sábado. 08.05.2021 |
El tiempo
sábado. 08.05.2021
El tiempo

El marrajo se queda sin cupos de exportación ante el desconcierto de la flota

2021020718210111717
Un marrajo dientuso, o tiburón mako. EP

El palangre de superficie gallego no ve lógico fijar cuotas de comercialización por debajo de las posibilidades de pesca que marca Icaat

 

Pasa por ser el tiburón más rápido del Atlántico y en los últimos tiempos su pesca es el centro de una polémica que afecta a decenas de palangreros de superficie que han visto bloqueada su captura y comercialización tras abrazar las autoridades europeas las recomendaciones científicas y ecologistas. Es especie en riesgo, rezan los informes de seguimiento del marrajo dientuso que han llegado al seno del Iccat, la comisión intergubernamental responsable del manejo y conservación del atún y los tiburones.

El sábado pasado mismo la Xunta volvió a hacerse eco del problema que supone la fijación en España de una cota de comercialización inferior a las posibilidades de pesca fijadas internacionalmente para los cerca de 120 barcos de palangre de superficie gallegos. Estos tienen al marrajo como tercera especie pelágica en importancia por capturas tras la tintorera (caella) y el pez espada. Las capturas se encuentran retenidas en cámaras de congelación en tierra, a bordo o en tránsito cara a España en un momento, además, en que los precios de la tintorera se han desplomado debido a la mala coyuntura de los mercados debido al covid-19.

2021020718210099138Ha sido la vicepresidencia de Transición Ecológica y Reto Demográfico el que ha echado el freno con el marrajo dientuso pues, como autoridad científica, tienen competencias al margen del Ministerio de Agricultura y Pesca (Mapa) una vez que el marrajo fue incluido en agosto de 2019 en el apéndice de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites) siendo necesario que las capturas se acompañen de su visto bueno en el certificado de exportación de la Secretaría de Estado de Comercio. Las diferencias entre departamentos son notables pues, según Cepesca, el pasado año el Mapa permitió capturar hasta 940 toneladas en el Atlántico Norte, Transición Ecológica solo incluyó un cupo de comercialización "orientativo" de 350 toneladas.

Esta cuota es inferior al total admisible de capturas (TAC) fijado por el Iccat y ahora mismo hay cientos de toneladas sin salida hacia otros mercados, porque prácticamente todo el marrajo y la tintorera se exportan. Exceso de celo y descoordinación entre diferentes departamentos del mismo Ejecutivo han sido los calificativos más suaves desde organizaciones pesqueras de Burela, Vigo, A Guarda o Marín pero es un "problema burocrático" que organizaciones ambientalistas aplauden como un paso para proteger a los marrajos «en peligro de extinción».

Esta misma semana la Shark League for the Atlantic and Mediterranean aplaudía la moratoria española al desembarque de las capturas señalando que España ocupa la primera posición en pesca de marrajo dientuso y es responsable de la mitad de desembarques en el Atlántico Norte. La otra flota importante es la de Portugal, cuyo Gobierno también adoptó hace días medidas similares a las españolas. Pero el Atlántico Norte también surcan en busca de tiburones los pesqueros marroquís y hace años que llegaron pesqueros coreanos, taiwaneses y japoneses, a menudo bajo bandera de Ghana, y que no se rigen por esta u otras limitaciones a la hora de pescar y acceder a los mercados.

Para la Shark League, una organización ecologista con sede en el Reino Unido, el hecho de prohibirse este año la venta de 90 toneladas de marrajo de la flota española es buena noticia, aunque Ali Hood, su directora de conservación, todavía considera excesiva la cuota de 288 toneladas fijada por la Comisión Europea para los palangreros comunitarios. "Los países miembros de Cites en todo el mundo están ahora obligados a asegurarse de que las exportaciones y los desembarques de marrajo procedentes de alta mar provienen de pesquerías legales y sostenibles" dice la Shark League, que se felicita del apoyo de países como Canadá, Noruega, Egipto, Senegal, China, Japón, Angola, Uruguay o Reino Unido, país no pescador pero el asunto enciende los ánimos desde que descubrieron hace décadas que no sabían lo que realmente estaban comiendo en sus restaurantes y supermercados asiáticos.

