Pescados de impresión sobre la ría

El restaurante A Sobreposta, ubicado en el puerto de O Barqueiro, es fiel a la espectacular panorámica que le rodea con su cuidada apuesta por una cocina marinera que oferta los mejores productos de las lonjas del norte gallego
Luis Miguel Gómez, propietario de A Sobreposta, con algunas integrantes de su equipo. JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera Luis Miguel Gómez, propietario de A Sobreposta, con algunas integrantes de su equipo. JOSÉ Mª ÁLVEZ

LA INMEJORABLE panorámica que se divisa desde el restaurante A Sobreposta, ubicado en el puerto de O Barqueiro y con su ría como telón de fondo, está en consonancia con una carta que constituye la más alta expresión de la cocina marinera. Los pescados se preparan a la plancha o al horno, sin excesivos aderezos para no enmascarar su sabor. Tienen la buena costumbre de cocinar los ejemplares enteros, salvo en el caso de piezas de grandes dimensiones, como el bonito. Ver en la bandeja una lubina o un rodaballo de más de cuatro kilos para compartir constituye un regalo para el paladar y para la vista.

Siempre hay media docena de variedades de pescados de primer nivel en la carta, en función del mercado del día. Además de los mencionados, la palometa roja, el sanmartiño, la merluza del pincho, el rape, el sargo o el mero forman parte de la oferta habitual. Las caldeiradas se hacen por encargo.

El nombre elegido para el restaurante, que funciona desde el verano de 2011, es otro homenaje al entorno marítimo. A Sobreposta es el topónimo por el que es conocida esa roca colgante que aparece dibujada en las servilletas del restaurante y que se encuentra detrás del faro de la punta de la barra de la ría, un lugar frecuentado por los pescadores de calamares. Así se rinde homenaje a otro de los platos de referencia del local, junto a los chipirones de la ría, encebollados o a la plancha, que triunfan en su temporada, cuando comienza en otoño.

La intención de los promotores de este negocio era crear un cocedero de marisco, pero finalmente decidieron diferenciarse ofreciendo los mejores pescados, como los que capturan marineros locales, en una decidida apuesta por la calidad de la materia prima.

MARISCOS. Los mariscos también gozan de protagonismo. Percebes, almejas, berberechos, longueirones y mejillones figuran entre las opciones preferidas para el picoteo previo al plato principal. La nécora, el centollo y el bogavante se preparan previa demanda.

Otros entrantes con tirón son el risotto de setas y calamar frito, el pulpo al ajillo con almejas y la tosta de sardina ahumada con cebolla caramelizada y gelée de pimientos asados.

Aunque A Sobreposta debe su fama al pescado, los aficionados a la carne pueden optar por platos como el solomillo de ternera con verduras salteadas, la paletilla de cordero con pimientos asados o un excepcional secreto ibérico con caramelo de vino mencía o el solomillo de cerdo ibérico con puré de manzana y sal de jamón.

Entre los postres, todos de elaboración casera, triunfa la tarta de queso al horno, el cremoso de limón y la tarta de piña.

Los vinos blancos gallegos reinan en este local, con una mayor demanda de godello, aunque los Rías Baixas y el Ribeiro mantienen un notable tirón.

El cuidado servicio es otro de los aspectos destacables de A Sobreposta, que cuenta con un equipo consolidados tanto en la sala como en la cocina, lo que, junto a las escogidas viandas, hace que el cliente quede con ganas de volver.

Desde San Xoán, con la llegada del verano, este establecimiento abre a diario para comidas y cenas. A partir de septiembre cierra los lunes y entre diciembre y junio abre de viernes a domingo, los festivos y la víspera de festivos. Es un negocio estacional, que vive ahora su temporada alta. El resto del año es muy visitado, sobre todo los fines de semana, por gentes de las provincias de Lugo y A Coruña, y de la vecina Asturias.

DE INTERÉS
Dirección Porto do Barqueiro, sin número.
Teléfono 682.00.04.31.
Precio medio 35-40 euros.
Estilo de cocina Marinera.

Comentarios