sábado. 28.05.2022 |
El tiempo
sábado. 28.05.2022
El tiempo

El primer escollo de firmas con naves calcinadas fue hallar otra sede en la que retomar la actividad

La nave de Distribuciones Carreira calcinada. AMA
La nave de Distribuciones Carreira calcinada. AMA
Frutas Morriña de Foz y Signo Futures de Viveiro decidieron mantener sus negocios, aunque debieron reubicarse en instalaciones de Barreiros y Xove. Distribuciones Carreiras toma el mismo camino y se sitúa en Burela provisionalmente

El fuego acabó este jueves pasado con años de trabajo de la empresa Distribuciones Carreiras al arrasar la nave que tenía la empresa en el polígono de Cuíña (Cervo). El 31 de marzo de 2020 Signo Taller del Rotulo del grupo Futures, en Celeiro (Viveiro) sufrió otro incendio que dio al traste con su nave y una firma que despuntaba en la fabricación de mamparas en plena pandemia. Otro incendio se llevó por delante la nave de Frutas Morriña, en Forxán (Foz) el 27 de abril de 2017 echando por tierra toda una andadura.

Las tres empresas optan por retomar la actividad tras el difícil trago. El incendio que calcinó la nave focense tiene muchas similitudes con el que padeció el pasado día 20 Carreiras. Desde la gerencia de Morriña indican que "tivemos a sorte de atopar unha nave libre en Burela, fomos para a da antiga conserveira no Perdouro, unha instalación que tiña cámaras de frío e grazas a iso puidemos arrincar. Foi sorte que coincidiu un día santo polo medio e aos tres días estábamos funcionando de novo. Deu bastante que facer porque había que meter frío pero en catro días conseguímolo", recuerda Manuel Rodríguez, quien asegura que "pásase mal, non sabes que facer, aquilo non valía para nada. Toda a mercancía quedou inservible, ás cámaras estaban case cheas".

Tamañas pérdidas obligan a gastar dinero para reponer los productos "moito máis do que deu o seguro". La firma de alimentación indica que el incendio les puso en la disyuntiva de tener que "tomar unha decisión, ou pechar todo ou tirar para diante porque non che queda outro remedio. É mellor non pensar que se foi todo o que traballache", reflexiona.

Ver más: Temor a un nuevo incendio industrial por un fuego declarado en Regal Xunqueira de Viveiro

El gerente de Frutas Morriñas cree que la suerte de Carreiras es disponer de una parcela en el polígono donde podrá reconstruir la nave, porque "en Foz non había plan de urbanismo, hoxe poderíase facer, pero entón houbo que marchar para Barreiros, buscar unha saída noutro lado. É fastidiado, pero non vai ter problema, penso que en menos dunha semana vai estar traballando a tope".

LA REFRIGERACIÓN. Propietarios y trabajadores de Morriña lograron salvar los camiones, como ocurrió en Carreiras, que sacaron a tiempo los vehículos y carretillas. "Foi case igual, a nós prendeunos nos motores de refrixeración das cámaras. Cando hai lume non queda outra que salvar os vehículos. Naves de froita arden tódolos anos, hai pouco queimouse unha en Portugal, e case todas empezan polos motores de refrixerar". La gerencia de Morriña afirma que ya están recuperados. "Ao poder seguir traballando non perdemos facturación, montamos unhas instalacións máis modernas e amplas, nas que puxemos detectores de incendios. Cando pasa algo é cando ves as cousas", comenta.

La vivariense de Futures, regentada por Alberto García, aún trata de salir adelante pese a los obstáculos. "Es muy complicado, a día de hoy no hemos cobrado nada del seguro, la situación está judicializada. Tuvimos que acudir a la financiación bancaria para poder empezar de nuevo y a ayudas de la Administración, con la que también tuvimos un problema". Cree que lo peor será este año, porque en 2020 fabricaron muchas mamparas durante la pandemia, en 2021 cesó esa producción y tampoco hubo eventos y este 2022 tocará devolver los créditos ICO, por lo que prevé "un problema serio e incertidumbre para sobrevivir".

ALTERNATIVA. Futures buscó nave en Viveiro pero "fue imposible y tuvimos la suerte de encontrar una en el polígono de Camba (Xove), porque la que teníamos iba tardar en repararse. Si queríamos seguir, teníamos que buscar una alternativa", indica. La que ardió era de 400 metros y la actual tiene el doble de superficie, lo que les ha permitido crear una cabina de pintura, colocar instalación de aire comprimido, instalación eléctrica y divisiones interiores.

"Tuvimos que hacer inversión para adaptarla a nuestras necesidades". Ahora diseñan una línea de mobiliario industrial y ampliaron la plantilla en tres personas. "Estamos buscando fuera, trabajamos para Mercadona o Inditex, para todo el que nos encargue, estamos trabajando contracorriente. El sentido común, la lógica de un empresario tendría que ser cierro y se acabó, no puedo luchar contra todos los elementos; esto es la inconsciencia del emprendedor", asegura García.

El empresario ve "difícil, no imposible " remontar una situación así. "Sino qué vamos hacer, el apoyo de la familia es fundamental para que las cosas funcionen. El personal del taller ofreció lo que tenía entonces. Seguramente Carreiras volverá a empezar. Cuando me enteré, le envié el vídeo al perito que nos asesoró, a ver si podía contactar con ellos y asesorarles. Le ofrezco la ayuda que pueda necesitar y le aconsejo que se arme de paciencia", concluye. Entretanto, Carreiras apura estos días los preparativos de la nave que fue de Cristalería Burela, en O Perdouro, para servir a sus clientes desde dichas instalaciones a partir de principios de la próxima semana, lunes o martes.

De momento ya contactó con proveedores para que les suministren la mercancía necesaria. La familia propietaria y sus empleados se aplican a fondo para adaptar las nuevas instalaciones y tratar de recuperar cuanto antes la normalidad, mientras los rescoldos provocan conatos en la nave calcinada de Cuíña.

El primer escollo de firmas con naves calcinadas fue hallar otra...
Comentarios