Luis del Valle: "Intentamos crear programas interesantes"

Luis del Valle y su hermano Víctor querían desde pequeños dedicarse a la música, pero necesitaron el impulso de su maestro, Dimitri Bashkirov, para hacer de su pasión su profesión. Desde entonces no dejan de subirse a los escenarios.
Luis (izquierda) y Víctor del Valle. NOAH SHAYE
photo_camera Luis (izquierda) y Víctor del Valle. NOAH SHAYE

Luis del Valle forma junto a su hermano Víctor el Dúo del Valle. Su carrera musical comenzó casi por "obligación" en el año 2004 y desde entonces no han parado de cosechar éxitos. Los hermanos Del Valle forman un dúo de música clásica que ha recorrido tantos países como buenas críticas han recibido. Ahora llegan a Galicia para toca en el auditorio de la casa de la cultura de San Cibrao en el marco del festival Bal y Gay.

¿Cómo surge la idea de formar un dúo con su hermano?

Era algo que teníamos en la cabeza desde que éramos pequeños. Mientras tanto íbamos haciendo nuestros estudios de piano, de música de cámara y hacíamos alguna cosa por Málaga. Sin embargo, fue nuestro mentor Dimitri Bashkirov de la escuela superior de música Reina Sofía quien prácticamente nos obligó a hacerlo. Ahí comenzamos a hacer las cosas de forma seria. Nos dijo que quería que hiciéramos algo los dos juntos. En ese momento además de llevar el repertorio que nos mandaba comenzamos a llevar el nuestro propio, eran a cuatro manos o a dos pianos. La escuela se involucró mucho y tuvimos la suerte de contar en conciertos con mecenas. Eso fue en 2004 y a partir de ahí hemos ido «Intentamos crear programas interesantes y hacer que la gente nos venga a ver con ansia» luis del valle miembro del dúo del valle  Desde entonces no dejan de subirse a los escenarios. rapidísimo. En verano casi septiembre de 2005 ganamos el ARD International Music Competition. Nos presentamos para ver un poco lo que se cocía y la verdad es que fue bien, ganamos el concurso y a partir de ese galardón comenzamos a viajar por Europa, Francia, Alemania y también España. Nos pasaron muchas cosas juntas, defendíamos el repertorio a cuatro manos o a dos pianos y trabajamos con compositores importantes también. A partir de ahí nos profesionalizamos en el sentido más estricto de la palabra.

Todas las críticas que reciben son buenas, ¿ha sido siempre así?

La verdad es que hemos tenido mucha suerte con las críticas, no sé si son siempre así en todos los casos. Cuando uno es joven y se está dando a conocer es una plataforma importante, ganar el ARD, el premio Especial Mozart en el Bialystok International Piano Duo Competition en Polonia, el Premio del Público en el XI Dranoff International Two Piano Competition en Miami (EEUU), o la Medalla de Plata del ciclo El Primer Palau en Barcelona no deja de ser algo que te da un espaldarazo de salida. Al final vamos trabajando duro año tras año, intentamos crear programas interesantes y hacer público. El resultado es positivo y es lo que nos mueve, que la gente nos venga a ver con ansia.

¿Hay en España reconocimiento para su estilo de música?

Alemania desde luego es una gran potencia y es donde se programan la mayoría de dúos de piano. En España ha habido un auge en los últimos años, los programadores tienen más interés. Hay obras de creación nuevas y compositores contemporáneos que crean; hay de nuevo una ilusión, que motiva mucho. También hay cuartetos de cuerda que ahora están en auge a nivel europeo pero también nacional. Hay programadores y en el país está comenzando a adquirir interés, en muy poco tiempo van a tener mucha relevancia.

Actúan en San Cibrao ¿es la primera vez que tocan en Galicia?

En Galicia hemos tocado en varias ocasiones, con la Real Filharmonía de Galicia, grabamos un disco con ellos de música de José Rodríguez Carballeira (Pepito Arriola). Hicimos obras inéditas que fueron rescatadas para piano y orquesta. Tocamos el Divertimento para dos pianos y orquesta de cuerda y cámara. En plena pandemia también tocamos en Ourense, en un auditorio destinado a mil personas dimos un concierto para treinta, fue raro a la vez que una decisión valiente por parte de la organización para llevarnos, era un ambiente curioso. La pena es que nos quedamos sin probar la gastronomía gallega porque estaba todo cerrado.

Trabaja con su hermano, ¿cómo llevan su relación?

A veces nos tiramos de los pelos, pero hemos construido una relación de amistad muy bonita. En nuestra formación tenemos dos modos de tocar, una es con dos pianos donde mantenemos una distancia corporal grande, pero en otras se contraponen en un mismo piano, ahí hay más roce. Cuando tocamos los dos en el mismo piano se complica un poco más, pero nuestra relación es cada vez mejor, nos respetamos y hemos aprendido a decirnos las cosas de la mejor forma.

Comentarios