Cuando descubrieron aletas y carne de pez martillo (prohibidísimo pescarlo desde hace tiempo), el marrajo o el tiburón toro en los fish and chips, no les sentó bien y promovieron investigaciones científicas para rastrear su origen. Y ha sido su preocupación conservacionistas y no la tradición de consumo como proteína valiosa en Sudamérica o en la cocina del sur de Europa la que restringe la pesquería. Y no parece haber punto de encuentro en la sostenibilidad del recurso. Desde luego, no parece que haya mucho interés por renovar esta flota, pero siguen saliendo enormes arrastreros para el norte de Europa, algunos facturados en el Cantábrico.

Entre 2005 y 2009 unos 186 buques de pesca de palangre españoles y portugueses colaboraron con la Universidad de Miami en el rastreo de 100 tiburones

Mientras tanto, los armadores gallegos del palangre se superficie, fundamentalmente de Burela y A Guarda, se quejan de que no se hayan tenido en cuenta sus esfuerzos de sostenibilidad. Hace unas semanas la OPP de Lugo señalaba que los barcos adoptaron diversas medidas técnicas de mitigación para evitar daños a los tiburones vivos que se sueltan y han acogido observadores a bordo para recopilar datos científicos.

Entre 2005 y 2009 unos 186 buques de pesca de palangre españoles y portugueses habían colaborado con la Universidad de Miami en el rastreo de 100 tiburones de seis especies equipados con etiquetas satelitales en el Atlántico Norte y desde entonces se ha intensificado el rastreo fino para regular la gestión y revertir una potencial mortalidad del marrajo por encima del rendimiento máximo sostenible pues al igual que otros escualos, se reproduce lentamente.

Tras entrar en la lista en peligro de extinción los ecologistas aplauden el bloqueo de los permisos a lo almacenado

Sin embargo, a pesar de otras medidas para mitigar el impacto en la especie y hacer más sostenible la actividad, los pescadores lamentan la visión sesgada sobre la flota. "No se han tenido en cuenta -indicaba su gerente, Sergio López-, que las decisiones de Cites se tomaron luego de una evaluación defectuosa y falta de datos en 20117 en Iccat, lo que ha perjudicado a la cumplidora flota europea y que deja libertad a otros países competidores, sobre todo asiáticos, que siguen suministrando al mercado". Algunas organizaciones estudian vías judiciales para defender su situación.

Los pescadores: "Haino pero agora só podemos traer dous peixes por marea"

Los hermanos Jesús y Javier Martínez son los armadores del palangrero burelés de superficie Martínez Quelle. Tras prepararlo para volver a la faena en el Atlántico, hace dos semanas se mostraban escépticos sobre las perspectivas que les esperan: "O barco vai para Azores e botaremos seis meses sen vir porque nós imos ao conxelado pero vemos que o único que estamos a facer os españois é deixarlles o mar para os de fóra, agora xa non haberá pegas co mercurio ou as aletas porque lles deixaremos o mercado para eles".

A02E8617Dicen que hace treinta años había el triple de barcos de este tipo en el Atlántico Norte pero muchos optaron por irse al Atlántico Sur pagando licencias y entre los que ellos ven en los caladeros que frecuentan, habrá 14 gallegos y 10 portugueses. "Sempre houbo restricións pero hai vinte anos pescabas ben e vendías para Asia, Italia e Francia o peixe espada e as aletas das quenllas; en cambio agora afógannos por todos lados e para catro empresas que podían seguir funcionando nesta conxuntura económica tan mala, non che deixan", lamentan.

Sobre el marrajo, aprecian demasiados palos de ciego en las administraciones: "Cando puxeron as restricións, baseáronse nunhas estatísticas biolóxicas que non incluiron os datos de España e Portugal, que son os países que o pescan. Este ano hai moito pero só podemos meter dous peixes por marea, dos que veñen xa mortos".

Armadores dicen que el marrajo dientuso no es su especie objetivo pero ni ven lógico tirar al mar mucho del muerto ni la delicada faena de devolver los vivos

Los Martínez confirman que el marrajo dientuso es una especie accesoria dentro de su objetivo de captura de tintorera y pez espada, y que su aparición depende de la época, la zona y las temperaturas en el océano. "Estes meses viña moito no aparello pero hai quen di por aí que non existe —aseguran—, cando o 75% hai que tiralo e non se vai rexenerar. Isto supón que xa non somos pescadores, só depredadores. Deixamos a metade do peixe no mar. Venche o marraxo e hai que descartalo".

