A Mariña recupera la conexión burelesa mientras crece la demanda de la autovía

El tráfico fluyó pese a las retenciones de las horas punta en la primera jornada de funcionamiento del carril habilitado. La falta de alternativa a la N-642 hace temer el aislamiento de una comarca que urge la construcción ya de la A-74
Tráfico en dirección a Burela, en el carril habilitado de la N-642 al comienzo de la variante, a primera hora de la tarde de este lunes. X.LOMBARDERO
photo_camera Tráfico en dirección a Burela, en el carril habilitado de la N-642 al comienzo de la variante, a primera hora de la tarde de este lunes. X.LOMBARDERO

Las comarcas central y oriental de A Mariña recuperaron este lunes la comunicación por carretera con Burela tras habilitar el Ministerio de Transportes (Mitma) un carril regulado por semáforos en la N-642 que cerró el viernes pasado al agrietarse el firme y producirse un socavón a causa de una gran balsa de agua que se formó por la acumulación de las lluvias de días pasados. El tráfico fluyó de manera adecuada en la primera jornada laborable por el paso alternativo habilitado, aunque se registraron retenciones en las horas punta.

El acceso desde Foz a Burela, con entrada por el enlace del hospital, operó bien, aunque a primera hora de la mañana se produjeron colas y los coches llegaban hasta el Selmira, en Cangas. Los semáforos dan paso alternativo en poco tiempo, por lo que la circulación fluye de manera ágil con paradas breves.

El tráfico es más lento para salir de Burela hacia Foz, ya que se puede subir hacia el hospital para acceder a la variante o ir por O Perdouro y pasar bajo el puente de la nacional. En este último punto la circulación no está regulada con semáforos ni por personal de las obras, que solo actúa en horas punta junto a esos indicativos.

Esa incorporación provoca embotellamiento en la N-642 en las horas punta, dado que los que circulan por ella ceden el paso. Si el atasco fuese a más estudiarían cortar ese acceso. Esto provocó que hubiese colas encima del puente que sube desde el hospital, con una espera de media hora a las 14.30 horas y de 20 minutos a las 15.00 frente a los diez de quienes acceden desde el área industrial.

Transportistas

El corte total de la nacional tuvo en vilo a los transportistas durante el fin de semana, con preocupación notable en la factoría de Alcoa, situada en San Cibrao, donde estudiaron todas las posibilidades en busca de las mejores vías alternativas, ninguna de las cuales convencía. "Las alternativas que había eran más complicadas, se estudiaron todas las opciones posibles. Ahora se ha abierto un carril, que ya está facilitando las cosas, está solucionado de manera provisional, pero debe recuperarse el tráfico total".

El director gerente de Armadores de Burela (Absa), Miguel Neira, reconocía este lunes que hasta que abrieron un carril provisional todos los usuarios del puerto de Burela "estabamos moi preocupados, porque as solucións que había non eran válidas para o transporte pesado. Dende que temos esa alternativa estamos máis tranquilos, porque os retrasos son mínimos, aínda que os camións teñen que facer un pouco de cola".

Ante la necesidad de colocar su producto en los principales mercados de España, Absa anticipó el horario de las subastas "para xogar con algo de marxe, porque traballamos con peixe fresco e calquera retraso ten consecuencias". Los usuarios del puerto comprobaron este lunes que el impacto era mínimo, aunque los viajes se desarrollaron "coa incomodidade do cambio e con pequenos retrasos, pero foron resolvéndose ben".

La situación también resulta molesta para vecinos y trabajadores, pero no es comparable a realizar el desvío establecido desde Cangas hacia Ferreira por Vilacampa y Chavín para cruzar Viveiro y seguir hasta Burela. "Ata o domingo tiñamos unha solución moi complicada, os nosos camións saen xeramente en dirección A-8, con independencia de se van polo norte cara Bilbao ou Barcelona ou para o centro, á meseta".

Miguel Neira añade que el corte suponía otro perjuicio para la mercancía que reciben por carretera, pues "máis do 20% da produción entra por estrada en camións, xa que os barcos descargan noutros portos e envían o peixe para Burela; non é só sacar o produto". "Moitos compradores veñen de fóra, os maioristas aínda non sabían por onde tiñan que facer o seu traxecto, igual que tódolos usuarios e traballadores, polo que recibiron con alegría que se habilitase ese carril, agora haberá que ver como vai evolucionando", indicaba Neira, que pide "que se resolva canto antes", porque "isto pon de manifesto o déficit que temos de infraestruturas e que sempre expuxemos, e que débiles somos", recalca.

