domingo. 05.12.2021 |
El tiempo
domingo. 05.12.2021
El tiempo

A Mariña vivirá el 17 de noviembre la primera huelga general comarcal

Familias en una protesta en Viveiro. X.L.
Familias en una protesta en Viveiro. X.L.
Convocada por los sindicatos CC.OO., CIG y UGT en demanda de un futuro ante el declive industrial y del empleo Las centrales reclaman inversiones en infraestructuras para garantizar el desarrollo y salvar la "crítica" situación

Los sindicatos mayoritarios UGT, CIG y CC.OO. convocan la primera huelga general comarcal en el norte lucense para el 17 de noviembre bajo el lema Futuro para A Mariña. Esta convocatoria afectará a todas las actividades desempeñadas por trabajadores de empresas privadas y a los empleados del sector público. Se desarrollará durante las 24 horas del día, salvo para los turnos que empiecen y concluyan antes de esas horas. Además, prevén una manifestación durante esa jornada de paro, pero aún no está concretada la hora ni el lugar.

Los sindicalistas registraron este martes la convocatoria en la Consellería de Emprego e Igualdade porque "a pobreza, a desertización industrial e o despoboamento da nosa comarca poden ser imparables". Las centrales entienden que "é o momento" porque "a crise industrial, económica e social foi a peor". El secretario comarcal de la CIG, Xorxe Caldeiro, constata que "a situación é crítica, é a máis grave de todo o país".

Como prueba de ello aseguran que las infraestructuras demandadas no se ejecutaron, el conflicto de Alcoa persiste, Vestas presentó un Ere extintivo, se perdieron servicios en diversos ámbitos (citan los bancarios, de la Seguridad Social, Hacienda y el SMAC), el tren de Feve está en decadencia, el desmantelamiento del Hospital da Mariña va a más y los viajes al Hula aumentan.

A esa situación añaden que los Presupuestos del Estado solo incluyen 100.000 euros para cada tramo de la A-74, como el año anterior; y en los Orzamentos de la Xunta "non hai nada para esta comarca" en cuanto a infraestructuras y además el PP rechazó un plan de reindustrialización. "Agora é o momento de enmendar eses orzamentos e dotalos de partidas para iniciar esas infraestruturas que son claves para o desenrolo da comarca. Temos que trasladar á clase política que toda esta comarca está unida, un berro claro de que necesitamos infraestruturas e inversións para poder garantir o noso futuro".

"De tódalas reivindicacións de infraestruturas, da área sanitaria vólvense olvidar. Iso implica que imos ter outro ano baleiro, outro ano perdido para o futuro da nosa comarca e xa non podemos perder máis, non estamos sequera para perder un día, daí a necesidade imperiosa de facer un novo esforzo para modificar eses orzamentos e que se inclúan as nosas demandas, que por fin deixen de ser fume e pasen a ser feitos", recalcó Caldeiro.

Los sindicatos creen que la comarca atraviesa un "momento crítico y es urgente incidir en los presupuestos de 2022. Entienden que la pérdida económica de esta medida, que consideran "un paso máis por salvar A Mariña é un esforzó mínimo comprado cos beneficios que pode reportarnos". Diego Ballesteros, de UGT-FICA, apunta que "a perda de servizos, de industria, en tódolos sectores, anímanos a seguir adiante coas nosas reivindicacións".

ANIMAN A SECUNDAR. Por ello, impulsan la huelga, convencidos de que solo la inversión en infraestructuras y servicios puede crear las condiciones adecuadas para conservar la industria, el empleo y atraer nuevas empresas. Las centrales recalcan que no solo es un paro de los trabajadores, sino también del comercio, los autónomos, la hostelería, los puertos pesqueros y de todos los vecinos. Conscientes de que es un sacrificio cerrar, les piden que se secunden la huelga, porque "sempre será máis doado pechar un día que ter que botar o peche definitivo", que "é ao que estamos abocados se isto segue como está", resalta María José Novoa, secretaria comarcal de Comisiones.

Desde la federación de comercio su presidente, José Carlos Paleo, señaló que todavía no habían hablado del tema y que apoyan las reivindicaciones por el futuro de la comarca, aunque cada negocio decide a nivel particular si secundarla o no.

CRISIS INDUSTRIAL. La crisis industrial del norte lucense e incluso del Ortegal es palpable, como explican los trabajadores de las factorías amenazadas, quienes ven "moi difícil" conseguir otro empleo con condiciones iguales o tan siquiera semejantes a los que desempeñan en la actualidad. La situación puede abocar a la emigración a los empleados sin familia, pero todavía es más complicada si cabe para quienes ya tienen hijos.

Adrián Casas es solo un ejemplo de entre los centenares de afectados. Con dos niños de cinco meses y 5 años, en este momento es el único que aporta un salario a la unidad familiar, puesto que su mujer está en cese de actividad. Aceptar la recolocación que propone Vestas "suporía seguir pagando a hipoteca en Viveiro, un aluguer fóra, o colexio dos nenos e a manutención de catro persoas, ou deixar aquí os nenos pequenos". Además, el cierre haría que una parte de los operarios que ahora viven de alquiler y compran en la zona regresasen a sus lugares de origen.

"Se a empresa pecha e como está Alcoa non vemos saída laboral na zona, de Cariño a Ribadeo non hai industria, Alcoa está botando aos eventuais e EV ten a plantilla máis ou menos cuberta, polo que atopar algo como o que temos para que o nivel de vida non nos cambie é difícil". El cierre les conduciría a buscar empleo en otros sectores, como la construcción, al que podría incorporarse alguno como aprendiz, dado que no tienen experiencia. La demanda en cualquier campo que se mire tampoco bastaría para emplear a los 115 componentes de la plantilla. La situación no es mejor en la hostelería, muy castigada por la pandemia,

A Mariña vivirá el 17 de noviembre la primera huelga general comarcal
Comentarios