Domingo. 16.12.2018 |
El tiempo
Domingo. 16.12.2018
El tiempo

El mensajero del renacer del PSOE

Adolfo Paz, junto a Villa Modesta, la casa del histórico socialista Ramón Couto. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Adolfo Paz, junto a Villa Modesta, la casa del histórico socialista Ramón Couto. JOSÉ Mª ÁLVEZ

El vecino de Foz Adolfo Paz Martínez viajó desde París, en 1969, para reunirse con socialistas históricos con el fin de reconstruir el PSOE gallego ► En esta operación participó también José Paz, alcalde focense en los 80, que le acompañó a Toulouse para concretar el plan con la dirección socialista, que carecía de contactos en Galicia

ADOLFO PAZ MARTÍNEZ siempre fue un militante de base, pero las circunstancias le convirtieron en un elemento clave en el renacer del PSOE en Galicia. Este vecino de Foz fue enviado desde Francia para convencer a antiguos militantes de la necesidad de recomponer una estructura desaparecida tras la dura represión de la posguerra. El focense Ramón Couto y el vigués Pastor Iglesias aceptaron el reto. En esta iniciativa también estuvo implicado José Paz Vázquez, alcalde focense entre 1983 y 1987, al que Adolfo conoció en París y con el que volvería a coincidir al asentarse en Foz en 1978. Ambos compartieron grupo municipal en las dos primeras corporaciones democráticas, primero con el PSOE histórico y luego en el renovado.

Militancia
Afilieime ao PSOE no Maio Francés, hai 50 anos, por medio de Carmen García Bloise, que me presentou a Pepe Paz

Paz Martínez se afilió al Partido Socialista en París en 1968. Los obreros de la factoría de la Renault, donde trabajaba desde su llegada a Francia un año antes, se declararon en huelga en apoyo a la revuelta estudiantil del Mayo francés, "ao tempo que planteaban reivindicacións propias da empresa", recuerda Paz. En esos días conoció a Carmen García Bloise, gran valedora del renovador Felipe González entre los militantes del exilio parisino y secretaría de organización del PSOE tras su vuelta a España en 1975. "A fábrica estaba pechada e ela repartía octavillas en español para explicarnos aos emigrantes as pautas para movilizarnos cos obreiros franceses. Debíamos ter coidado, porque os estranxeiros non podíamos facer política en Francia", explica Paz Martínez.

A fábrica estaba pechada e ela (Carmen García Bloise) repartía octavillas en español para explicarnos aos emigrantes as pautas para movilizarnos cos obreiros franceses

García Bloise, jefa contable y sindicalista en la empresa automovilística, le invitó a acudir a una reunión del sindicato Fuerza Obrera, de orientación socialdemócrata. Era la tercera central francesa en importancia, por detrás de la comunista CGT y de la CFDT, de orientación cristiana. "Fumos poucos os emigrantes económicos que acudimos a aquela xuntanza. Ese mesmo mes de maio xa me afiliei ao sindicato francés e tamén ao PSOE e á UXT".

Adolfo Paz, originario de A Estrada, de donde marchó a San Fernando, ciudad gaditana en la que trabajó de camarero y cumplió el servicio militar antes de marchar a París, se vinculó así al socialismo y a un activismo ciudadano que aún no abandonó. En la actualidad preside la asociación de vecinos O Castro de Foz.

Bloise le presentó a otro gallego con el mismo apellido, empleado también en la factoría de Renault. Se trataba de José Paz Vázquez, quien tras la caída del guerrillero socialista Luis Trigo en la posguerra se marchó de Foz a Bilbao y, después, a París. "Pepe Paz levaba tempo na fábrica, pero non nos coñecíamos, porque el traballaba en mecanización e eu en montaxe. Cando me dixo que era de Foz, comenteille que coñecera días atrás a unha moza de San Miguel de Reinante, que hoxe é a miña muller. A súa dona era da mesma localidade". Ambos coincidían en las reuniones que celebraba el PSOE en un local de Fuerza Obrera, en las que eran mayoría los exiliados.

En 1969, cuando Adolfo Paz se disponía a venir de vacaciones a Galicia, los responsables del PSOE parisino vieron la oportunidad ideal para ponerle en contacto con personas que facilitasen la reconstrucción del partido. El viaje de un emigrante económico no levantaría sospechas policiales.

REUNIÓN EN TOLOUSE. Adolfo Paz viajó con José Paz a Tolouse. Allí le presentaron al secretario general del partido, Rodolfo Llopis, y a Ildefonso Torregrosa, que también era miembro de la ejecutiva, para trazar el plan de actuación.

A figura de Ramón Couto
Enrique Múgica lembrou nun mitin que Foz soáballe por Villa Modesta, a dirección onde mandaba a propaganda

"Moitos socialistas galegos foron fusilados ou remataron no exilio. A executiva de Tolouse non mantiña contacto con ninguén en Galicia. Alí déronme direccións de persoas que poderían estar interesadas en volver a empezar", comenta Adolfo Paz. Antes habló con Enrique Mújica Herzog, responsable de organización en el interior de España, para informarle de la situación. Su intención era viajar a A Mariña para ver a su novia y a A Estrada a visitar a su familia, "polo que non era un problema excesivo achegarme a Lugo, Vigo e Ourense", asegura.

