén coñecido co que falar ou tomar algo", indican desde A Curva.

"A xente afíxose ás mesas, pero en Galicia somos moito de barra e cando se poidan xuntar varios, volverám"

Los pinchos o las tapas son en la mayoría de los casos factores que animan a la clientela a acudir y que también, consideran, han servido para que esta siguiese siendo fiel incluso en los peores momentos.

"Aínda hai xente, sobre todo maior, que por medo non saíu da casa desde o ano pasado, pero temos unha clientela bastante fiel, imos traballando ben e os callos lévanme salvado moito", reconoce María Isabel Basanta, del Ruanova, un bar situado en la salida de Viveiro que el domingo recibe a cuadrillas de cazadores, grupos de ciclistas y todo tipo de clientes ávidos de probar los callos.

LA BARRA, AÑORADA. Aunque en Galicia ya se puede usar la barra, muchos restauradores han decidido seguir sin utilizarla porque ven "inviable" hacerlo con las medidas actuales. "Deixando 1’5 metros entre persoa, na miña barra só podería ter tres", lamenta Sante.

A la hora de valorar si su clientela volverá a las barras sin reparos, hay disparidad de opiniones. "Hai xente que está desexando volver. Para a xente que vén máis apurada ou quere tomar un café rápido, é máis cómoda", afirma Miguel López, del Vistalegre de Burela.

"A xente quere consumir na barra, sobre todo nos cafés de pola mañá, e penso que van volver sen problema", confirma Miriam López, empleada del bar Lozano de Celeiro de Mariñaos, en Barreiros. "Algúns creo que están ‘trinando’ por volver á barra porque hai que insistirlles en que non se pode usar aínda", concuerda Montse Castiñeira, de la Taberna de Montse, en Órrea (Riotorto).

undefined

En lo que sí coinciden todos es en el aumento de la carga de trabajo que ha supuesto no poder utilizar la barra. "En tema de facturación non nos influíu, sobre todo porque estivo bastante bo tempo, pero notámolo polo traballo que dá", afirman desde el Vistalegre.

"É moito máis traballo porque temos que saír da barra varias veces para facer un servizo e logo hai que limpar as mesas e as cadeiras. Baixounos bastante a venda, pero parece que imos repuntando e mellorando", señalan desde el Morrigan, donde añaden: "Están moi afeitos a estar nas mesas, pero en Galicia somos de barra e en canto se poidan xuntar cinco ou seis persoas nela, penso que van volver".

Sin embargo, desde A Curva apuntan que quizá va a costar más cambiar la inercia: "Algúns creo que se adaptaron ás mesas e ao principio vailles resultar raro".

"Pídennos que volva o torneo de tute e pensamos en recuperar o tapeo dos venres, que funcionaba moi ben"

Para combatir la ausencia de barra, algunos apostaron por aumentar las terrazas de sus negocios. "A miña xente acostumouse a non poder usar a barra e libramos pola terraza. Aumenteina un pouco e cubrín unha parte para que a xente non se mollara", afirma la propietaria de la Ruanova. "Aumentamos a terraza a metade máis do que tiñamos antes", coinciden desde el Vistalegre.

Lo que sí no se han recuperado todavía en muchos establecimientos son las partidas de cartas y las jornadas de tapeo, aunque algunos esperan que esta situación se revierta pronto.

"Tiñamos partidas, pararon e agora volven empezar en novembro. Veñen pola tarde, sobre todo xente de 60-70 anos. Toman o seu café e xogan. E algo que botan moito de menos", indican en el Morrigan.

Estas partidas ya las han retomado en el Lozano de Barreiros, aunque todavía a un ritmo más bajo: "As noites dos venres e os sábados tiñamos catro partidas de cartas e unha de dominó. Os de dominó deixaron de vir e de cartas agora temos dúas, cando as hai. A que había pola tarde tamén se perdeu e dubido que se recupere".

Idéntica apreciación tienen en el Vistalegre: "Tiñamos partidas, pero anulámolas de momento e a xente parece que se desacostumou e non ten moitas ganas de volver". Comparten visión con el hostal O Vendaval de Barreiros. "Antes tiñamos dúas ou tres todas as tardes, pero agora xa non veñen xogar pola tarde. Supoño que é por medo ao virus", lamenta su propietario, José Luis Edrosa.

Entretanto, en el bar A Curva se debaten entre recuperar el campeonato de tute y el tapeo. "Non tiñamos partidas todos os días, pero si facíamos un torneo de tute de 16 parellas entre outubro e o Entroido. Pídennos moito que o fagamos, pero aínda non o vemos claro. O mesmo nos pasa co tapeo, co que levábamos pouco tempo, pero estaba funcionando moi ben porque viñan bastantes pandillas. Agora ao mellor volvemos empezar a facelo", relata Luisa Lamas.

MENÚS. Lo que no se ha visto interrumpido por los cierres han sido los menús del día que tanto agradece la gente en carretera. Los locales se han tenido que adaptar para poder seguir acogiendo a todos sus clientes, pero el esfuerzo les ha valido la pena. A Taberna de Montse, pegada a la N-640, y A Curva, en la salida de Viveiro, son dos buenos ejemplos.

"Temos uns clientes fieis, aínda que hai xente que foi reacia a saír neste tempo, e os callos lévanme salvado moito" 

"O noso forte son as comidas e damos unha media de 50 ao día durante a semana. Temos clientes de sempre, mesmo obreiros que veñen desde Meira adrede, moitos camioneiros e algún comercial. Logo, na fin de semana, visítanos moita xente de Asturias. Xuntamos máis persoas ao mediodía do que, desgracidamente, veciños quedan na parroquia. Se hai 20 anos non decidíramos reconverter a taberna nun bar de comidas, hoxe xa estaríamos pechados", analiza Montse Castiñeira.

"A mediodía sempre temos máis xente porque damos o menú. Temos moitos traballadores que son fixos e logo o boca a boca funciona moi ben", afirma Luisa Lamas, de A Curva.

A pesar de que en muchos casos las visitas a estos establecimientos son fugaces, el buen trato y el ambiente familiar acaban por forjar incluso amistades. Así lo que podría ser un simple lugar de paso se convierte en una especie de segunda familia para algunos clientes. A mayores, si dan un buen pincho y los precios son competitivos, el éxito está asegurado.

El pulso social retorna poco a poco a los bares mariñanos
Comentarios