Nuevos ataques de lobo a ovejas en Mondoñedo y a potros en A Pontenova

En ambos casos ocurrieron muy cerca de las viviendas, por lo que los vecinos alertan del peligro que representan
Imagen de un ejemplar de lobo. EP
photo_camera Imagen de un ejemplar de lobo. EP

En los últimos días se han producido nuevos ataques atribuidos a lobos en varios puntos de la comarca de A Mariña. Los últimos se dieron este fin de semana en la parroquia de Oirán en Mondoñedo, donde atacó ovejas, y en el núcleo pontenovés de Figueirúa, donde mató dos potros.

En el caso mindoniense, un vecino del barrio de O Burgo denunció que la noche del pasado viernes al sábado, su rebaño de ovejas había sufrido el ataque del lobo, que había devorado a cuatro corderos. "Avisoume un veciño de que algo pasara no prado e achegueime ver e faltábanme catro años, pero comeran case todo só quedaba a pata dun e o esternón doutro", explica el hombre, que subraya que normalmente tiene un perro mastín con el rebaño, "pero xusto esa noite foi cando o levamos para a casa e foi cando se achegou o lobo".

El afectado, que vive en Burela pero tiene una casa en Oirán, asegura que es la primera vez que sufre un ataque de este tipo, pero "o lobo xa lle matou un poni a un veciño e a outro catro ovellas". "Só as temos para limpar os prados, non é nada económico pero tiñan que mirar a maneira de facer algo cos lobos", afirma y asegura que los vecinos de la zona dicen que ven a los lobos a menudo.

En el caso de A Pontenova, la última incursión fue la noche del domingo al lunes, cuando mató a una potra en una finca en la que estaba con su madre, que no sufrió ningún daño. El cuerpo del animal, a medio devorar, apareció entre la maleza en una zona próxima a donde los animales se resguardaban durante la noche. Los propietarios hallaron el cadáver este lunes por la mañana cuando, como todos los días, se acercaron al prado para darles la cebada. Los afectados aseguran que el valor económico del animal no es lo importante sino el sentimental, ya que era una potra que había nacido en casa y que querían criar.

Es el segundo ataque a un potro en la misma aldea en las últimas semanas, ya que otro vecino encontró uno de sus potros muerto hace unos quince días.

Estos ataques en Figueirúa se suman a otros que ya se llevan registrado en otros puntos de la parroquia de Conforto, a la que también pertenece esta aldea, lo que hace suponer a los vecinos que pueda haber una manada cerca, en una zona además donde no se recuerda la presencia del lobo.

Tanto en el caso de Mondoñedo como en el de A Pontenova, los ataques se produjeron a escasos 200 metros de las viviendas, por lo que llaman la atención sobre el peligro que puede suponer.

Una nueva incursión en Vilaframil

Ribadeo tampoco se libra de los ataques atribuidos a los lobos y este fin de semana también se denunciaba uno en Vilaframil, a un rebaño de ovejas y cabras.

Hace días que también se hicieron públicos ataques de este depredador a rebaños de ovejas en fincas situadas en las inmediaciones del hotel Voar y también en Piñeira y en Dompiñor. También aquí la presencia cerca de las casas tienen en vilo a los vecinos, sobre todo a las personas mayores.

Comentarios