Así se quiere salvar la ferrería de Bogo

A Pontenova busca cómo conseguir convertir en un complejo turístico autoabastecido un entorno ahora abandonado antes de que acabe en una ruina total. Hay un problema: cuesta 2 millones de euros
Ferrería de Bogo. AEP
photo_camera Ferrería de Bogo. AEP

El complejo de la ferrería de Bogo en A Pontenova es espectacular. No hay muchas dudas al respecto. Pero la realidad es que las iniciativas que se fueron implantando allí desde que quedó abandonado su propósito original, no funcionaron. Ahora lleva años cerrado y el alcalde, Darío Campos, advierte de que ya no quedan muchas más oportunidades de salvarlo porque "está nunha situación case límite. Se se deixa pasar moito máis tempo, iso pode caer a non tardar". Para evitarlo, el gobierno municipal se fijó en unos proyectos europeos en los que el que ellos tienen podría encajar, aunque no totalmente: "É complexo, porque é algo moi ambicioso o que queremos facer alí, pero temos que loitar por conseguilo ou imos perdelo", comenta el regidor.

A lo que se refiere es un proyecto muy importante que se aleja mucho de lo tradicional que se puede encontrar ahora en la zona de A Mariña. A la explotación turística del entorno como zona de ocio, algo que ya se trabajó, se le quieren unir algunas cuestiones fundamentales.

Las más espectaculares son la posibilidad de que en Bogo se produzca la electricidad que consuman utilizando la maquinaria que ya existe y allí y que funcionó cuando la ferrería estaba en pleno apogeo. Porque Darío Campos explica que la idea es crear un complejo prácticamente autoabastecido porque tendría un entorno agropecuario con huerta propia y animales. Claro que eso tiene un coste. Concretamente, unos 2 millones de euros que están buscando con cierta urgencia.

La Xunta anunció este lunes que el Gobierno autonómico y el Concello firmaron un convenio por el que el Ejecutivo autonómico concede un préstamo a coste cero al gobierno local de 150.000 euros. Pero el alcalde sabe que eso está muy lejos de lo que necesitan para ponerlo a funcionar.

Además hay otros problemas que lo fueron complicando todo, como las trabas que se fueron encontrando para hacerse con la propiedad del inmueble y los terrenos adyacentes. 

Varios problemas pendientes y complicados

Fue necesario ir regateando infinidad de problemas "pero agora conseguímolo, temos a propiedade, pero falta o outro, que é case o máis importante polos problemas e desafíos que nos plantexa".

Campos admite que el tiempo corre en su contra y sabe que en el futuro aún puede haber otro problema: "Atopar o método de xestión. Polo de agora os propietarios non quixeron sacalo adiante e en certo modo hai que entendelo porque esixía un desembolso económico moi importante que non sempre se pode asumir".

Poner en funcionamiento un complejo como el de Bogo sería un impulso formidable para el turismo de A Pontenova y encajaría totalmente en el giro que le dieron al enfoque turístico en el municipio, apostando de forma decidida por la naturaleza y el turismo activo. La belleza del enclave y sus posibilidades son un plus a tener muy en cuenta.

Comentarios