Autovía

El cierre de la N-642 reveló la falta de una alternativa como sería la autovía A-74 (Barreiros-San Cibrao), sobre la que crece la demanda social al quedar probado el déficit. La subdelegada del Gobierno, Isabel Rodríguez, aseguró que "estaba metida nun caixón, iso é fácil de comprobar, e agora estamos impulsándoa redactando o trazado de Foz para que A Mariña teña unha nova infraestrura, pero iso leva un tempo". Y añadió sobre el corredor que unirá San Cibrao con Ferrol, que proyecta la Xunta, "parece que está abandonado dende hai moitos anos".

Rodríguez valoró el carril abierto por el Mitma: "Estase circulando con fluidez e hoxe acabarán os traballos de vaciado da balsa de auga. Despois os técnicos do Ministerio de Transportes analizarán por que se produciu ese embolsamento, como están os drenaxes e que solución hai que adoptar nos próximos días para reanudar a circulación en toda a nacional á maior brevidade"».

Por su parte, la Xunta demanda agilidad al Ministerio de Transportes para la reconstrucción total de la N-642 en el kilómetro 42.3. La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, asegura que el cierre "evidencia que non hai alternativa a esa estrada e supón un impacto socioeconómico relevante, porque estamos a falar da estrada que comunica o Hospital da Mariña, o porto de Burela e tamén a fábrica de Alcoa". Por ello urge que el Mitma "concrete a planificación para a rehabilitación total da estrada N-642 canto antes nas condicións de mantemento e movilidade axeitadas".

También este martes el presidente de la Mancomunidad de Municipios de A Mariña y alcalde de Foz, Fran Cajoto, ha reclamado a la Xunta una vía de alta capacidad para la comarca y al Gobierno central que apure la A-74.

Cajoto ha apelado a que hay "un tráfico de 11.000 vehículos al día en A Mariña", que en verano llega a más de 15.000 y, a partir de 10.000, se considera ya tráfico de autovía. 

Es por ello que ha incidido en que se necesita "esa apuesta por una vía de alta capacidad que vertebre la comarca, aunque ahora mismo lo urgente es darle también una solución de emergencia al derribo de ese terraplén en la N-642". 

Fran Cajoto ha denunciado que la Xunta tiene "abandonada A Mariña, vemos que se avanza en los proyectos de la A-74, ya tenemos definido por donde va ir, falta por definir el tramo entre San Cibrao y Burela". 

Frente a ello, contrapone que el Gobierno gallego "no ha trasladado la solución definitiva para Viveiro". "No hablando del problema parece que no existiese y es un gran problema, con O Vicedo aislado, y la conexión con Ortigueira, que está olvidada; no puede ser que año tras año no se invierta dinero en infraestructuras; hay que ahondar en una mayor colaboración entre administraciones", resolvió.

Anecdotario | Paseos al corte y viajes al borde del barranco

Socavón en la N-642. EP
Socavón en la N-642. EP

El derrumbe en la N-642 frente a Areoura dejó también algunas curiosidades, desde paseos hasta el punto del corte pasando por los viajes por la carretera de montaña de Rúa al borde de barrancos.

Un buen número de vecinos de Burela se acercó hasta la zona de corte a pie para comentar lo sucedido y ver la evolución de los trabajos. Una mujer reconocía que "hai anos que non viña pasear por aquí".

Parte de los jugadores y aficionados del Foz, como Javier Castiñeira, que disputó el domingo el derbi de Primera Autonómica con el Burela en A Marosa, atravesaron a pie desde Cangas, recogiéndoles otros compañeros de la parte occidental en O Perdouro.

Prebenjamines y benjamines del Rácing de Vilalba que el sábado jugaron en San Cibrao fueron en bus por Foz y les desviaron en Cangas hacia Rúa, un viaje que tardarán en olvidar por causa de los barrancos, curvas y mal estado de la carretera. El viaje les llevó dos horas y llegaron tarde. El partido empezó hacia las once y media de la mañana.

Algunos conductores intentaron colarse por el carril lento que va desde hospital a Foz. Hubo pitidos.

El Hospital da Mariña funcionó con normalidad, se atendieron las consultas sin aplazamientos. También operó igual el transporte escolar.

Comentarios