martes. 07.07.2020 |
El tiempo
martes. 07.07.2020
El tiempo

La protesta de Alcoa llega el miércoles a la sede de la Xunta en Santiago

Manifestación en apoyo a los trabajadores de Alcoa. AEP
Manifestación en apoyo a los trabajadores de Alcoa. AEP
Muchos comercios de la comarca ya avanzaron que apoyarán la huelga convocada para ese día en la fábrica y algunos de ellos también acudirán a la capital para mostrar su apoyo

El respaldo otra vez masivo que recibió este domingo la caravana de vehículos organizada por los trabajadores de Alcoa en San Cibrao en defensa de la continuidad de la planta de Aluminio anima al comité a "no dejar de pelear", como aseguró el presidente, José Antonio Zan. "Tenemos más ánimos que nunca", dijo. Y así con nuevas protestas a la vista, empezarán esta semana en la que está prevista la segunda reunión con la empresa para la negociación del Ere, que será el jueves. 

Un día antes, el miércoles, será una jornada de huelga en toda la factoría, que ya empezará en el primer turno de la noche del martes. Y ese mismo día, los trabajadores se desplazarán a Santiago para hacer visibles sus reivindicaciones ante la sede de la Xunta, como ya lo hicieran la semana pasada frente a la Subdelegación del Gobierno en Lugo.

Precisamente a estos próximos actos se están sumando muchos comercios de la comarca, que ya avanzaron que el miércoles permanecerán cerrados en solidaridad con los trabajadores. Además algunos de ellos ya anunciaron que se desplazarán a Santiago.

Pero seguro que no serán los únicos actos de la semana, puesto que los sindicatos ya avanzaron que las protestas se recrudecerán durante este mes que está previsto que duren las negociaciones con la empresa, con encuentros planeados los días 2,9, 14 y 23, aunque no se descarta que sean más porque la empresa mostró su disposición de reunirse "cuantas veces fuera necesario". A este respecto ya anunciaron que las movilizaciones como tal habían llegado a su fin y que los nuevos actos serán más intensos.

SITUACIÓN. En estos momentos el comité no deja de apelar a las administraciones para que tomen cartas en el asunto ante la negativa de la empresa a negociar otra cosa que no sean los despidos previstos. "La única solución posible en este momento pasa por una intervención", volvió a defender este domingo Zan, "al menos durante un tiempo para tratar de buscar después un comprador, siempre que exista un plan de viabilidad que garantice el futuro de la fábrica".

En la búsqueda de esa viabilidad, el precio de la energía es vital y es una exigencia que lleva encima de la mesa desde hace años. En este sentido, los trabajadores ya avanzaron que no aceptarán ninguna propuesta que no sea concreta y por escrito y que lo que les ofrecieron hasta ahora solo fueron promesas.

En este proceso recién iniciado formalmente el pasado jueves, pero que ya contó con un periodo de consultas informales desde el pasado 28 de mayo, la empresa mantiene su postura inicial y tras el primer encuentro con los trabajadores aseguró en un comunicado que prevé "una reestructuración" de la planta, en la que continuará operando una parte de fundición. Si finalmente se confirman los 534 despidos, supondría mantener 99 puestos de trabajo.

También insiste en la situación "insostenible" de la planta debido a la serie de problemas externos de producción y de mercado que hacen que la producción de aluminio en San Cibrao "sea ineficiente y no competitiva" y que cause "pérdidas recurrentes muy significativas".

La protesta de Alcoa llega el miércoles a la sede de la Xunta en...
Comentarios