No es solo cuestión de economía o biología sino también de esfuerzo a bordo porque este que llaman el guepardo del mar no se maneja como las merluzas: "Este bichos de entre 50 e 200 quilos dan moito lío para devolvelos ao mar, é moi perigoso devolvelos á auga porque ademais traen tanzas de alame de inoxidable e varios anzuelos; un marraxo pode traer hoxe un anzuelo na boca e para o ano ten tres, ou unha tira de plástico leada arredor do corpo...".

Estos armadores, como otros bureleses del sector consultados, apuntan una grave desinformación sobre esta pesca, y no solo porque se impongan las directrices desde países que no la practican. Dicen que ahora hai barcos asiáticos que navegan hasta el Gran Sol para pescar atún rojo (vedado para el palangre comunitario) pero "meten espada, marraxos e aletas de caella, sen que vexamos inspeccións para eles, e iso que traballan cun anzuelo a metade máis pequeno". "A nosoutros —explican—, a pasada campaña safamos polo espada e porque non axudou algo o prezo do combustible, pero isto se está deteriorando pois hai que pagar igual os aparellos, a seguridade social e as reparacións, deixando marxes moi estreitos".

Confirman además la dificultad creciente con las tripulaciones dado que "agora os salarios con coma os de terra pero con máis horas no mar, o cal non anima moito aos mariñeiros". Solo para llegar a los caladeros tienen de 8 a 9 días de navegación y, excepto los cargos de puente y máquinas, la marinería suelen ser peruanos, caboverdianos o indonesios.

Si las condiciones de pesca fueran otras, se podrían acortar las mareas pero ahora, al caer el precio de la tintorera y acotar cada vez más las especies (hace tiempo que no pueden pescar pez zorro), cada vez es más difícil.

Los recelos aumentan por la posible obligatoriedad de las cámaras a bordo

El seguimiento de las migraciones de los tiburones ha sido motivo de investigación de universidades y organismos científicos. La revista ‘Nature’ publicó que las poblaciones de tiburones oceánicos se había desplomado un 71% desde 1970 y otros informes inciden en la superposición de rutas y puntos de concentración de los escualos con los GPS y AIS de posicionamiento de los palangreros.

El rastreo ha sido intenso pero existe poca coincidencia sobre lo que realmente está ocurriendo en alta mar y la evolución de las poblaciones. El marrajo dientuso, que llega a medir hasta cuatro metros, es una de las 500 especies de tiburones en estos mares pero si un día estos se llevaron toda la mala fama, ahora parecen habérsela traspasado a los pescadores.

En 2017 las recomendaciones de Icaat llevaron a reducir las capturas hasta 1.120 toneladas

Los armadores dicen que Transición Ecológica desconoce su realidad y transparencia operativa, labrada desde los años 80 con científicos y observadores que han llevado a bordo. En 2017 las recomendaciones de Icaat llevaron a reducir las capturas hasta 1.120 toneladas, justo cuando universidades estadounidenses anunciaron que la tasa de mortalidad del mako en el Atlántico Norte era considerablemente más alta que la reportada por los pescadores, diez veces más alta de lo que se creía. El 30% de los 40 marrajos marcados vía satélite habían sido capturados. ¿Pesca accidental al buscar atún? ¿Quién subinforma? Poco importa, a la hora de impulsar un recorte drástico ante el «peligro de extinción». El primer paso fue meterlo en la lista roja de especies y ahora incluso se planean cámaras a bordo de los pesqueros. El proyecto comunitario, impulsado por 23 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones, es que el circuito cerrado de TV sea voluntario u obligar a los infractores pero el presidente de las cofradías españolas, Basilio Otero, ya ha pedido "flexibilidade" y ve "moitas dúbidas" en su uso, según declaró a Europa Press.

Desplome del precio de la caella
La caída del precio de la caella (tintorera) es el gran problema de los palangreros de superficie al ser la especie de volumen principal. Armadores hablan de un 50% de disminución del valor en puerto. La OPP Lugo ha señalado de precios ‘irrisorios’ y frigoríficos llenos enel 2020 al caer el canal Horeca y el comercio internacional.
Caída del ingreso medio
S. López alude a que «los ingresos medios cayeron un 30%»
120 Buques de palangre de superficie afectados, según la Xunta, que dan empleo a más de 850 tripulantes. La exportación de sus capturas y la industria asociada facturan unos 125 millones de euros al año.

El marrajo se queda sin cupos de exportación ante el desconcierto...
Comentarios