Los normandos toman Foz

La Festa Normanda consiguió repetir éxito pese a la amenaza de lluvia y muchísimos vecinos y visitantes sacaron trajes que llevaban realizando desde hacía tiempo
Uno de los grupos de la Festa Normanda. JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera Uno de los grupos de la Festa Normanda. JOSÉ Mª ÁLVEZ

"E se chove damos dúas voltas". La frase que ya venían diciendo los focenses en el carnaval, la volvieron a repetir este sábado para reivindicar que la lluvia no les iba a aguar la fiesta. La Festa Normanda vivió su gran día con normalidad relativa un año más, solo algo acelerada la representación del desembarco por la lluvia.

Participantes de todas las edades sacaron sus mejores pieles para disfrutar de la jornada y las actividades que se realizaban durante la mañana antes del punto álgido de la jornada: el desembarco. "La gente tiene ganas de fiesta", expresa una de las organizadoras del evento, la cual hizo notar su grata sorpresa por la gran acogida que tuvo el evento a pesar de mal clima. Precisamente, debido a las previsiones de mal tiempo, el desembarco se adelantó una hora sobre el horario previsto y con una función algo más breve "pero cumpliendo con lo ensayado". Posteriormente, una gran muchedumbre empuñando hachas, pieles, cabezas e, incluso, neveras y carritos con bebida, se reunió en agrupaciones alrededor de los gaiteiros para disfrutar del vermú.

Participantes en la Festa Normanda, este sábado. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Participantes en la Festa Normanda, este sábado. JOSÉ Mª ÁLVEZ

"Levamos vindo dende que comezou a festa e a xente anímase moito e se implica na festa", expresan Plácido Freire y José Ángel Gil. Ambos iban caracterizados y demostraron que el ingenio, trabajo constante y tiempo dieron buen resultado: "Leva tempo e vas adaptando cada ano cousas novas, pero é algo que nos apasiona e non o notamos", relatan. Esto mismo decían Carla Burundarena y sus compañeros, con gran determinación a la hora de caracterizarse: "Foron meses de coser e eu adaptei coiro de chaquetas e reciclei cousas doutros anos", indica la joven. Bajo sus manos guardaba una nevera con bebidas para su agrupación. "O que máis me gusta é o ambiente. O mal tempo non o cortará", vaticinó.

Disfrutando entre los presentes estaba el alcalde de la localidad, Fran Cajoto, que indicó que "todo o que custa preparalo, o bo ánimo e todo ese compañerismo que se demostra aquí en defender ao pobo paga a pena". A pesar de lo que pueda representar la lucha normanda, tanto personas caracterizadas, turistas o visitantes disfrutan en comunidad de la cita festiva: "Aquí somos todos amigos e non hai problemas", expresa Cajoto. Sobre la muchedumbre se podían escuchar sonidos de música, bullicio, cornetas y, en definitiva, vibraciones festivas allá por donde se ponía la vista.

Durante la jornada disfrutaron de más exhibiciones de combates en la zona portuaria, pasacalles, música, el Funeral normando, conciertos y un final con los fuegos artificiales sobre la ría de Foz. 

Comentarios