El Obispado abordará con los propietarios el deterioro del cementerio de San Cosme

Los problemas estructurales que sufre el camposanto obligan a demoler nichos y a trasladar sepulturas
G
photo_camera Parte que se derrumbó el muro perimetral del cementerio de San Cosme. JM PALEO

La caída de un muro en el cementerio parroquial de San Cosme de Barreiros el pasado viernes que dejó al descubierto ferétros y restos de huesos puso en evidencia un problema estructural en el camposanto que amenaza con el derrumbe de más nichos. Así lo reconoció el delegado de Patrimonio de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol, Juan José Novo Gabeiras, que este sábado visitó el cementerio junto a un aparejador para conocer de primera mano la situación. 

"O problema non é só o muro que caeu senón que tamén hai nichos na parte máis nova que están en perigo de derrubarse hacia dentro de cemiterio porque foron mal feitos", explica Novo, que subraya que lo primero de todo es hablar con los propietarios, con los que tienen previsto reunirse este lunes, para abordar el problema y las posibles soluciones. 

La primera actuación será recoger los restos que quedaron a la vista con el derrumbe, y que ahora están protegidos por una lona que colocó el Concello, y también mover el resto de tumbas en las que será necesario actuar.  "Falaremos coas familias para ver onde se poden gardar os restos", explica Novo, "para aquelas familias que non teñan outra posibilidade de enterramento poderíase usar a igrexa vella de San Cosme que está no mesmo recinto que o cemiterio". 

Una vez solucionado el traslado de los restos habrá que abordar la mejora del cementerio que pasaría por una ampliación, según indicó el propio Novo y que es una propuesta de la que ya habló también el Concello. 

El obispo de la diócesis, Fernando García Cadiñanos, está al tanto de esta situación y este sábado ya avanzaba que era necesario actuar en el cementerio para evitar nuevas situaciones como las que se dieron el viernes. 

Comentarios