miércoles. 01.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 01.12.2021
El tiempo

Nuevos objetivos en el horizonte

Cristian Carabali, fotógrafo. EP
Cristian Carabali, fotógrafo. EP
Cristian Carabali se reinventa como fotógrafo de moda y publica en una revista especializada

La pandemia fue un parón para muchos, pero "no puede ser un pretexto para frenarse sino que debe ser un aliciente para seguir", afirma Cristian Carabali, un fotógrafo ecuatoriano afincado desde hace una década en Burela, que rumió durante el confinamiento la necesidad de un cambio y se apuntó a la fotografía de moda, dejando a un lado los paisajes, en los que se había centrado en la última etapa.

"El covid me llevó a estudiar nuevas formas de hacer fotografía", lo que sumado a un "cambio de aires" le hizo abandonar temporalmente Galicia para apostar por Tenerife, debido a la gran vinculación de la isla con la moda. Una de las escuelas se animó a formar parte de su proyecto, con el que pudo ver cumplido su sueño, de potenciar la moda, y con ello a los diseñadores, con imágenes en entornos menos conocidos de la isla. El resultado es espectacular, con fotos muy cuidadas e incluso algunas debajo del agua.

Cristina Carabali

Un material que enseguida llamó la atención de revistas especializadas, como Miroitér, que lo fichó para su número de octubre y volverá a contar con él para el mes de noviembre, en este último caso con las instantáneas acuáticas, hechas con una cámara profesional, "y en la que en diciembre seré artista invitado".

"No me esperaba una respuesta así, pero estoy encantado", confiesa Carabali, pues lo que en un principio fue un hándicap -porque el covid le impidió exponer en galerías el fruto de su trabajo de tres meses al estar cerradas- lo llevó a colgarlo en Instagram, lo que a la postre tuvo una mayor repercusión. "Así pueden verlo en todo el mundo y me permiten darme a conocer", cuenta el fotógrafo, ya de vuelta a Galicia, donde ansía poner en práctica un proyecto similar.

Nuevo proyecto. Cree Cristian que tiene cabida en la zona y con el optimismo que le caracteriza recuerda que "nunca es fácil pero tampoco es imposible" y espera contar con diseñadores que quieran dar a conocer su trabajo, maquilladores y modelos.

"Todos son fundamentales porque forman parte del engranaje de un trabajo en equipo", recuerda Carabali, "y lo que me gustaría es inspirar a diseñadores y hablar con escuelas y agencias de modelos para poder acercar el proyecto a la comunidad, pues se le puede sacar mucho partido".

El cambio de registro le tiene entusiasmado. "Ser fotógrafo universal significa hacer de todo y siempre me ha gustado todo tipo de fotos, pero también hay que mirar con lo que puedes tener más futuro y hacer dinero y hay que ser realista y ahora mismo lo más prometedor no son los paisajes", asevera sincero, recordando que "llega un momento en el que tienes que decidir a lo que puedes dedicarte", cuenta el fotógrafo, natural de la ciudad blanca de Ibarra, en la provincia ecuatoriana de Imbabura, de la que salió hace 21 años para asentarse en España.

Casi la mitad de este tiempo lo lleva en Burela, una estancia que califica de muy gratificante para él y se siente muy agradecido "del apoyo que me brindaron en varios concellos, incluido el de Lugo, permitiéndome hacer la decena de exposiciones que son las que me abrieron puertas", recuerda Carabali.

Nuevos objetivos en el horizonte
Comentarios