jueves. 03.12.2020 |
El tiempo
jueves. 03.12.2020
El tiempo

La marea inunda paseos, fuentes y vías

Una de las imágenes que dejó la marea. ANTÍA-AMA
Una de las imágenes que dejó la marea. ANTÍA-AMA

El mar superó el muro de la playa de Covas, donde el Concello de Viveiro hará catas la próxima semana al salir agua del subsuelo ► La vivariense Fonte da Area, el ribadiense molino de As Aceas o el área recreativa de A Chousa, en Abres, quedaron bajo el agua

Las mareas vivas de gran coeficiente que elevan de manera considerable el nivel del mar provocaron que este viernes el oleaje saltase de nuevo sobre el muro del paseo marítimo de Covas, dejando una vez más imágenes espectaculares, pese a que apenas había mar de fondo. El momento de la bajamar, que se produjo pasadas las diez y media de la mañana, dejó además al descubierto escorrentías procedentes del subsuelo del dique que protege el arenal y las casas de la primera línea costera.

El Concello de Viveiro pudo comprobar que la base del muro está al descubierto tras incidir el oleaje con fuerza sobre el dique en los últimos días. Creen que su situación de deterioro pudo agravarse con las mareas marcianas, además de aumentar el caudal de agua que se filtra por debajo del mismo y discurre por hacia el mar. Los vecinos comunicaron su preocupación por la situación de peligro que podría conllevar esto para sus viviendas, dado que el mar ya se llevó prácticamente toda la arena que se trasvasó en el pasado otoño. Los técnicos municipales elaborarán un informe para remitir a Costas.

Ante el temor vecinal y para verificar el estado del subsuelo del paseo, el gobierno vivariense decidió la contratación a una empresa de la realización de unas catas, que está previsto hacer el martes y miércoles de la próxima semana, según la alcaldesa, María Loureiro.

La altura de la marea motivó asimismo inundaciones, que se reprodujeron en distintos puntos de la comarca. En la zona próxima al espigón que separa el canal de acceso al puerto deportivo de Viveiro y el arenal de Covas también se formó un lago enorme que recibió agua de la marea y que se trasvasaba hacia el canal.

Esta situación pudo constatarse en la vivariense Fonte da Area, donde la subida de la marea motivó el anegamiento al evitar que esta pueda desaguar con normalidad hacia el mar. Esto impidió a los vecinos surtirse de la misma, ya que el agua superaba los diez centímetros de altura.

RECTA DE REME. En la zona oriental también se produjeron algunos problemas, aunque sin demasiadas consecuencias. El más grave se originó en la conocida como Recta de Reme, un tramo de la Nacional 640 cerca de la localidad de Porto, donde el agua se coló por debajo de la calzada, a través de unos conductos construidos para que sirvan de aliviadero. Sin embargo el agua que pasó fue tanta que en la pleamar amenazaba con llegar a la vía del tren de Feve e interrumpir el tránsito por la misma, algo que finalmente no sucedió por unos pocos centímetros.

Otra zona de Ribadeo en la que se produjo una situación particular fue en el término de la ruta de senderismo del molino de As Aceas. El agua sobrepasó completamente el muro diseñado precisamente para contenerla y por lo tanto el tramo final de dicha ruta quedó inutilizado, ya que lo cortó el avance del mar.

Unos kilómetros más adelante, en el área recreativa de A Chousa, ya en la localidad trabadense de Ría de Abres, el agua volvió a amenazar una vez más con llegar hasta las viviendas. En varios casos se quedó también a pocos centímetros porque a la elevada marea hay que sumar el alto caudal con el que baja el Eo estos días a raíz del deshielo de la nieve caída en la jornada del miércoles pasado.

La que sí se vio afectada fue el área recreativa de A Chousa, que quedó totalmente anegada e inutilizable. Será necesario esperar a que se retire la marea para comprobar los daños provocados en este entorno, que ya antes del episodio de ayer se encontraba muy deteriorado.

La marea estuvo también a punto de causar algún problema en las embarcaciones del Real Club Náutico de Ribadeo por su gran subida, pero finalmente todas ellas quedaron a salvo.

La marea inunda paseos, fuentes y vías
Comentarios