Una Maruxaina sin sustos dio paso a la tradicional degustación de huevos fritos

Las pandillas disfrutaron de la noche más mágica de Cervo y la fiesta continúa este lunes
Traslado de la Maruxaina. EUROPA PRESS
photo_camera Traslado de la Maruxaina. EUROPA PRESS

Si la mejor noticia es que no hay noticia, en A Maruxaina tuvieron una muy buena. Después de la incertidumbre que se generó a raíz de los sucesos de 2019, con denuncias de mujeres que fueron grabadas mientras orinaban, la noche del sábado transcurrió con la diversión habitual, pero sin sobresaltos.

Con mucha diversión, mucha juventud y otros no tan jóvenes, la fiesta en su faceta nocturna se desarrolló por los cauces habituales, con las escenificaciones de juicio a la Maruxaina tras su desembarco en la playa y las pandillas disfrutando de una noche de celebración, que, al fin y al cabo, es de lo que se trata con este tipo de fiestas.

Festa do Ovo de Cervo. PALEO
Festa do Ovo de Cervo. PALEO

Otra muestra de vuelta a la normalidad, en esta ocasión ya en la capitalidad municipal, en la Praza do Souto de Cervo, tuvo lugar la Festa do Ovo Frito. Es otro clásico que había ido quedándose cojo como tantos otros a consecuencia de la pandemia y que regresó con fuerza para anticipar las fiestas de la localidad. La organización repartió raciones con dos huevos, un chorizo, patatas fritas, pan y bebida a 6 euros, con la música de la charanga Mekanica, Rolling Band y DJ Chente de fondo.

Para este lunes quedó la misa y la sesión vermú con la orquesta Galaxia, que será la que se encargue de tocar también en la verbena, junto al dúo Zafiro.

Comentarios