Martes. 13.11.2018 |
El tiempo
Martes. 13.11.2018
El tiempo

El mercado de vivienda nueva en la Costa de Lugo está cerca de agotarse

La zona de A Rapadoira. JOSÉ Mª ALVEZ
La zona de A Rapadoira. JOSÉ Mª ALVEZ

La única excepción donde quedan promociones por vender es Viveiro. En Ribadeo no hay y en Barreiros, Foz y Burela se están acabando  ▶ El tirón de As Catedrais, la mejora de las comunicaciones y unos precios competitivos han ayudado a que las transacciones crezcan

El mercado del alquiler de la vivienda en A Mariña lucense ha funcionado muy bien durante el 2017. Tanto es así que hay localidades como Foz que durante el mes de agosto cuentan con más demanda que oferta a la hora de alquilar apartamentos vacacionales, pero también pasa algo parecido en Ribadeo o Viveiro. A nivel de venta de pisos, la oferta de vivienda nueva que queda es bastante escasa y los precios han subido paulatinamente con respecto a hace años o, al menos, se han mantenido, y las operaciones de compraventa han seguido a buen ritmo durante este año.

El sector inmobiliario, que hasta hace bien poco poseía una cartera de viviendas en la comarca mariñana muy numerosa, ha visto cómo se reducía en los últimos años. Según Eugenio Corral, gerente de la Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción (Apec) en Lugo, "es posible que de las miles de viviendas que se construyeron en su momento, cuando se dio el boom, se hayan vendido ya bastante más de dos tercios". Otros especialistas, como Javier Rodríguez, de Os Molineros, que trabaja sobre todo en Foz y Barreiros, van más allá. "En el verano de 2018 no quedará nada en stock para la venta en Foz. Pueden quedar algunas viviendas puntuales, pero se habrá vendido toda la vivienda nueva", apunta.

Cada localidad en la Costa de Lugo tiene sus peculiaridades. En el caso de Ribadeo, los precios de los apartamentos y los pisos, tanto en alquiler como en venta, históricamente han sido superiores al del resto de la comarca. Incluso recordaba Eugenio Corral, que tiene una visión más provincial del sector, "que en épocas del boom inmobiliario los buenos pisos eran más caros en Ribadeo que en Lugo".

La playa de As Catedrais es uno de los atractivos más importantes no solo para Ribadeo, sino para toda la comarca oriental y central. Aún así, la mayoría de los que compran son gente de la zona. "No compra gente que viene a veranear; ese mercado se acabó hasta que se reactive un poco en Madrid, que parece que lo está haciendo", dice una responsable de la inmobiliaria Alba.

Viveiro en el concello con más población de A Mariña, pero también tiene otra particularidad, y es que ofrece unos establecimientos hoteleros que no tienen en otras zonas de la Costa de Lugo. Por ello, el mercado de la venta está algo más parado que en otros lugares. "En Viveiro quedan por vender edificios enteros, del Sareb, pero con los precios muy caros", dice Francisco Méndez, propietario de la Inmobiliaria Viveiro. La poca gente que compra pisos en Viveiro lo que hace como primera vivienda, "un 90% al menos", dice Méndez, que explica que la solución sería "subir los sueldos como hicieron en Estados Unidos, y funcionó; así se reactivaría el mercado", apunta.

Junto a Viveiro está O Vicedo, que es otro de los sitios de moda en la Costa de Lugo, con cada vez más gente veraneando allí por la calidad y espectacularidad de sus arenales, pero tampoco se mueve mucho el mercado de venta, y lo explica Méndez: «Mucha gente compró pisos a precios muy caros, incluso tanto como en Viveiro, y ahora valen menos y no se quieren deshacer de ellos».

Foz es, por excelencia, el municipio mariñano donde más vivienda se mueve, sobre todo en periodo vacacional. Pero el problema es que el stock se está acabando y no hay viviendas que ofrecer. «La gente pide viviendas y no tenemos», dice Javier Rodríguez. Más que nada porque se ha vendido el 90% de la vivienda nueva que había en esta localidad. En Barreiros, otro de los municipios donde se construyeron miles de viviendas en los años del boom inmobiliario, no se puede apreciar tanta venta como en la vecina Foz, pero sí se ha seguido a buen ritmo.

