miércoles. 01.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 01.12.2021
El tiempo

Modalidad en auge

Gimnastas que van a entrenar con el Club Porta Norte de Ribadeo. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Gimnastas que van a entrenar con el Club Porta Norte de Ribadeo. JOSÉ Mª ÁLVEZ
El Porta Norte de Ribadeo y el Ximnasia Viveiro tienen a más de 200 deportistas practicando una disciplina que está de moda

La gimnasia rítmica está de moda. Son cientos las niñas de la comarca mariñana y del occidente de Asturias las que desde los tres o cuatro años disfrutan con esta modalidad. Dos son los clubes principales en la comarca, el Porta Norte de Ribadeo y el Club Ximnasia Viveiro en la ciudad del Landro.

Nelly Bouso es la directora técnica del club ribandese, además de secretaria y entrenadora. Recogieron a las gimnastas del Club Elfe, una entidad ya desaparecida, y nacieron como Porta Norte en el 2008, pero tienen deportistas de la zona de Asturias (Castropol, Figueras y La Caridad), y también de Foz, Lourenzá, Mondoñedo o Cervo, además de Ribadeo.

"Entrenamos de lunes a sábado en el pabellón municipal de Ribadeo y en el de los institutos en Burela, y tenemos unas 120 niñas", explica Bouso. Acogen a pequeñas desde los tres años a los 17, que son las de categoría juvenil y las mayores del club.

Bouso reconoce que "antes de la pandemia la gimnasia rítmica estaba en auge porque hubo una época donde a nivel internacional España tenía mucha importancia en las competiciones, y eso siempre atrae a las niñas, y ahora tras esta mala época provocada por los estragos del covid-19 estamos volviendo a la normalidad, vuelve a ver mucho interés", argumenta la entrenadora ribadense.

"Entrenamos de lunes a sábado en Ribadeo y Burela, y tenemos unas 120 gimnastas en el club"

MUY ATRACTIVA. ¿Por qué es atractiva la gimnasia rítmica para las niñas? "Es muy elegante, con movimientos amplios, luego está la vestimenta, los peinados, el maquillaje", dice, y añade: "A la hora de practicarlo ves cómo te superas, cómo progresas y llegan a hacer cosas que ven por la televisión".

La gimnasia rítmica aporta unos valores que las niñas los trasladan a su vida diaria, sobre todo las que ya son adolescentes, donde la tienen que compaginar con unos estudios que cada vez les llevan más tiempo. "Lo llevan muy bien, porque este deporte requiere un nivel tan alto de disciplina que lo trasladan a su vida diaria; se organizan muy bien y tienen sus horas para estudiar, sus horas para entrenar y sus horas de salir, y además suelen ser niñas con resultados académicos muy buenos", subraya Bouso.

CINCO ENTRENADORAS. En el conjunto ribadense son cinco las entrenadoras de las que dispone el club, y dos de ellas, Nelly y Cristina Piñeiro, se dedican a ello profesionalmente. Además, son ellas mismas las que también llevan la directiva.

Bouso lleva 16 años ejerciendo como entrenadora tras haber estudiado Magisterio en Educación Física en A Coruña. Como gimnasta "empecé muy tarde, a los 13 años, pero se me daba muy bien y conseguí muy buenos resultados", recuerda.

"El nivel de disciplina que requiere este deporte las chicas lo trasladan a su vida diaria, a los estudios"

Una de las cosas que se les resiste desde que emprendieron esta aventura es la capacidad de captar niños. "No tenemos ninguno y nunca tuvimos. Muchos clubes a nivel gallego y a nivel nacional tienen, pero nosotros no somos capaces", reconoce. En el club de Viveiro sí que tienen dos niños practicando gimnasia rítmica, algo que habla de que este deporte también está abierto al sexo masculino, aunque por ahora es bastante minoritario.

En cuanto al gasto por gimnasta, Nelly cree que es un deporte asequible. "Tenemos unas cuotas mensuales que dependen de las horas de entrenamiento, pero van desde los 20 euros que pagan las de iniciación, hasta los 32 euros que pagan las que más entrenan", dice. "Lo que es muy caro es competir a nivel nacional, los viajes; en ese tipo de eventos colaboran las familias", concluye.

UNA CUESTIÓN FAMILIAR. En cuanto al Ximnasia Viveiro, el club nació hace siete años pero también heredó, como en el caso de Ribadeo, un equipo anterior. De hecho, la familia de Estefanía Lage Bouza, entrenadora del club, siempre estuvo vinculada a este deporte en la ciudad del Landro. "Primero estuvo mi prima Virgina, más tarde mi prima Tania y ahora estoy yo", explica Lage, que tras acabar como deportista se sacó el curso de entrenadora, y tras ejercer en Santiago mientras estudiaba cogió las riendas del club vivariense.

