martes. 28.09.2021 |
El tiempo
martes. 28.09.2021
El tiempo

El PSOE ganaría en Viveiro aunque con fuga de votos al BNG y el PP sumaría algún apoyo

Encuesta municipal de Viveiro.EP
Encuesta municipal de Viveiro.EP
Veinte años después de su primera victoria, la izquierda seguiría gobernando el municipio ▶ Las nuevas formaciones surgidas en los últimos años rondarían el 5% de los votos

El PSOE de Viveiro volvería a ganar las elecciones municipales de celebrarse en este momento, en la mitad del mandato, según una encuesta realizada por la empresa Infortécnica para El Progreso, que recoge la intención de voto de los ciudadanos. Eso sí, los socialistas, que ahora cuentan con ocho concejales, podrían perder un edil y quedarse en siete debido al traspaso de votos que se daría hacia el BNG, una formación que podría subir hasta los tres concejales frente a la única representante con que cuenta en la actualidad.

De todas formas, los socialistas siguen convenciendo a los vivarienses después de veinte años al frente del consistorio de la capital mariñana. Desde que en 2003, con Melchor Roel al frente, pudiera formar gobierno junto al BNG y a Izquierda Unida, el PSOE no dejó la alcadía aunque con algún altibajo. En 2007, cuatro años después de los primeros resultados que le permitieron formar gobierno, Roel superó por primera vez al PP con ocho concejales, pero en 2011 se dio un empate técnico en cuanto a número de concejales, a pesar de que fueron los populares los más votados, y los socialistas formaron gobierno con los nacionalistas en un primer momento hasta que se rompió el pacto de gobierno y el PSOE gobernó en minoría. En 2015 y 2019, ya con María Loureiro al frente, lograron ocho concejales, una cifra que podría mantenerse de celebrarse ahora los comicios.

La segunda fuerza más votada en unas hipotéticas elecciones sería el PP, que sumaría un concejal más de los que tiene ahora y alcanzaría los seis, un número que, sin embargo, no lo acercaría a la alcaldía. Desde el último mandato de César Aja, que en 1999 consiguió una aplastante victoria con diez concejales, al PP se le resiste el feudo vivariense. En 2003, la pérdida de dos concejales dejó a Aja en la oposición y en 2007 ya no se presentó dando paso a Guillermo Leal. Sin embargo volvería a aparecer en 2011 logrando mejorar los resultados populares, aunque no recuperó la alcaldía. En 2015, el PP probó con un nuevo candidato, Antonio Bouza, que perdió un edil. Este concejal no lo consiguió recuperar Óscar Rodríguez en 2019 y la formación se mantiene con cinco ediles, aunque su trabajo en la oposición parece que les daría un nuevo representante.

Una labor de oposición que también parece estar valorando la ciudadanía vivariense es la que realiza la única edil nacionalista en la corporación, Miriam Bermúdez, que podría sumar entre uno y dos concejales a su lista en unas hipotéticas elecciones. Bermúdez apareció en la escena política vivariense para devolver la representación al BNG, después de que los concejales elegidos en los comicios de 2015, Bernardo Fraga, Manuel Galdo y Saray Blanco abandonaran la formación.

Fraga y Galdo siguen en la corporación al presentarse en 2019 como independientes con Por Viveiro y lograr dos concejales. Sin embargo, si se celebraran ahora las elecciones podrían perder un concejal y su porcentaje de representación en intención de voto sería del 1,8%. También en pérdida de representación estaría Son Viveiro, que con un 1,8% de estimación de voto podría perder el único concejal que logró en los últimos comicios. Sin embargo, en la práctica ya no cuenta con representación puesto que el edil que logró su acta con estas siglas, Luis Manuel García Otero, abandonó la formación por discrepancias internas.

Estos resultados, que tienen un margen de error sobre el total de la muestra de un 9,12%, según la ficha técnica, podrían variar sustancialmente debido al alto porcentaje de encuestados que indica que no votará o votará en blanco, un 14,5%, y aquellos que no saben o no contestan, que alcanzan el 35,2%.

En base a estos datos, el reparto de fuerzas en la corporación vivariense se mantendría como en la actualidad a diferencia de algún trasvase de votos que, a priori, no pondría en peligro la hegemonía de la izquierda. A pesar de que los populares pueden ganar terreno, no sería suficiente como para poder recuperar la alcaldía y las izquierdas, con el PSOE como partido más votado, seguirían al frente del consistorio, aunque la balanza de fuerzas por abajo sufriría algún cambio.

PSOE
Loureiro se hizo con los votantes

María Loureiro empezó su carrera política a la sombra de Melchor Roel y fue la encargada de continuar su legado cuando él falleció en 2013. Fueron dos años de ‘alcaldía prestada’, que sin embargo, revalidó con creces al ganar dos ediles y pasar de los seis a los ocho, en 2015. Muchos pensaron que era el efecto Roel, pero en 2019 confirmó estos resultados, a pesar del juicio por presunta corrupción urbanística en el que fue absuelta.

PP
En la búsqueda del candidato ideal

El PP lleva años buscando al candidato ideal que le permita recuperar la alcaldía de Viveiro. El último intento fue el fichaje del conocido empresario Óscar Rodríguez, que dio un paso adelante en política para encabezar la candidatura de 2019 tras la renuncia de Antonio Bouza. Su candidatura no tuvo el efecto esperado y los populares mantienen la misma representación de cinco ediles, que ejercen una fuerte oposición.

Por Viveiro
De Galiza Nova a ser independiente

En 2011 el entonces responsable comarcal de Galiza Nova, Bernardo Fraga, fue el candidato del BNG en Viveiro. Fue el año del empate a concejales entre PSOE y PP y sus tres ediles fueron la llave que dio el gobierno a los socialistas, aunque el idilio duró solo un año. Tras los comicios de 2015 y repetir resultado, abandonó la formación y en 2019 presentó una candidatura independiente, con la que llega a acuerdos puntuales con el PSOE.

BNG
Una maestra para recuperar el pulso

Partiendo de no tener representación en la corporación, Miriam Bermúdez, consiguió meterse como representante nacionalista en la corporación en 2019. Maestra de profesión y dentro de los órganos de dirección del partido a nivel local, fue elegida por unanimidad para ser cabeza de lista. En estos dos años ha hecho valer su trabajo en la oposición con numerosas propuestas que defiende en el pleno y ante la opinión pública.

Son Viveiro
Las discrepancias tiraron las siglas

Cuando en 2019 Luis Manuel García anunció que sería cabeza de lista por Son Viveiro ya acumulaba experiencia en la corporación, a la que llegó después de varias dimisiones de concejales que se produjeron en el seno de la formación, que había conseguido un edil en 2015. Después de revalidar los resultados en los últimos comicios, García Otero decidió abandonar la formación y mantener el acta, a pesar de que el partido se la reclamó.

El PSOE ganaría en Viveiro aunque con fuga de votos al BNG y el PP...
Comentarios