Casi todos los nombres de la lista fueron sugeridos por José Paz. De ahí que entre los contactos figurasen personas de Foz, Mondoñedo y Lugo. Entre ellos estaba Ramón Couto. Este abogado focense fue un destacado militante de las Juventudes Socialistas en el periodo republicano y miembro de las milicias gallegas del Quinto Regimiento durante la Guerra Civil. Tras permanecer en prisión desde 1939 a 1941, regresó a Foz y ejerció de enlace entre la federación de guerillas de Galicia y León y la dirección socialista en Francia.

Moitos socialistas galegos foron fusilados ou remataron no exilio. A executiva de Tolouse non mantiña contacto con ninguén en Galicia. Alí déronme direccións de persoas que poderían estar interesadas en volver a empeza

Couto "aceptou con interese a encomenda. Cando Enrique Múgica deu un mitín en Foz lembraba que asociaba esta localidad a Villa Modesta, por ser a dirección onde mandaba propaganda", precisa Paz. Ramón Couto contribuyó a la afiliación al PSOE de políticos como Salvador Fernández Moreda, expresidente de la Deputación de A Coruña, o el exalcalde coruñés Paco Vázquez, que fue secretario general del PSOE en Galicia. La muerte de Couto en 1977 truncó su posible proyección política en la Transición. "Faleceu uns meses antes de que me asentase en Foz, en 1978, cando me reencontrei con José Paz", dice Adolfo Paz.

FALSA ALARMA. En Mondoñedo, Adolfo Paz habló con Graciano Leivas, secretario general de la agrupación socialista de Mondoñedo en la República y condenado a muerte. Leivas acababa de abrir un servicio de la Renault con sus hermanos en las fechas que le visitó Adolfo Paz. "Preguntei nunha casa do barrio de Os Muiños e mandáronme ao taller. Cando estaba falando con el, nunha oficina situada na parte superior da nave, vimos abaixo a unha parella de gardas civís. Graciano pensou que viñan por min e díxome: 'Sal por esa porta'. Foi unha falsa alarma", rememora. Leivas declinó la oferta de volver a la política. "Xa sufrira moito e non quería perxudicar o negocio familiar". Paz también contactó con un pariente de Leivas que trabajaba en una pastelería de Lugo, que tampoco aceptó su propuesta.

En su viaje a Vigo, Adolfo Paz se reunió con Pastor Iglesias, propietario de una droguería en la calle Derbi. "O negocio sufriu un incendio e estaba pechado, pero había un cartel cun número de teléfono. Quedei con Pastor Iglesias nun bar. Xa tiña 82 anos, pero recibiume cunha alegría e un entusiasmo enormes". Iglesias le habló de su encarcelamiento en San Simón y de la época en la que escondía en su droguería "a xente que pasaba a Portugal en barcas de contrabandistas para coller o avión ou o barco para marchar a América".

Paz no localizó al socialista ourensano que figuraba en la lista que le dieron en Francia, pero le facilitó a Múgica los nombres de Couto e Iglesias para dar los primeros pasos en la reconstrucción del PSOE en Galicia. El mensajero de Tolouse resalta el importante papel del abogado focense "nos anos posteriores. Múgica mandou a un socialista alavés da súa confianza, o que tiven ocasión de ver no congreso de Toulouse de 1972, para falar persoalmente con Couto, que tivo un papel moi activo ata a súa morte".

División
"O Congreso de Suresnes foi un pucheirazo" 


Tras el Congreso de Tolouse, el PSOE quedó dividido entre históricos y renovados. "A dirección do interior xestionou o congreso de Suresnes, de 1974, que foi un pucheirazo", dice Paz. Fue una convocatoria con poca presencia de la militancia en el exilio, pero avalada por la Internacional Socialista, que certificó la ruptura definitiva. El PSOE del interior quería traer la ejecutiva a España, "algo lóxico, pero Llopis tiña medo de que a desmantelase a policía". Paz quedó con los históricos, "porque non me gustou a forma da ruptura". En esa época se distanció de García Bloise. "Fun ao local do comité de París para sacar as fichas dos afiliados da zona e facer unha reunión. Bloise sabía que eu era dos poucos españois con acceso á sede de Forza Obreira e reprochoume a manobra".

Integración
Tras asistir a un congreso en Ourense "onde só se criticaba ao PSOE renovado, militantes da Mariña sentimos que non podíamos seguir con esa división". Paz echó mano del teléfono de García Bloise, secretaria de Organización, quien le indicó que se reuniesen con las agrupaciones locales y con Paco Vázquez, secretario xeral del PSdeG. Así regresaron a la casa común.

 

El mensajero del renacer del PSOE
Comentarios