¿Y qué pasa con el interior de A Mariña? Pues también está viendo la luz. Loli Pérez, responsable de la Agencia Valadouro, es clara: «Si me preguntas por la diferencia de venta de propiedades inmobiliarias entre 2016 y 2017 te digo que el aumento ha sido muy elevado, sobre todo a partir de julio», apunta. Y es que el Val do Ouro es un lugar muy bien situado, a apenas diez minutos de las playas de Foz o de Burela, con buenas conexiones, y donde hay una mayor tranquilidad de la que puede haber en los núcleos urbanos de la costa.

En O Valadouro, a diferencia de los otros concellos, se venden pisos, pero también casas. «El único problema que nos hemos encontrado es que ahora tienen menos salida son las casas para rehabilitar», explica Pérez, «porque si tienes que restaurar una casa el precio ya sube mucho», apunta, y concluye: «Lo que hemos comprobado este 2017 es que estamos vendiendo más rápido».

Los precios suben ligeramente ante la liquidación del stock
En lo que respecta a los precios, la tendencia es alcista tanto en las ventas como en los alquileres. Atrás quedaron los precios gangas de algunas viviendas, por debajo incluso de los 50.000 euros, aunque todavía quedan pequeñas bolsas con este tipo de valoraciones, pero son muy escasas.

Al hablar de venta, en Ribadeo los precios de los apartamentos de segunda mano oscilan entre los 60.000 y 90.000 euros mientras que los pisos más grandes están entre los 120.000 y los 180.000 euros. Los alquileres en Ribadeo son más altos que en el resto de la Costa, con precios de 300 euros pero que también pueden llegar a los 450 mensuales.

En Viveiro todavía quedan promociones del Sareb en venta y los precios oscilan entre los 60.000 y 90.000 euros y sobre los 150.000 euros los pisos más grandes. Los alquileres rondan entre los 300 y los 400 euros.

En Foz, a la hora de preguntar por los precios de las viviendas de segunda mano, los precios oscilan mucho, entre los 70.000 y los 180.000 euros y han subido en los últimos tiempos, aunque dependiendo de su situación y de la calidad. En lo que se refiere al alquiler anual, la media puede estar en los 300 euros por apartamento, pero si lo que se busca es el alquiler estacional, en verano, los pisos de primera línea de playa pueden costar entre 700 y 1.000 euros a la semana, mientras que los que están en segunda línea se mueven entre los 500 y los 800 euros. En O Valadouro los precios de las ventas de pisos no pasan de los 100.000 euros y los alquileres suelen rondar entre 250 y 300 euros.

 

En lugares como Foz hay más demanda de alquiler que oferta
Si el mercado de la venta de inmuebles nuevos en la comarca se está agotando, salvo en Viveiro, en lo que respecta al alquiler, sobre todo estacional, está agotado. "Nosotros, si tuviéramos el triple de viviendas en verano, conseguiríamos alquilarlas todas. Para agosto ya teníamos todo alquilado a finales de junio en Foz", decía en una información del 10 de agosto Javier Rodríguez, de la inmobiliaria Os Molineros.

Foz sigue siendo una de las localidades preferidas para veranear en la comarca, junto con Ribadeo y Viveiro, y en menor medida Barreiros. "Ahora mismo hay más demanda que oferta, sobre todo en verano, pero es que en invierno también funciona muy bien", dice Rodríguez, que cree que las buenas comunicaciones con la apertura de la A-8, además de otros atractivos tanto históricos como paisajísticos, están haciendo que esta zona esté de moda. También hay otro aspecto clave para que los alquileres funcionen tan bien, y es el precio. "Nosotros tenemos precios más bajos que en otras zonas del Cantábrico, si bien es verdad que poco a poco nos vamos acercando a ellos, porque no tenemos nada que envidiarles", indica.

En Ribadeo funciona muy bien el alquiler anual, mejor que el estacional. "Nosotros tenemos casi todo alquilado sobre todo gracias al trabajo que hay en Astilleros Gondán", dice la responsable de Inmobiliaria Alba. En Viveiro también se mueve el mercado del alquiler anual, debido, en gran parte, y como también pasa en Ribadeo, a la movilidad laboral. De hecho, según los últimos datos publicados por la Agencia Tributaria, el año pasado fue el primero desde que estalló la crisis donde aumentó la movilidad laboral, en este caso en un 5%. "En Viveiro hay más tendencia al alquiler", dice Francisco Méndez.

En O Valadouro, según explica Loli Pérez, todos los pisos están alquilados «salvo dos o tres por diversos motivos» y reconoce que "hay más demanda que oferta".

 

El mercado de vivienda nueva en la Costa de Lugo está cerca de...
Comentarios