Son 85 las niñas que tiene actualmente el Ximnasia Viveiro, que vienen desde O Vicedo, San Cibrao y también la localidad coruñesa de O Barqueiro; tienen otras veinte en lista de espera. "Con la pandemia se perdió algo, y cuando se abrió un poco decidimos coger a solo 20 niñas por grupo para cumplir las normas", explica la entrenadora. Como en Ribadeo, tienen pequeñas y jóvenes desde los tres a los 17 años y en categorías, desde las de iniciación a las sénior.

"Las niñas vienen contentísimas a entrenar, pero la mejor época es marzo, cuando empiezan a competir"

"En las competiciones a nivel gallego y en los campeonatos escolares se pueden llegar a juntar hasta muchísimas niñas, por lo que a veces hay que partirlos en dos porque no hay cabida para tantas niñas en un pabellón", explica Lage. "Las competiciones mueven muchísima gente, además de las gimnastas a las familias, y eso para el sitio donde se organiza es muy atractivo y redunda en la economía local de los pueblos donde se celebran estos eventos tan multitudinarios", argumenta.

En cuanto a la dirección técnica, cuentan con tres entrenadoras: Leticia Quintás Vilar, Cristina García Parapar y la propia Estefanía. "No nos dedicamos exclusivamente a la gimnasia; dos de las monitorias son opositoras y yo lo combino con mi trabajo como sustituta en Educación de la Xunta", cuenta.

Lage cree que la rítmica tiene un hueco entre las actividades deportivas en Viveiro "porque las niñas ven los Juegos Olímpicos y a las chicas y se animan", explica. "Ellas vienen contentísimas a entrenar, pero la época más feliz para ellas es en marzo, cuando empiezan a competir a nivel autonómico; les encanta lo de desplazarse, ponerse los maillots, pintarse...", reconoce.

Uno de los problemas con los que se encuentra este club es la falta de horas en los pabellones. Ellas entrenan en el Antonio Tarrío. "Si fuese por nosotras entrenaríamos muchas más horas, pero también sabemos que en Viveiro hay mucho deporte y hay que repartir las horas de los pabellones", explica. De hecho, algunas gimnastas del club competían a nivel nacional antes de la pandemia, pero ahora lo hacen a nivel autonómico "porque solo pueden hacer dos sesiones a la semana, y para un nivel nacional se necesita entrenar más", advierte.

En cuanto a lo que cuesta apuntar a una gimnasta al club vivariense, tiene unos precios muy parecidos a los del club ribadense, entre los 20 y los 40 euros al mes. "En los desplazamientos antes poníamos autobús, pero vimos que a la ida iban muchas pero a la vuelta muchas veces volvíamos solas las entrenadoras; así que quitamos el autobús, porque costaba unos mil euros, y ahora los desplazamientos los hacen con los padres", concluye la monitora.
 

Próxima cita: En marzo se celebrará un torneo en Ribadeo
Tras el parón por la pandemia en el pasado 2020, el objetivo que tienen en el Porta Norte de Ribadeo es volver a organizar el torneo anual. En la última edición, en 2019, se reunieron 800 gimnastas de clubes de toda Galicia. "Tenemos muchas ganas de volver a hacerlo porque además es la 25º edición", dice Nelly Bouso. Está previsto que se haga a principios de marzo, pero todavía no hay una fecha cerrada para este evento multitudinario.
Subvenciones: Ayudas de los concellos, la Xunta y la Diputación
Tanto el Club Porta Norte de Ribadeo como el Ximnasia de Viveiro cuentan con diferentes ayudas de las administraciones públicas. Ambos clubes reciben subvenciones de sus respectivos concellos y también de la Xunta de Galicia y de la Diputación de Lugo. En ambos casos creen que no son suficientes y que se debería de apoyar más a estos deportes que son más minoritarios que el fútbol o el baloncesto.
Competición: Nueve atletas del Porta Norte, al Nacional
Un equipo y cuatro atletas a nivel individual participarán en Valladolid, entre los días 25 y 28 de noviembre, en el Campeonato de España de conjuntos. A nivel individual lo harán Mai Fernández y Andrea González, ambas asturianas, Mara Figueras de O Vicedo y Henar Sánchez de Ribadeo. El equipo juvenil lo componen María Lestao, María Valcárcel, Elisa Fraga y Carla y Daniela Enríquez, todas ellas de Burela.

Modalidad en auge
Comentarios