A Mariña se beneficia de la llegada del Ave a Asturias

Felipe VI inaugura la variante de Pajares, una obra de "titanes" que lleva a Oviedo una alta velocidad con usuarios lucenses. El viaje se reduce en una hora frente a la opción de Ourense, además de ser más cómodo.
Viaje inaugural de la alta velocidad a Asturias. EUROPA PRESS
photo_camera Viaje inaugural de la alta velocidad a Asturias. EUROPA PRESS

Este miércoles, 29 de noviembre de 2023, Asturias cumplió un sueño, el de estar más cerca de Madrid y, por ende, del resto de España. La puesta en servicio del Ave abre una nueva conexión cuyos beneficios se hacen extensibles a la comarca lucense de A Mariña, que a partir de ahora queda más cerca de la meseta dada la proximidad de Ribadeo con Oviedo. Se trata de 140 kilómetros por la A-8, en un trayecto de hora y media, frente a los 230 kilómetros que separan la localidad mariñana de Ourense, lo que supone una hora más de viaje.

A las 13.35 horas, con el Rey, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del Principado, Adrián Barbón, en el vagón número 1 del tren 0, comenzó en la estación de Chamartín-Clara Campoamor de Madrid el viaje inaugural de la alta velocidad a Asturias, una costosa infraestructura que exigió 4.000 millones de inversión.

Se inauguraba una obra de "titanes", como la definió Barbón: la variante de Pajares, o lo que es lo mismo, la perforación de la cordillera Cantábrica en casi 50 kilómetros para, tras casi 20 años de trabajos, conectar Asturias con la Meseta por alta velocidad. Magdalena Álvarez, Íñigo de la Serna y José Luis Ábalos se encontraban entre los 300 invitados a esta puesta de largo. Declinó asistir Francisco Álvarez Cascos, quien precisamente como ministro del ramo colocó la primera dovela para el inicio de la obra. Y es que Cascos cree que se ha desnaturalizado el proyecto. En su vagón se sentaron en una mesa de cuatro el Rey y Sánchez en un lado y enfrente Barbón y el actual ministro de Transportes, Óscar Puente, a quien ayer na- die insultó en el tren. Sí fue, sin embargo, protagonista indirecto de una de las pocas anécdotas del día, porque fue presentado como Carlos cuando ya en Oviedo le tocó intervenir.

El Rey, con el presidente del Gobierno, Adrián Barbón (izquierda) y Óscar Puente. EUROPA PRESS
El Rey, con el presidente del Gobierno, Adrián Barbón (izquierda) y Óscar Puente. EUROPA PRESS

León fue la primera y única parada del tren. A las 15.39 horas. Allí se bajaron las autoridades para recibir al presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que quiso iniciar allí el viaje porque el trayecto de alta velocidad desde Madrid a esa ciudad ya lleva años funcionando.

Poco después de salir de León el tren atravesó varios túneles, pero todos los viajeros, incluidos los vip, esperaban expectantes al mejor, al más grande, al más largo. Al de 25 kilómetros que el tren, un Alvia, atravesó a gran v locidad —llegó a alcanzar los 201 kilómetros por hora—.

Para que nadie se lo perdiera, Renfe proyectó el trayecto en las pantallas de televisión de los vagones. Y la curiosidad por este túnel llevó hasta la cabina del tren al Rey, a Sánchez y a los dos presidentes autonómicos para ver cómo el convoy se adentraba en él.

Fueron tres horas y diez minutos de viaje hasta la estación de Oviedo. Cuando hoy se produzca el primer viaje ya "ordinario", el trayecto durará más por las paradas en estaciones intermedias.

Comentarios